Descubierta en China especie de depredador marino de 240 millones de años con dientes parecidos a colmillos

notosaurio Brevicaudosaurus jiyangshanensis

El Brevicaudosaurus jiyangshanensis tenía una corta y aplanada cola para nadar en aguas poco profundas

Hace unos 240 millones de años, cuando los reptiles dominaban el océano, un pequeño depredador parecido a un lagarto flotaba cerca del fondo de las orillas en aguas poco profundas, capturando presas con dientes en forma de colmillos. Una cola corta y plana, utilizada para mantener el equilibrio, ayudó a identificarla como una nueva especie.

Los paleontólogos de la Academia China de Científicos y el Museo Canadiense de la Naturaleza han analizado dos esqueletos de una fina capa de piedra caliza en dos canteras en el suroeste de China. Identificaron los esqueletos como notosaurios, reptiles marinos del Triásico con una cabeza pequeña, colmillos, extremidades en forma de aletas, un cuello largo y normalmente una cola aún más larga, probablemente utilizada para la propulsión. Sin embargo, en la nueva especie, la cola es corta y plana.

"Nuestro análisis de dos esqueletos bien conservados revela un reptil con un cuerpo ancho y paquostótico (huesos más densos) y una cola muy corta y aplanada. Se puede usar una cola larga para moverse a través del agua, generando empuje, pero la de la nueva especie que hemos identificado probablemente era más adecuada para pasar el rato cerca del fondo en el mar poco profundo, usando su corta y aplanada cola para mantener el equilibrio, como un flotador bajo el agua, lo que le permite conservar energía mientras busca presas", dice el Dr. Qing-Hua Shang de la Academia China de Ciencias, en Beijing.

Los científicos han llamado a la nueva especie Brevicaudosaurus jiyangshanensis, del latín "brevi" para "corto", "caudo" para "cola" y el griego "sauros" para "lagarto". El esqueleto más completo de los dos se encontró en la cantera de Jiyangshan, lo que le dio al espécimen el nombre de su especie. Tiene poco menos de 60 cm de largo.

fósil de notosaurio Brevicaudosaurus jiyangshanensis

El esqueleto da más pistas sobre su estilo de vida. Las extremidades anteriores están más desarrolladas que las traseras, lo que sugiere que desempeñaron un papel en ayudar al reptil a nadar. Sin embargo, los huesos de las patas delanteras son cortos en comparación con otras especies, lo que limita la potencia con la que podría atravesar el agua. La mayoría de sus huesos, incluidas las vértebras y las costillas, son gruesos y densos, lo que contribuye aún más a la robusta y vigorosa apariencia del reptil y limita su capacidad para nadar rápidamente, pero aumenta la estabilidad bajo el agua.

Sin embargo, los gruesos huesos y de gran masa actúan como lastre. Lo que el reptil perdió en velocidad, ganó en estabilidad. Los huesos densos, conocidos como paquiosis, pueden haberlo hecho flotante neutral en aguas poco profundas. Junto con la cola plana, esto habría ayudado al depredador a flotar inmóvil bajo el agua, requiriendo poca energía para mantenerse horizontalmente. La flotabilidad neutra también debería haberle permitido caminar sobre el lecho marino en busca de presas de movimiento lento.

cráneo de notosaurio Brevicaudosaurus jiyangshanensis

Las costillas muy densas también pueden sugerir que el reptil tenía grandes pulmones. Como sugiere la falta de un soporte firme del peso corporal, los notosaurios eran criaturas oceánicas que necesitaban para salir a la superficie del agua en busca de oxígeno. Tenían fosas nasales en el hocico por las que respiraban. Los grandes pulmones habrían aumentado el tiempo que la especie podría pasar bajo el agua.

La nueva especie presenta un hueso en forma de barra en el oído medio llamado estribo, que se utiliza para la transmisión del sonido. El estribo generalmente se perdió en otros notosaurios o reptiles marinos durante la conservación. Los científicos habían predicho que si se encontraba un estribo en un notosaurio, sería delgado y corto como en otras especies de esta rama del árbol genealógico de los reptiles. Sin embargo, en el B. jiyangshanensis es grueso y alargado, lo que sugiere que tenía buena audición bajo el agua.

"Quizás este pequeño reptil marino de natación lenta tuvo que estar atento a los grandes depredadores mientras flotaba en las aguas poco profundas, además de ser un depredador en sí mismo", dice el coautor Dr. Xiao-Chun Wu del Museo Canadiense de la Naturaleza.

La investigación ha sido publicada en el Journal of Vertebrate Paleontology: A New Ladinian Nothosauroid (Sauropterygia) from Fuyuan, Yunnan Province, China

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.