Después que un asteroide acabó con los dinosaurios, los microbios del océano ayudaron a la vida a recuperarse

cráter de Chicxulub

Los corales y el plancton forman esqueletos de carbonato de calcio

Nunca subestimes la escoria del estanque. El impacto del asteroide que mató a la mayoría de los dinosaurios hace 66 millones de años también creó las condiciones para que prosperasen los microbios oceánicos, según un nuevo estudio.

En microscópicos cristales de roca, los investigadores han encontrado evidencia de que poco después del cataclismo floraciones masivas de algas y bacterias fotosintéticas cubrieron los océanos del mundo, proporcionando alimento a criaturas marinas más grandes.

En 2016, investigadores que trabajaban en el Golfo de México perforaron el cráter Chicxulub, la cicatriz que dejó el impacto del asteroide, enterrada bajo el fondo del mar. Descubrieron que los sedimentos depositados inmediatamente después del impacto eran ricos en micrita, un mineral de carbonato de calcio.

El carbonato de calcio, común en la piedra caliza, se precipita en los océanos del mundo: los corales y el plancton forman esqueletos de él, los microbios como las bacterias lo producen e incluso se puede formar directamente a partir del agua de mar.

El descubrimiento fue un momento de déjà vu para Timothy Bralower, geólogo marino de la Universidad Estatal de Pensilvania, University Park. En 2001, Bralower y sus colegas habían detectado micrita en rocas del Océano Pacífico occidental que databan del momento del impacto. "Cuando vimos esta capa de micrita en el cráter, exclamamos 'bingo'", dice Bralower. "Hemos visto esto antes".

De hecho, las rocas recolectadas en 31 sitios alrededor del mundo contienen una capa de micrita que tiene 66 millones de años, se dio cuenta Bralower cuando estudió detenidamente su extensa colección de muestras de rocas montadas en portaobjetos de microscopio. "Lo vemos en todos los océanos", dice.

Para comprender cómo se formó la micrita, Bralower y sus colegas se acercaron a los minerales utilizando microscopios electrónicos. Descubrieron que sus cristales a menudo estaban compuestos de microcristales aún más pequeños con forma de romboedros de seis lados o escalenoedros con más de ocho lados. Los investigadores anteriores no vieron estas estructuras porque no se acercaron lo suficiente, dice Bralower. "La gente lo ha mirado antes, pero no con suficiente aumento".

Los microcristales son notablemente similares al carbonato de calcio producido por las bacterias modernas, por lo que la mayor parte de la micrita es probablemente de origen biológico, informan Bralower y sus colegas en Earth and Planetary Science Letters. La vida que creó esta micrita probablemente fue parte de una “comunidad microbiana sobreviviente” que surgió como consecuencia del impacto, sugieren los investigadores.

floración de algas en la costa de California

Además de acabar con tanta vida en la tierra, el impacto diezmó también los ecosistemas oceánicos. La roca vaporizada provocó una acumulación de ácido sulfúrico que cayó sobre los océanos junto con metales tóxicos como el plomo y el mercurio. Se extinguió más del 90% del fitoplancton marino, han demostrado los investigadores.

Sin embargo, esa destrucción también allanó el camino para los recién llegados, dice Julio Sepúlveda, biogeoquímico de la Universidad de Colorado, Boulder, que no participó en la investigación. "Si eliminas a un grupo importante de un ecosistema, tienes un nicho ecológico vacío".

Esos recién llegados, otras algas y bacterias fotosintéticas, estaban "listos para dominar el mundo", dice Bralower. A medida que proliferaban en floraciones en todo el océano, habrían actuado como una fuente de alimento para los animales que se encontraban más arriba en la cadena alimentaria como el krill y el camarón, proponen Bralower y sus colegas. Y dejaron evidencia de su existencia en forma de micrita.

Vale la pena profundizar en el pasado para buscar floraciones similares después de otras extinciones masivas, sugieren los investigadores. Observando la extinción del Pérmico hace 252 millones de años, una enorme extinción que mató a más del 90% de las especies del planeta, sería un buen lugar para comenzar, dice Bralower. "Te apuesto a que si miras al final del Pérmico, también encontrarás allí estas estructuras".

Artículo científico: Origin of a global carbonate layer deposited in the aftermath of the Cretaceous-Paleogene boundary impact

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.