Arcas del Jurásico

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

surfeo Jurásico  de crinoideos

Durante millones de años, la vida antigua fue un viaje a través de los mares por gigantescos crinoideos jurásicos

Los océanos de hoy están repletos de plástico, que no solo contamina el agua y envenena a sus habitantes, sino que también transporta algunos animales a distantes destinos.

A medida que los investigadores se apresuran a discernir las inminentes repercusiones de estas balsas de plástico virtualmente indestructibles en los ecosistemas globales, otros están recurriendo al pasado para explorar si este boyante estilo de vida es realmente nuevo. ¿El tema de su estudio? Un gigante del Jurásico: el crinoideo.

Los crinoideos se parecen más a las plantas que a los animales, pero son invertebrados relacionados con las estrellas de mar y los erizos de mar. Con fluidas coronas sobre tallos que alcanzaban los 26 metros de longitud, los crinoideos que vivieron en el Jurásico fueron uno de los invertebrados más grandes conocidos del mundo.

En los cálidos mares prehistóricos, un subconjunto de estos gigantes utilizó sus tallos como anclas para agarrarse a troncos flotantes y surfear en colonias de cientos de individuoss. Y con ellos, la vida puede haberse extendido por todas partes.

Para organismos marinos y terrestres por igual, el surfeo puede ser un mecanismo clave de dispersión. De hecho, el surfeo puede haber sido una forma en que islas como Nueva Zelanda fueron colonizadas inicialmente por algunos organismos. Pero las comunidades crinoideas a la deriva representan el primer ejemplo de surfeo en el registro fósil, dice Aaron Hunter, un paleoecólogo evolutivo de la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

Según los análisis estadísticos más recientes de Hunter, los troncos que transportan crinoideos en balsa podrían flotar incluso en los océanos más hostiles durante una década o más. El surfeo de crinoideos y sus embarcaciones de madera flotante, dice Hunter, "habría creado una pequeña isla de actividad" en un océano pobre en nutrientes.

Aunque los robustos mejillones que acompañaban a los crinoideos permanecen como reliquias de este primer modo de transporte marítimo, no se conservaron otros pasajeros. Hunter especula que las balsas crinoideas podrían haber transportado polizones adicionales que incluían plantas, briozoos y crustáceos. Animales como los peces también podrían haberse arrastrado a su paso, alimentándose con los viajeros.

Michael Simms, paleontólogo de los Museos Nacionales de NI en Irlanda del Norte que no participó en la investigación de Hunter, teoriza que estas comunidades flotantes podrían haber viajado miles de kilómetros, siempre que pudieran llegar al océano abierto sin quedar atrapadas en las corrientes o hundirse. Incluso podrían haber atravesado océanos enteros, especula, aunque no pueden extrapolarse del registro fósil las rutas exactas que tomaron.

Aunque este estilo de vida en balsa fue objeto alguna vez de intenso debate entre los investigadores de crinoideos, la mayoría está de acuerdo ahora en que al menos dos linajes de crinoideos pasaron decenas de millones de años haciendo surf. Inicialmente, los científicos estimaron que los crinoideos flotaron durante algunos años.

fósil de crinoideo

Más recientemente, Hunter, Simms y otros han extendido estas estimaciones a al menos una década, tal vez dos. Dependiendo de factores como las corrientes oceánicas, un surfeo más largo podría significar llegar más lejos para los crinoideos y sus pasajeros.

Simms basó sus cálculos en observaciones de madera flotante moderna para suponer cuánto tiempo podrían haber permanecido a flote los antiguos troncos, incluso incrustados con crinoideos. Mientras tanto, Hunter está utilizando enfoques estadísticos para analizar fósiles de crinoideos y realizar ingeniería inversa de su tiempo de muerte. Espera que estos métodos agreguen credibilidad a la hipótesis del surfeo y deriven estimaciones más precisas de la duración de la flotación.

El surfeo crinoideo floreció hasta hace aproximadamente 180 millones de años, cuando, según piensan algunos científicos, la aparición de organismos que perforan la madera, como los gusanos de los barcos, redujeron drásticamente sus formas de deriva. Una vez que sus embarcaciones se derrumbaron, los crinoideos cayeron en picado al fondo del océano, en muchos casos se inmobilizaron a tiempo en el lecho marino sin oxígeno.

Los crinoideos modernos ya no se adhieren a los troncos, sino que algunas especies se mueven arrastrándose por el fondo marino o nadando con los brazos emplumados. Pero eso no ha detenido el proceso de surfeo para otras especies. Ahora, las criaturas que buscan engancharse disfrutan de una flota de embarcaciones aún más duraderas que la madera flotante jurásica: el plástico.

"Todos los días arrojamos plástico al océano, por lo que hay un suministro continuo de pasajes para estos viajeros", dice Martin Thiel, biólogo marino de la Universidad Católica del Norte en Chile.

En 2015 Thiel y sus colegas informaron que se han encontrado casi 400 tipos diferentes de organismos haciendo surf en la basura flotante, una cifra que solo ha crecido. En comparación con los troncos jurásicos, la mayoría de los plásticos son altamente resistentes a la descomposición. Olvídate de las décadas, estas balsas de plástico en teoría podrían derivar durante siglos.

Cifras como estas plantean preocupaciones sobre la amenaza de especies invasoras, que ahora tienen una nueva forma de superar sus distribuciones naturales. Según Lars Gutow, ecologista del Instituto Alfred Wegener en Alemania, los invasores que montan en balsas de plástico son una gran amenaza para la biodiversidad que podría conducir a la homogeneización de especies a escala global.

Pero para Hunter y Simms, los crinoideos jurásicos son un buen recordatorio de que el surfeo no es nuevo. Mientras que algunos miembros de la comunidad científica se vieron sorprendidos por recientes informes de organismos que se transportaron en balsas de plástico y otros escombros durante más de cinco años después del tsunami japonéstsunami japonés de 2011, la reacción de Hunter fue: "Guau, eso es demasiado corto".

Al igual que los antiguos crinoideos, dice, estos viajeros nacidos por el tsunami podrían haber flotado durante décadas pero finalmente tropezar con la tierra. Muchos de estos viajeros, piensa, todavía pueden estar allí.

Sin embargo, lo que diferencia al surfeo en plástico de hoy de los crinoideos jurásicos es que ningún organismo que perfora madera acelerará su desaparición. La durabilidad del plástico significa que aún no se ha visto el impacto total de estas comunidades de surfeo impermeable en las especies nativas.

Como dice Simms, es un buen momento para ser un organismo de surfeo, "pero un momento terrible para ser casi cualquier otra cosa".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar