Antiguo reptil tenía una pequeña cabeza, diminutos ojos y un pico de ornitorrinco

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Eretmorhipis carrolldongi

Incluso los paleobiólogos encuentran extraño al Eretmorhipis carrolldongi

Hace unos diez años el descubrimiento de un fósil incompleto ofreció a los paleontólogos su primer vistazo a una criatura muy extraña que una vez nadó a través de una vasta laguna en lo que hoy es la provincia de Hubei, China. El extinto reptil, denominado Eretmorhipis carrolldongi, tenía aproximadamente dos pies de largo (61 cm), con una cola, cuatro aletas y una serie de placas que bordeaban su espalda similares a las de los estegosaurios. Pero al espécimen le faltaba una característica bastante importante: la cabeza del animal.

En 2015, según informa Nicholas St. Fleur, del New York Times, se encontró un fósil de E. carrolldongi más completo. Los expertos se sorprendieron por lo que vieron. E. carrolldongi, reveló el descubrimiento, tenía una pequeña cabeza, diminutos ojos y un pico grande y cartilaginoso, muy parecido al del moderno ornitorrinco.

"Cuando lo vi por primera vez, simplemente dije '¡¿Qué ?!' y me quedé mudo un buen rato", dice en un comunicado Ryosuke Motani, paleobiólogo de la Universidad de California en Davis.

Motani y sus colegas investigadores describen el extraño reptil, que vivió hace unos 247 millones de años, en un nuevo artículo publicado en Scientific Reports. La clave entre las preguntas que intentan responder es cómo cazó el E. carrolldongi.

fósiles de Eretmorhipis carrolldongi

E. carrolldongi está relacionado de manera distante con los ictiosaurios, un grupo extinto de reptiles marinos similares a las marsopas. Pero, a diferencia de muchos ictiosaurios, que tenían grandes ojos para ayudarlos a ver presas en aguas oscuras, los ojos del E. carrolldongi eran muy pequeños. Esto probablemente significa que el animal no usó la vista para alimentarse.

No se conservaron tejidos blandos en los especímenes fósiles, lo que dificulta que los investigadores decidan definitivamente en qué sentido se basó E. carrolldongi para alimentarse. Pero el extraño esqueleto del animal ofrece varias pistas.

cráneo de Eretmorhipis carrolldongi

Es improbable, por ejemplo, que el E. carrolldongi haya podido escuchar particularmente bien bajo el agua. "La localización del sonido en el agua es difícil para los animales con pequeñas cabezas", escriben los autores del estudio, "dado que el sonido viaja cinco veces más rápido en el agua que en el aire". E. carrolldongi también carece de la reveladora estructura del paladar de los animales, como las serpientes, que utilizan el movimiento de la lengua para recopilar información sobre su entorno.

comparación hocico de Eretmorhipis carrolldongi y ornitorrincoEntonces tal vez, según los investigadores, E. carrolldongi cazó de la misma manera que lo hacen los ornitorrincos: utilizando sus amplios hocicos para encontrar y recoger presas en aguas oscuras. Los ornitorrincos también pueden sentir los impulsos eléctricos generados por sus presas; los autores del estudio no saben si E. carrolldongi compartió esta ingeniosa habilidad, pero "no es imposible", escriben. Los investigadores agregan que E. carrolldongi probablemente comía camarones y otros pequeños invertebrados, al igual que los ornitorrincos de hoy en día.

El estudio reciente no solo ofrece información sobre un extraño y poco comprendido reptil antiguo, sino que también arroja nueva luz sobre el período posterior a la extinción masiva del Pérmico.

Durante este devastador evento, que ocurrió hace unos 252 millones de años, murieron más del 95 por ciento de las especies marinas y el 70 por ciento de las especies terrestres. Los científicos pensaron alguna vez que la diversificación de los animales marinos se desaceleró a raíz de este desastre, pero la evidencia reciente sugiere que este no fue el caso. E. carrolldongi, que evolucionó después de la extinción, sugiere ciertamente que los animales se estaban diversificando rápidamente.

"Aquí había muchas oportunidades abiertas mientras la vida recolonizaba la superficie de la Tierra", dice Motani a Laura Geggel de Live Science. Esto llevó a "formas extrañas" que "se apoderaron de los nichos abiertos y se diversificaron, pero pronto fueron eliminados, probablemente por selección natural", agrega.

E. carrolldongi probablemente no era un alimentador muy eficiente, y tampoco parece haber sido un rápido nadador. "No sobreviviría en el mundo moderno", dice Motani, "pero no tenía ningún rival en ese momento".

Artículo científico: Early Triassic marine reptile representing the oldest record of unusually small eyes in reptiles indicating non-visual prey detection

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar