Los primeros 'futbolenos' animales descubiertos en lirios marinos de 80 millones de años

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Los primeros 'futbolenos' animales descubiertos en lirios marinos de 80 millones de años - 5.0 out of 5 based on 2 votes

Marsupites testudinarius

Esta extraña forma solo se veía anteriormente en la naturaleza a escala molecular

Se han descubierto formas geométricas extrañas, de múltiples lados llamadas buckminsterfullereno, buckybola o futboleno en un lugar inesperado: animales marinos que vivieron hace 80 millones de años.

Se han encontrado formas microscópicas de buckybola en moléculas dentro del polvo cósmico, en gases y en algunos tipos de rocas. Pero los investigadores se sorprendieron al encontrarlas a una escala mucho mayor en fósiles de dos especies de crinoides cretáceos, que son parientes de las estrellas de mar y los erizos de mar modernos. Las placas en los cuerpos de los crinoides crearon estructuras huecas y multifacéticas que los científicos identificaron como buckybolas.

El descubrimiento es la primera evidencia de que la extraña forma de buckybola ocurre naturalmente a una escala tan grande, informaron los científicos en un nuevo estudio.

BuckminsterfullerenoLas buckybolas, abreviatura de "Buckminsterfullerenos", son grandes moléculas esféricas, que están formadas por 60 átomos de carbono unidos en pentágonos y hexágonos, formando una superficie como la de un balón de fútbol. Estas extrañas moléculas, descubiertas por primera vez en el espacio en 2010, obtuvieron su nombre del arquitecto Buckminster Fuller, quien popularizó una estructura similar en la década de 1940 llamada cúpula geodésica.

En el espacio, existen buckybolas en gas y en partículas. También se han detectado en la Tierra en gases emitidos por velas encendidas y en ciertos minerales, según la NASA. Sin embargo, esa forma distintiva de buckybola era previamente desconocida en animales vivos o extintos, dijo el coautor del estudio Aaron Hunter, investigador de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Australia Occidental.

"Esta es la primera vez que encontramos una estructura de este tipo en los fósiles", dijo Hunter en un comunicado.

Los crinoides aparecieron por primera vez durante el período Cámbrico (hace aproximadamente 543 millones a 490 millones de años). La mayoría de las especies de crinoides, también conocidas como lirios de mar o estrellas de plumas, murieron durante la extinción masiva del Pérmico, hace unos 250 millones de años, pero algunas sobreviven hasta nuestros días.

Los animales en este grupo tienen un cuerpo en forma de copa llamado cáliz, coronado con brazos ramificados. Según el Servicio Geológico Británico, muchas de las formas fósiles tenían estructuras en forma de tallo que las anclaban al fondo marino.

Docenas de fósiles de dos especies de crinoides del Cretácico tardío, Marsupites testudinarius y Uintacrinus socialis, proporcionaron a los científicos una visión muy detallada de las placas hexagonales y pentagonales de los cálices, hechas de carbonato de calcio. Los autores del estudio crearon un gráfico que mapeó las placas, visualizando cómo se verían los cuerpos de los animales en tres dimensiones.

Uintacrinus socialis

Imagen: Los fósiles del crinoideo del cretáceo Uintacrinus socialis se conservan en una losa que se encuentra en la colección del Museo de Ciencias de la Tierra de Sedgwick en Cambridge, Reino Unido.

En general, las dos especies comparten un plan corporal estructuralmente similar. Pero U. socialis tenía un cáliz más grande hecho de numerosas placas pequeñas y livianas, cada una de las cuales tenía entre cuatro y ocho lados. El cáliz de M. testudinarius, en comparación, tenía menos placas con solo cinco o seis lados, y éstas eran mucho más grandes que las placas de U. socialis.

Ambos crinoides tenían cálices con forma de buckybolas. "Las estructuras en forma de bola, capaces de soportar cargas muy pesadas, se formaron a su alrededor para protegerlas de los daños del océano", dijo Hunter en el comunicado.

Sin embargo, hubo diferencias críticas entre los dos animales, escribieron los científicos en el estudio. El cáliz de M. testudinarius, con placas más grandes de formas similares, se parecía más a la molécula de carbono de buckybola. Esto habría hecho el cáliz más fuerte y más estable. Pero el cáliz de U. socialis era más amplio con más variación en el número de lados de la placa, lo que hacía que el cáliz tuviera más probabilidades de doblarse. Los investigadores informaron que su cáliz probablemente era más útil para la flotabilidad que para la protección contra los depredadores.

Esta estructura corporal altamente inusual podría haber ayudado a los crinoides a adaptarse y extenderse a través de las profundidades oceánicas de todo el mundo. Sin embargo, quedan muchas preguntas sobre cómo evolucionaron sus extraños cuerpos de buckybola, y por qué esta forma solo se ha encontrado en dos especies extintas que desaparecieron entre 84 y 72 millones de años atrás, según el estudio.

"Sigue siendo un misterio por qué estas exitosas estructuras no evolucionaron nuevamente", dijo Hunter.

Los hallazgos fueron publicados en la edición de mayo de la revista Paleontology: Fullerene‐like structures of Cretaceous crinoids reveal topologically limited skeletal possibilities

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar