Ojo fosilizado de hace 429 millones de años refleja la visión moderna de los insectos

trilobite Aulacopleura kionickii

Los trilobites comenzaron a aparecer durante la denominada Explosión Cámbrica

Un ojo de hace 429 millones de años, exquisitamente bien conservado, de una criatura marina que se extinguió antes de que existieran los dinosaurios, tenía una visión comparable a la de las abejas y libélulas modernas, dijeron investigadores el jueves.

Los trilobites fosilizados, artrópodos de formidable aspecto con cuerpos segmentados y robustos exoesqueletos, se encuentran en todo el mundo.

Las criaturas se arrastraron por los antiguos fondos marinos durante la Era Paleozoica, que llegó y terminó hace unos 252 millones de años durante la "gran mortandad", un evento de extinción que acabó con el 95 por ciento de la vida en la Tierra.

El espécimen, conocido como Aulacopleura kionickii, que se detalla en la revista Scientific Reports, mide solo uno o dos milímetros de alto y tiene dos ojos semiovalados que sobresalen en la parte posterior de la cabeza, uno de los cuales se había roto.

Usando microscopía digital, investigadores de Alemania y Gran Bretaña encontraron estructuras internas notablemente similares a las de los ojos compuestos de los insectos y crustáceos modernos, que ven a través de un panal de pequeñas lentes, cada una con una unidad visual separada que capta un pequeño parche de luz.

"En este pequeño trilobites, el ojo compuesto es casi el mismo que el de las abejas, las libélulas de hoy y muchos crustáceos diurnos (activos diurnos) modernos", dijo la coautora Brigitte Schoenemann, del departamento de zoología de la Universidad de Colonia.

"Entonces este sistema parece ser muy eficiente, muy antiguo", dijo a la AFP.

Si bien se sabía anteriormente que los trilobites tenían estos ojos compuestos, los especímenes más antiguos tenían ojos "en forma de hendidura", "simplemente explorando el horizonte" y sin lentes en las unidades visuales.

"En este trilobites, la vista se ensancha, el ojo también mira parcialmente hacia arriba", dijo.

ojo del trilobite Aulacopleura kionickii

Los ojos humanos tienen una sola lente y decenas de millones de células sensibles a la luz, lo que proporciona un nivel avanzado de formación de imágenes.

Schoenemann dijo que en un ojo compuesto, cada unidad visual trabaja por separado para proporcionar un solo píxel, "como en un gráfico de computadora".

El trilobites estudiado tenía solo 200 de estos, lo que le da una visión de mosaico que le habría permitido ver "obstáculos, refugios" y, lo más importante, depredadores como antiguos cefalópodos, lejanos ancestros de nautilos y pulpos.

A modo de comparación, dijo que la abeja melífera tiene varios miles de estos "píxeles", mientras que una libélula tiene hasta 30.000 por ojo.

"Entonces la resolución es diferente, pero no el principio funcional".

Debido a que cada uno de las lentes en el ojo del trilobites era pequeña (35 micrómetros de diámetro), los investigadores concluyeron que vivía en aguas poco profundas e inundadas de luz, como ciertos cangrejos costeros modernos.

trilobite Aulacopleura kionickii

'Asombroso'

El trilobites en cuestión se descubrió por primera vez en 1846 cerca de Lodenice, en la República Checa.

Schoenemann dijo que el espécimen no era inusual, sugiriendo que un estudio más a fondo de los fósiles existentes puede descubrir delicadas estructuras que hasta hace poco se suponía que habían desaparecido con el tiempo.

"Simplemente me gustó este trilobites con su gran cabeza y grandes ojos. Pero cuando miré a través del microscopio, fue impresionante lo que vi", dijo.

"No hace mucho, la gente todavía pensaba que en los fósiles solo se podían conservar los dientes, los huesos y demás, pero nunca las estructuras celulares. Esto ha cambiado obviamente".

Los trilobites comenzaron a aparecer durante la denominada Explosión Cámbrica, un aumento de la diversidad biológica hace más de 500 millones de años, y poblaron los océanos durante unos 250 millones de años.

Los dinosaurios surgieron más tarde y sobrevivieron unos 180 millones de años.

Artículo científico: Insights into a 429-million-year-old compound eye

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.