Resuelven el misterio oculto de los fósiles de animales más antiguos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dickinsonia fósil

Los primeros animales conocidos del Ediacárico hubieran tenido boca y ano

Científicos de la Universidad Nacional Australiana (ANU) descubrieron que los fósiles de Dickinsonia de 558 millones de años no revelan todas las características de los primeros animales conocidos, que potencialmente tenían boca y tripas.

El estudiante de postdoctorado de la ANU, Ilya Bobrovskiy, autor principal del estudio, dijo que el estudio muestra que las propiedades físicas simples de los sedimentos pueden explicar la preservación de la Dickinsonia, e implica que lo que se puede ver hoy en día puede no ser lo que realmente parecían estas criaturas.

"Estas criaturas de cuerpo blando que vivieron hace 558 millones de años en el lecho marino podrían, en principio, tener boca y ano, órganos que muchos paleontólogos sostienen que surgieron durante el período Cámbrico decenas de millones de años después", dijo Bobrovskiy, de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra de la ANU.

"Nuestro descubrimiento sobre la Dickinsonia, y muchos otros fósiles del periodo Ediacárico, abre nuevas posibilidades en cuanto a cómo se veían realmente".

La biota del periodo Ediacárico eran criaturas extrañas que vivían en el fondo del mar hace 571 a 541 millones de años. Crecieron hasta dos metros de largo e incluyen los primeros animales conocidos, así como colonias de bacterias.

El hecho de que Dickinsonia y otros fósiles de la biota del periodo Ediacárico no se conservaron en absoluto en el registro geológico ha sido un gran misterio, hasta ahora.

El equipo, que incluye a científicos de instituciones rusas, descubrió cómo se conservaban los fósiles de la biota del Ediacárico a pesar de que los macroorganismos no tenían esqueletos ni conchas.

"A medida que los organismos decaían, fluía gradualmente desde abajo un sedimento más blando hacia el vacío que se formaba, creando un yeso", dijo Bobrovskiy.

"Ahora sabemos que lo que estamos viendo es la impresión de un esqueleto orgánico blando que pudo haber estado en cualquier parte del cuerpo de Dickinsonia. Lo que estamos viendo podría ser una parte del trasero de Dickinsonia, el interior de su cuerpo o parte de su espalda".

Bobrovskiy dijo que la Dickinsonia tenía diferentes tipos de tejidos y debe haber sido un verdadero animal, un Eumetazoa, el linaje que finalmente acabó en los humanos.

El colega y profesor asociado de RSES, Jochen Brocks, dijo que el equipo utilizó un molde de fusión de una Estrella de la Muerte hecha de hielo para mostrar las propiedades físicas de los sedimentos que permitieron preservar la biota del Ediacárico de cuerpo blando.

"Este proceso de fosilización podría decirnos más sobre qué era la biota del Ediacárico y cómo vivían", dijo.

"Estos fósiles comprenden nuestra mejor ventana hacia la evolución animal más temprana y son la clave para comprender nuestros profundos orígenes".

El estudio se publica hoy en Nature Ecology and Evolution: Simple sediment rheology explains the Ediacara biota preservation

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar