Loading...
updated 5:10 PM CET, Dec 15, 2017

Incluso los monstruos marinos padecían de las curvas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mosasaurio caza una tortuga

Análisis forense de las modernas tortugas revela una inesperada causa de muerte de los antiguos reptiles marinos

La enfermedad de descompresión, o las curvas, es una amenaza que enfrentamos los seres humanos si ascendemos demasiado rápido de las profundidades del océano. Si los buceadores no toman el cuidado adecuado al regresar a la superficie, los gases disueltos pueden entrar en sus articulaciones, piel y cerebro, formando burbujas perjudiciales, algunas veces con consecuencias letales.

Pero la enfermedad de descompresión no se limita a las personas y, como resultado, es un nuevo problema. Un reciente análisis de los registros fósiles revela que incluso los monstruos marinos prehistóricos fueron afectados por las burbujas.

Bruce Rothschild, un médico con sede en la Universidad Médica del Noreste de Ohio, se convierte en un paleopatólogo, investigando los efectos de la enfermedad en animales antiguos. Mientras estudiaba las vértebras fosilizadas del mosasaurio Platecarpus, un reptil marino de cuatro metros de largo que vivió hace unos 84 millones de años, con signos de infección, él y sus colegas abrieron el hueso para examinar la arquitectura interna. Lo que encontraron les sorprendió: una tira de tejido muerto en un hueso sano.

El diagnóstico fue necrosis ósea avascular. Algo había bloqueado el flujo de sangre al tejido, lo que mató a las células. La misma condición puede afectar a los buzos cuando las burbujas de gas bloquean el flujo de sangre. Después de descartar otras posibles causas del tejido muerto, como el envenenamiento por bismuto y el daño por radiación, Rothschild concluyó que la enfermedad de descompresión era la única explicación que tenía sentido.

Muy pronto, Rothschild se puso a buscar necrosis ósea en todo tipo de reptiles prehistóricos. Los plesiosaurios de cuello de serpiente y los ictiosaurios parecidos a peces, por ejemplo, tenían los mismos síntomas. Pero los mosasaurios fueron los más afectados.

"La necrosis avascular era universal en media docena de géneros de mosasaurios, y no importaba si venían de Alabama o Bélgica", dice Rothschild.

La razón por la que estos antiguos reptiles, tan bien adaptados a la vida submarina, sucumbieron a las curvas fue un misterio.

Paul Jepson, un veterinario de la Sociedad Zoológica de Londres, dice que la enfermedad por descompresión estaba muy extendida en el registro fósil de los animales marinos ancestrales, pero se volvió menos prevalente a medida que pasaba el tiempo. Quizás los reptiles solo necesitaban tiempo para evolucionar a partir de esta aflicción, dice.

Sin embargo, las curvas no han desaparecido por completo. La condición rara vez se ve en los reptiles modernos, pero los casos más concluyentes provienen de las tortugas. En 2014 Daniel García Párraga, un veterinario en el Oceanogràfic, un acuario en Valencia, España, documentó los primeros casos conocidos de las curvas en las tortugas caguamas, en un documento coautor de Jepson. De las 67 tortugas sometidas a la cirugía de García Párraga después de haber sido capturadas accidentalmente por pescadores locales, 29 mostraron signos de enfermedad por descompresión.

Que haya evidencia de las curvas en reptiles antiguos y modernos, pero pocos casos conocidos en mamíferos, provocó que Agnete Carlsen, un médico que trabaja con el Museo de Historia Natural de Dinamarca, sugiriese una posible explicación: Una falla en el corazón del reptil que lo predispone a la enfermedad de descompresión.

"En el corazón del reptil hay una conexión entre las cámaras del corazón derecha e izquierda", explica Carlsen. Cuando un animal se zambulle, la sangre se desvía de derecha a izquierda; durante la descompresión rápida, esto permite que las burbujas atraviesen el circuito arterial y causen daños.

foramen oval permeable

Las personas que nacen con una abertura parecida a la de un reptil entre sus cámaras cardíacas enfrentan el mismo problema. Ese trastorno, llamado foramen oval permeable, es poco probable que cause graves problemas de salud en la tierra, pero hace que las personas sean mucho más susceptibles a la enfermedad por descompresión.

Si los reptiles marinos prehistóricos tenían corazones como las tortugas modernas, algo que se puede inferir de su lugar en el árbol genealógico de los reptiles, esto podría explicar la prevalencia de la enfermedad descompresiva en el registro fósil.

Dicho esto, la enfermedad de descompresión en las tortugas que García Párraga examinó probablemente tuvo más que ver con que fueron arrastradas en las redes de pesca que con la susceptibilidad de sus corazones prehistóricos.

Artículo científico: Frequency of decompression illness among recent and extinct mammals and “reptiles”: a review

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar