El antiguo reptil marino que se convirtió en un arrecife

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ophthalmosaurus

Los huesos del Ophthalmosaurus no fueron consumidos por gusanos osedax

Bajo el mar nada se desperdicia. Incluso alrededor de los cuerpos de los animales muertos, criaturas marinas establecen florecientes comunidades. Esta es una antigua tradición que se remonta a la época en que los dinosaurios dominaban la tierra y gigantes prehistóricos nadaban los mares.

En el fondo del mar, un cadáver hundido de ballena puede ser un gran beneficio. Como vimos el otro día, su cuerpo puede proporcionar nutrientes, alimentos y refugio para hordas de criaturas, creando un ecosistema temporal que puede soportarlas durante décadas. Sin embargo, estas comunidades "estilo de ballena caída" existían mucho antes que las mismas ballenas.

Durante la Era Mesozoica, mucho antes de que evolucionaran las ballenas, los océanos eran el hogar de diversos y a veces enormes reptiles marinos. Una de esas criaturas, un reptil delfín llamado Ophthalmosaurus (que en griego significa "lagarto ojo", vivió su vida en lo que hoy es el sur del Reino Unido. Cuando murió, su cuerpo se instaló en el agua marina poco profunda, y sus restos fosilizados nos cuentan ahora la historia de los ecosistemas que crecieron a su alrededor.

Ophthalmosaurus en un antiguo Museo

Una comunidad de ballena caída de hoy en día pasa por tres principales etapas. Aparecen primero los carroñeros como tiburones y cangrejos para apoderarse de la blanda carne. Después, microbios, gusanos y caracoles se mueven entre los huesos, alimentándose de las nutritivas sobras por dentro y por fuera. Por último, los descomponedores terminan el trabajo rompiendo los huesos para producir gases que aún alimentan a otra próspera comunidad.

fósil de OphthalmosaurusEn el cadáver del antiguo Ophthalmosaurus, las dos primeras etapas se llevaron a cabo tal como lo hacen hoy en día en las ballenas. Pequeñas ranuras en sus costillas son evidencia de las mordeduras de los peces, mientras que fueron dejadas "huellas" en forma de estrella por los antiguos erizos. Luego vinieron los oportunistas: los huesos están cubiertos de restos mineralizados con costra de esteras microbianas, así como junto a ellas heces fosilizadas de caracoles y gusanos. Diminutos agujeros de microbios muestran dónde se estaban alimentando sobre el hueso.

Pero la tercera fase (la fase "sulfofilica") no parece haber sucedido. ¿Por qué? Entre los principales comedores de huesos de los océanos modernos están los extraños y fascinantes gusanos osedax - pero hace 145 millones de años estas criaturas aún no habían evolucionado. Sin los gusanos, el esqueleto del Ophthalmosaurus permaneció intacto el tiempo suficiente para que otros bichos se uniesen a los huesos mientras se estaban alimentando en el agua. Esta nueva comunidad ya no se alimentaba del cadáver, se estaba construyendo encima del mismo.

El cuerpo del antiguo reptil se estaba convirtiendo en un arrecife.

microanálisis del fósil de OphthalmosaurusLa idea que los huesos de un gigante marino constituyen la base de un arrecife es de una belleza inquietante, pero no es algo que normalmente veamos hoy en día, posiblemente debido a que los huesos se descomponen muy rápidamente. En otros lugares en el Reino Unido los investigadores han encontrado 100 fósiles de millones de años de antigüedad de una tortuga marina y un reptil marino de cuello largo llamado plesiosaurio, que muestran ambos signos reveladores de la alimentación por el gusano osedax. La evolución de estos gusanos puede haber marcado el principio del fin para los grandes cadáveres que se convirtieron en arrecifes. Las ballenas, que no se desarrollarían hasta otros 50 millones de años, nunca tuvieron esa oportunidad.

El cuento del Ophthalmosaurus termina con su entierro. Junto con muchas de las criaturas del arrecife que viven en y alrededor de él, sus restos fueron finalmente cubiertos por sedimentos. Esto, también, tuvo suerte. Si los huesos hubieran sido rotos con mayor rapidez es posible que no se hubiesen fosilizado, y nunca hubiéramos aprendido la historia de su increíble vida futura.

Artículo científico: Ecological succession of a Jurassic shallow-water ichthyosaur fall

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar