Tetrápodo devónico tenía un estilo de vida similar al de un cocodrilo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Tetrápodo devónico tenía un estilo de vida similar al de un cocodrilo - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Parmastega aelidae en el lago Sosnogorsk

Los primeros tetrápodos evolucionaron a partir de peces

Paleontólogos han descubierto los fósiles de un nuevo tipo temprano de tetrápodo (vertebrado de cuatro extremidades) en la República de Komi. Denominado Parmastega aelidae, la antigua criatura vivió hace unos 372 millones de años (período Devónico) y era un animal acuático de superficie.

"Los primeros tetrápodos evolucionaron a partir de peces durante el período Devónico, que terminó hace unos 360 millones de años", dijeron el autor principal, el Dr. Per Erik Ahlberg y sus colegas de la Universidad de Uppsala.

"Durante muchas décadas, nuestra idea de cómo eran se basó en unos pocos géneros, principalmente Ichthyostega y Acanthostega".

"La mayoría de los otros tetrápodos devonianos se conocen solo por unos pocos restos de mandíbulas o huesos de extremidades: suficientes para demostrar que existieron, pero no lo suficiente como para decirnos algo útil".

“Además, Ichthyostega y Acanthostega vivieron al final del período Devónico. Algunos de los tetrápodos fragmentarios son mucho más antiguos, tienen hasta 373 millones de años, y las huellas de tetrápodos fósiles más antiguas datan de la friolera de 390 millones de años".

“Entonces, los tetrápodos devónicos tienen una larga historia temprana sobre la cual, hasta ahora, hemos sabido muy poco. Parmastega aelidae cambia todo esto.

Los restos fosilizados de Parmastega aelidae fueron recuperados de la Formación Sosnogorsk, una piedra caliza formada en una laguna costera tropical, que ahora está expuesta a orillas del río Izhma en la República de Komi. Son solo marginalmente más jóvenes que los huesos de tetrápodos fragmentarios más antiguos.

fósil de Parmastega aelidae

Las características similares a las de los peces en algunos huesos indican que Parmastega aelidae no solo es el más antiguo, sino también el más primitivo de los tetrápodos devónicos bien conservados.

"Y es una criatura muy extraña", dijeron los paleontólogos.

"Al igual que otros tetrápodos devonianos, Parmastega aelidae tiene una forma vagamente similar a la de un cocodrilo, pero sus ojos están elevados por encima de la parte superior de la cabeza, y la curva de su hocico y mandíbula inferior crean una desconcertante "sonrisa" que revela sus formidables dientes".

"Una pista sobre su estilo de vida es proporcionada por los canales de la línea lateral, órganos sensoriales para detectar vibraciones en el agua, que heredó de sus antepasados peces".

"Estos canales están bien desarrollados en la mandíbula inferior, el hocico y los lados de la cara, pero se extinguen en la parte superior de la cabeza detrás de los ojos. Esto probablemente significa que pasó mucho tiempo dando vueltas en la superficie del agua, con la parte superior de la cabeza simplemente inundada y los ojos sobresaliendo en el aire. ¿Pero por qué?"

Parmastega aelidae y cocodrilo

"Los cocodrilos hacen esto hoy, porque están atentos a los animales terrestres que quieran atrapar. No sabemos mucho sobre la tierra que rodeaba la laguna del Parmastega aelidae, pero puede haber habido grandes artrópodos como milpiés o escorpiones marinos para atrapar en la orilla del agua".

La delgada y elástica mandíbula inferior del Parmastega aelidae se ve muy adecuada para sacar a la presa de tierra, sus dientes en forma de aguja contrastan con los robustos colmillos de la mandíbula superior que el peso corporal habría empujado a la presa.

"El material fósil es una sorpresa final: la cintura escapular estaba hecha en parte de cartílago, que es más blando que el hueso, y la columna vertebral y las extremidades pueden haber sido completamente cartilaginosas ya que no están preservadas", dijeron los investigadores.

"Esto sugiere que Parmastega aelidae, con su cabeza de cocodrilo y ojos saltones, nunca abandonó el agua"..

cráneo de Parmastega aelidae

“¿Se arrastró sobre la presa en el borde del agua y se precipitó hacia la orilla para agarrarla en sus fauces, solo para luego deslizarse nuevamente dentro del abrazo de soporte del agua? No lo sabemos".

"Lejos de presentar una cabalgata progresiva de animales cada vez más adaptados a la tierra, el origen de los tetrápodos se parece cada vez más a un arbusto enredado de experimentación ecológica".

Los hallazgos fueron publicados en la edición del 24 de octubre de 2019 de la revista Nature: Morphology of the earliest reconstructable tetrapod Parmastega aelidae

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar