updated 3:08 PM CEST, Oct 22, 2017

Conoce a un gusano prehistórico con poderes invisibles

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Conoce a un gusano prehistórico con poderes invisibles - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Capinatator praetermissus, recreación artística

El gusano marino espinoso Capinatator praetermissus nadó los mares de hace 500 millones de años

Hace unos 508 millones de años un gusano flaco y plano nadó a través del mar profundo, esperando el momento adecuado para extender sus 50 afiladas espinas y cazar su próxima comida, según un nuevo estudio.

El gusano de 4 pulgadas de largo (10 centímetros) era pequeño - alrededor de la longitud de un rollo de papel higiénico - pero sus espinas le habrían hecho un carnívoro formidable, al menos para una presa diminuta, dijeron los investigadores.

"Las espinas en la cabeza - largas y curvadas hacia adentro - fueron utilizadas para capturar pequeñas criaturas nadadoras como crustáceos (criaturas parecidas al camarón) y larvas de otros animales marinos", dijo el co-investigador del estudio Derek Briggs, profesor de paleontología en la Universidad de Yale.

La criatura recién identificada pertenece a un grupo de gusanos marinos carnívoros de mandíbula erizada, científicamente conocidos como quetognatos, que significa "mandíbulas de cerdas", debido a las garras conspicuas alrededor de sus bocas, y llamados comúnmente gusanos de flecha, estos animales en forma de flecha tienen cuerpos translúcidos que los hacen difíciles de detectar incluso en las mejores circunstancias. Curiosamente, el nuevo gusano es uno de los más grandes quetognatos en el registro, y era probablemente un precursor de los más pequeños quetognatos comedores de plancton, dijeron los investigadores.

Los científicos lo llamaron Capinatator praetermissus, en latín por "nadador de agarre ignorado". (En latín, "Capio" y "natator" significan "agarrar" y "nadador", respectivamente. El nombre de la especie en latín, praetermissus, es "pasado por alto o ignorar", lo que refleja los más de 30 años que tomó en nombrarse y describirse la especie).

fósil de Capinatator praetermissusDe 1983 a 2016, los investigadores descubrieron 49 ejemplares de C. praetermissus en el depósito de Burgess Shale de la Columbia Británica en las Rocosas canadienses, una región conocida por el hallazgo de innumerables fósiles del período cámbrico, que duró desde alrededor de 543 millones a alrededor de 490 millones de años. Sin embargo, los investigadores no tenían suficiente información para describir formalmente a la criatura hasta este año, dijeron.

Durante su vida en el medio cámbrico el C. praetermissus nadó ondulando su esbelto cuerpo. Pero su cabeza era el foco de la atención: Tenía alrededor de 25 espinas que se curvaban en cada lado de su cabeza - casi el doble del número de espinas que tienen hoy los quetognatos. Cuando veía una comida potencial, el C. praetermissus habría desplegado sus espinas hacia afuera y las habría cerrado juntas sobre la desventurada presa.

"Danzando desde las profundidades del agua, las espinas hubieran sido una visión aterradora para muchas de las criaturas marinas más pequeñas que vivieron durante ese tiempo", dijo en un comunicado el co-investigador del estudio Jean-Bernard Caron, curador de paleontología de invertebrados en el Museo Real de Ontario y un profesor asociado de la Universidad de Toronto.

Capinatator praetermissus, diagrama

Es común encontrar espinas de quetognatos fosilizadas, pero es raro descubrir fósiles que contienen restos de tejidos blandos, como lo hicieron los investigadores para este estudio, señaló Briggs.

"Los ejemplares conservan la evidencia de características tales como el intestino y los músculos, que normalmente se descomponen, así como las espinas que agarran más resistentes a la descomposición", dijo Briggs en el comunicado. "Demuestran que los depredadores quetognatos evolucionaron durante la explosión de la diversidad marina durante el período Cámbrico, y eran un importante componente de algunos de los ecosistemas marinos más tempranos".

C. praetermissus no es el único gusano espinoso del cámbrico. Otros gusanos incluyen al Collinsium ciliosum, una criatura cubierta de espinas con 30 patas que eran estriadas y de puntas con garras, de hace 518 millones de años; Ottoia prolifica, un gusano dentudo de forma de pene que vivió hace 508 millones de años; Y Hallucigenia sparsa, un gusano puntiagudo con una sonrisa dentaria de hace 508 millones de años.

El nuevo estudio se publicó en Internet el 3 de agosto en la revista Current Biology: A Large Cambrian Chaetognath with Supernumerary Grasping Spines


Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar