Loading...
updated 6:40 PM CET, Dec 14, 2017

Mira, sin manos: la vaca marina de Steller

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

esqueleto de vaca marina de Steller

La extinta vaca marina de Steller tiene mucho que admirar, incluyendo su tamaño, mandíbulas y patas delanteras aparentemente "sin dedos"

Uno de los ejemplares más apreciados en el Museo de Historia Natural de Finlandia en Helsinki es un esqueleto casi completo de una vaca marina de Steller, una criatura fascinante que se extinguió hace unos 250 años.

Para describir este enorme mamífero marino Georg Wilhelm Steller se basó en una hembra muerta en la isla de Bering, en el Mar de Bering, el 12 de julio de 1742. Tenía más de siete metros de largo y su negra, raída, piel arrugada era "más semejante a la corteza de un antiguo roble que a la piel de un animal" y "casi impenetrable a un hacha o la punta de un anzuelo".

Esta extraña especie sólo se había descubierto el año anterior y Steller estaba allí como un zoólogo bajo el mando de Vitus Bering, cuyo barco - el St Peter - naufragó en lo que más tarde se convirtió en la isla de Bering. Pero a pesar del blindaje corporal de la vaca marina, los cazadores de pieles después de Bering y Steller condujeron la especie a la extinción en tres décadas.

mandíbulas de reptil en la vaca marina de StellerAparte de su tamaño, la vaca marina de Steller era notable por sus mandíbulas, casi en apariencia de reptil. "Ellas mastican diferente de todos los otros animales", escribió Steller, "no con los dientes, de los que carecen por completo, sino con dos fuertes huesos blancos, o masas sólidas de dientes". Se alimenta de algas, "de la misma manera como los caballos y el ganado, que sobresalen sus morros y los doblan hacia afuera".

Otra rareza de la vaca marina de Steller era la extremidad anterior, que terminaba abiertamente. "No hay huellas de dedos, ni hay ninguna uña o pezuña", escribió Steller, que tenía la ventaja de ver al animal vivo y estudió una muestra recién muerta. Cada apéndice aparecía "como un miembro humano amputado cubierto con la piel".

En apoyo de esta peculiaridad anatómica, en un estudio de todos los restos óseos conocidos de la vaca marina de Steller llevado a cabo en 2006, los investigadores no pudieron encontrar "un solo elemento de el manus" o la mano.

Cuando trató de esbozar la función de estas extremidades anteriores, Steller lo hizo bastante poéticamente. "Este hombre platónico... realiza con estos brazos distintos trabajos: con éstos él nada, al igual que con las aletas branquiales; con éstos camina sobre las aguas poco profundas de la costa, al igual que con los pies; con ellos se prepara y apoya a sí mismo en las resbaladizas rocas; con ellos se esfuerza por sacar y arrancar las algas y hierbas marinas de las rocas, como un caballo haría con sus patas delanteras; y con ellos pelea".

Los rechonchos apéndices incluso parecen haber servido a un propósito romántico. "Con éstos cuando la hembra cae herida con el aguijón de la pasión, nada de espaldas boca abajo, abraza a su amante que la cubre y se sostiene a sí misma permitiendo a su vez ser abrazada".

Georg Wilhelm Steller inspecciona una vaca marina

Si llegas a ver a un esqueleto de vaca marina de Steller en uno de los museos del mundo, lo más probable es que se componga de los restos de varios animales diferentes excavados en la región cercana a la costa de las islas del mar de Bering. Sin embargo, la muestra de Helsinki es excepcional. "Es el único esqueleto en el mundo que claramente parece representar un sólo individuo y no uno compuesto de huesos no asociados, que no coinciden", dice Daryl Domning, biólogo evolutivo de la Universidad de Howard en Washington DC, y uno de los autores del inventario de la vaca marina de 2006.

esqueleto de la vaca marina de Steller en el Museo de HelsinkiEl espécimen llegó a la capital de Finlandia en 1860, un regalo de Johan Hampus Furuhjelm, entonces gobernador de Alaska (o América rusa, como era conocida en ese momento). El biólogo de Finlandia, Alexander von Nordmann, mostró su "alegría" por tener el privilegio de escribir una descripción formal de la muestra en Acta Societatis Scientiarum Fennicae en 1861.

Las extremidades anteriores sin manos se ven tan extrañas que algunos museos han mostrado sus vacas de mar con manos, imaginando todos los pequeños y complicados huesos, porque simplemente se tenían que haber perdido en la translocación. El museo de Helsinki ha sido culpable de esto en el pasado, pero ya no. El espécimen aparece ahora sin estos engalanados adornos de fantasía.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar