Loading...
updated 8:58 PM CET, Nov 24, 2017

La mordida sorprendentemente poderosa de una nutria gigante prehistórica

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

nutria Siamogale melilutra

La nutria Siamogale melilutra, del tamaño de un lobo, pesaba alrededor de 50 kilos

Una enorme nutria, del tamaño de un lobo, que vivió hace unos 6 millones de años puede haber sido un depredador dominante en su tiempo, según un nuevo estudio que analiza las mandíbulas del animal.

La investigación proporciona información sobre el nicho ecológico que la criatura de gran tamaño puede haber llenado en los humedales del suroeste de China, donde vivía. La nutria, Siamogale melilutra, pesaba alrededor de 110 libras (50 kilos), más grande que cualquier nutria viviente.

"Comenzamos nuestro estudio con la idea de que esta nutria era solo una versión más grande de una nutria marina o una nutria africana sin garras en términos de capacidad de masticación, que solo podría comer cosas mucho más grandes. Eso no es lo que encontramos", dice Z. Jack Tseng, PhD, quien dirigió el proyecto. Tseng es profesor asistente de patología y ciencias anatómicas en la Escuela de Medicina y Ciencias Biomédicas Jacobs en la Universidad de Buffalo, y es investigador asociado con el Museo Americano de Historia Natural y el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles.

Cuando los científicos usaron computadoras para simular cómo afectarían las mordeduras de las mandíbulas de la S. melilutra, concluyeron que el animal tenía huesos de la mandíbula mucho más firmes de lo esperado. Esta rigidez le habría dado a la nutria una mordida sorprendentemente fuerte, incluso para su tamaño.

"No lo sabemos con certeza, pero creemos que esta nutria fue más una de las principales depredadoras que las especies vivas de nutrias", dice Tseng. "Nuestros hallazgos implican que Siamogale podría aplastar presas mucho más duras y más grandes que cualquier nutria viva".

Las nutrias modernas tienen una dieta variada, alimentándose de diferentes especies que van desde plantas y roedores hasta peces, cangrejos y almejas. En base a los hallazgos del nuevo estudio, las mandíbulas de la S. melilutra habrían sido lo suficientemente fuertes como para aplastar las conchas de los grandes moluscos o los huesos de aves y pequeños mamíferos como roedores, aunque se desconoce qué es lo que comió exactamente.

[imagen derecha] Los mapas de calor muestran la ubicación de puntos débiles (rojo y blanco) en las mandíbulas de varias especies de nutrias en simulaciones de mordiscos. La mandíbula de Siamogale melilutra, la nutria prehistórica gigante (esquina superior derecha) tiene pocas debilidades.

puntos débiles e las mandíbulas de varias nutriasUna nutria como ninguna otra

Para entender mejor a la S. melilutra, Tseng y sus colegas compararon el animal prehistórico con sus contrapartes vivas.

El equipo utilizó tomografías computarizadas (TC) de cráneos para crear modelos computarizados tridimensionales que muestran cómo los huesos de la mandíbula de 10 de las 13 especies de nutrias vivas conocidas se doblan bajo las fuerzas de mordedura. (Se omitió una rara nutria porque los investigadores no pudieron encontrar los huesos para escanear, y se excluyeron otras dos debido a su similitud con otras especies).

El equipo también hizo un modelo para la S. melilutra utilizando como guía tomografías computarizadas de fósiles. El trabajo incluyó una minuciosa reconstrucción digital del cráneo basada en un fósil triturado.

Una comparación de todas las simulaciones de la mandíbula de nutria reveló una relación lineal entre la rigidez de la mandíbula y el tamaño del animal: Las nutrias más pequeñas tenían mandíbulas más robustas. Pero la S. melilutra fue un caso atípico: las mandíbulas modeladas del gran mamífero fueron seis veces más resistentes de lo esperado. Esta fuerza, emparejada con el tamaño de la criatura, la habría convertido en un formidable cazador.

"En el momento en que vivía la nutria el área donde se encontraron sus restos incluía un pantano o un lago poco profundo rodeado de bosques perennes o bosques densos", dijo Su, un paleoecólogo en el Museo de Historia Natural de Cleveland y uno de los líderes de el Proyecto Shuitangba que descubrió la nutria fósil. "Hubo una fauna acuática diversa en Shuitangba, incluidos peces, cangrejos, moluscos, tortugas y ranas, así como muchas especies diferentes de aves acuáticas, todas las cuales podrían haber sido presas potenciales de la S. melilutra".

En este ambiente húmedo y boscoso, la potencia de la mandíbula de la nutria podría haberle dado ventaja sobre los depredadores que no podían cazar en el agua ni aplastar las conchas de las presas acuáticas.

"Se sabe que los carnívoros desarrollan poderosas mandíbulas, a menudo con el propósito de quebrar los huesos de sus presas", dijo Wang, un conservador del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles. "En el pantano poco profundo del sur de China, es posible que una gran cantidad de grandes almejas condujera a estas nutrias gigantes a adquirir sus raros rasgos, incluidos sus dientes aplastados y sus robustas mandíbulas". Wang, junto con Su, White y Ji, fue miembro del equipo de investigación que en enero informó primero sobre el descubrimiento de los fósiles de la nutria gigante.

[imagen] Las reconstrucciones tridimensionales digitales muestran los cráneos, incluidas las mandíbulas, de la nutria común de aproximadamente 15 libras Lutra lutra (izquierda) y la de aproximadamente 110 libras de Siamogale melilutra, una nutria prehistórica gigante con una mordedura sorprendentemente poderosa (derecha)

mandíbula de Siamogale melilutra y nutria común

Fuerza de la mandíbula y dieta

Además de proporcionar información sobre la S. melilutra, el nuevo estudio plantea preguntas generales sobre la relación entre la fuerza de la mandíbula y la dieta de los animales.

Por lo general, los científicos esperan encontrar mandíbulas más poderosas en las criaturas que comen alimentos más duros. Pero de acuerdo con el nuevo estudio, estos dos rasgos no coinciden con las nutrias vivas: la fuerza de la mandíbula se correlaciona con el tamaño, independientemente de la elección de la comida.

El uso de herramientas puede ayudar a explicar esta discrepancia, permitiendo que algunas nutrias con una mordida relativamente débil ataquen alimentos difíciles: "Las nutrias marinas, por ejemplo, nadan de espaldas y utilizan sus torax como plataforma para triturar sus alimentos con piedras", dice Tseng.

Pero el uso de herramientas no puede explicar por completo el patrón que observaron los científicos, y se necesita hacer más investigación para comprender la inesperada tendencia.

Por ahora, Tseng cree que todavía es posible sacar algunas conclusiones sobre la S. melilutra en base a su inusual fuerza mandibular. "Creemos que la anatomía significa algo porque no está dentro del patrón habitual que vemos en otras nutrias", dice. "Las fuertes mandíbulas sugieren que la nutria primitiva probablemente no tenía la capacidad de usar herramientas, y combinada con el tamaño gigante era probable que fuera un depredador superior".

El estudio se publicó el 9 de noviembre en Scientific Reports: Feeding capability in the extinct giant Siamogale melilutra and comparative mandibular biomechanics of living Lutrinae

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar