Loading...
updated 8:58 PM CET, Nov 24, 2017

El aterrador gusano bobbit tiene un antiguo primo enorme

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

fósil de Websteroprion armstrongi

Llamado Websteroprion armstrongi, alcanzaba entre uno y dos metros de largo

En los océanos tropicales del Indo-Pacífico, enterrado bajo el lecho marino, habita un depredador de pesadilla llamado gusano bobbit. Sabido que crecen hasta tres metros de largo, estos gusanos son famosos para lanzar sus mordazas como una trampa para osos con tanta fuerza que a veces cortan al pez limpiamente por la mitad.

Y resulta que el "terrorífico gusano" tiene una larga historia familiar. Restos fósiles de Ontario, Canadá, revelan que un inmenso pariente con mandíbulas similares a las del gusano bobbit, llamado Websteroprion armstrongi, acechaba en los mares prehistóricos hace unos 400 millones de años.

Los gusanos Bobbit pertenecen a un gran grupo llamado poliquetos (o "gusanos de cerdas"), que contiene varios miles de especies que varían en tamaño desde sólo unos pocos milímetros a unos pocos metros de largo. Hoy en día, estas criaturas se encuentran en todos los océanos, y además de los depredadores más grandes, también incluyen pequeños gusanos de almeja de natación libre, gusanos de tubo de agua fría de larga vida y gusanos Osedax que comen hueso.

Websteroprion armstrongiLos gusanos son en su mayoría blandis - incluso los grandes y aterradores - y las cosas blandas no se fosilizan muy bien. Pero una parte del cuerpo de Websteroprion era apta para la fosilización: sus mandíbulas. Las partes bucales duras de los gusanos de cerdas se llaman escolecodontes, y por lo general son tan pequeñas que los científicos necesitan un microscopio para estudiarlas. No es el casi del Websteroprion. Las partes de la quijada de este gusano son diez veces más grandes que las del gusano de cerda medio.

Los fósiles de Websteroprion fueron excavados en 1994 en medio de restos de corales, trilobites y otros habitantes marinos en la Cuenca de la Bahía de Hudson de Ontario. Pero no fue hasta hace poco que un equipo de paleontólogos suecos y británicos se dieron cuenta de lo que eran estos fósiles, y dieron su nombre al animal.

"Este es un excelente ejemplo de la importancia de mirar en áreas remotas e inexploradas para encontrar nuevas y emocionantes cosas, pero también la importancia de escudriñar las colecciones de museos para las gemas olvidadas", dice David Rudkin de la Universidad de Bristol, uno de los científicos que estudió el nuevo gusano.

El Websteroprion tiene las mandíbulas de gusano poliqueto más grandes en el registro fósil: más de dos centímetros de ancho cuando están abiertas. Y el hecho de que fueron encontrados varios ejemplares del mismo tamaño demuestra que esto no fue un solo gigante mutante. Es difícil determinar la longitud total de la criatura, pero al comparar en gusanos vivos las proporciones de mandíbula a cuerpo, los científicos estiman que estos antiguos titanes alcanzaban entre uno y dos metros de largo, comparable a los gusanos de cerdas más grandes de la actualidad.

mandíbulas del Websteroprion armstrongi

Pero averiguar qué estaba haciendo exactamente este gusano con sus terribles mandíbulas no es tan sencillo como se podría pensar. "Aunque tal vez sería fácil asumir que el W. armstrongi tenía un modo de alimentación carnívoro depredador basado en la apariencia "feroz" de las mandíbulas, se ha demostrado que los poliquetos [modernos] con mandíbula exhiben una amplia gama de hábitos de alimentación", explican los investigadores en su estudio.

Las especies vivas de gusanos de cerdas pueden usar poderosas mandíbulas para atrapar y matar a las presas, para atrapar plantas o animales muertos del agua, o para raspar algas de las rocas. El Websteroprion puede haber parecido carnívoro pero, sin otras partes de su anatomía, es imposible decir si fue un depredador, carroñero o herbívoro.

También es desconocido por qué esta especie creció tan grande. ¿Era su gran tamaño una defensa contra los depredadores o la competencia? ¿Había algo sobre su entorno que lo alentó a alcanzar tales longitudes? ¿O la especie tenía alguna característica especial de su anatomía o estilo de vida que le permitía ser más grande que sus compañeros gusanos? Todavía no lo sabemos.

"[El gigantismo es] un fenómeno poco conocido entre los gusanos marinos y nunca antes se ha demostrado en una especie fósil", dice Mats Eriksson de la Universidad de Lund, autor principal del estudio.

Lo que muestra el Websteroprion es que lo que hace que una familia de pequeños gusanos marinos evolucionen especies de varios metros de longitud, ha estado sucediendo durante mucho tiempo. ¿Quién sabe qué otros gigantes agujereados esperan el descubrimiento en el expediente fósil?

Artículo científico: Earth’s oldest ‘Bobbit worm’ – gigantism in a Devonian eunicidan polychaete

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar