Cuando el terrorífico Deinosuchus gobernaba la Tierra

Deinosuchus

Tan largo como un T.rex pero dos veces más pesado, este antiguo cocodrilo es una aterradora pesadilla

Hace más de 75 millones de años, un formidable carnívoro acechaba en los pantanos costeros de América del Norte. Este antiguo gigante no era un dinosaurio, sino un cocodrilo de 10 metros de largo que pesaba hasta siete toneladas, tanto como un elefante adulto. Con sus chasqueantes mandíbulas, el Deinosuchus era el depredador más grande de su ecosistema, y se alimentaba con los dinosaurios picos de pato y cornudos que caminaban con dificultad cerca de las prehistóricas marismas.

A pesar de su amenazante longitud, el Deinosuchus ha seguido siendo en gran parte un misterio envuelto en una armadura desde que William Jacob Holland descubrió por primera vez sus huesos en Montana en 1909. Todavía no se ha encontrado ningún cráneo, y mucho menos un esqueleto completo. De todos modos, los investigadores han permanecido fascinados con el enorme reptil.

En 1954, Edwin Colbert y Roland Bird del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York reconstruyeron un modelo de yeso y fósil del antiguo reptil utilizando los huesos que habían encontrado, llenando las partes faltantes con la anatomía de los cocodrilos cubanos modernos. Con el tiempo, los paleontólogos asignaron varios descubrimientos de fósiles de Deinosuchus a una sola especie, Deinosuchus hatcheri, y denominaron al animal como un miembro antiguo del subgrupo de cocodrilos que contiene modernos caimanes y aligátores. La enormidad del cocodrilo, y el hecho de que a menudo se presentaba en los museos con la boca abierta como si estuviera listo para atrapar a un visitante, lo convirtió en una leyenda fósil.

Pero, según un nuevo estudio, lo que alguna vez se pensó que era una especie pueden haber sido hasta tres aterradoras especies. Esa es la conclusión a la que llegaron los paleontólogos Adam Cossette y Christopher Brochu, del Instituto de Tecnología de Nueva York y la Universidad de Iowa, respectivamente, después de confundir cientos de fósiles de Deinosuchus, incluidos especímenes recién excavados, recolectados en más de 10 estados durante el siglo pasado.

anatomía del DeinosuchusLos científicos habían identificado previamente idiosincrasias anatómicas entre varios hallazgos de Deinosuchus, pero las atribuyeron a meras variaciones en una sola especie. Cossette y Brochu, sin embargo, descubrieron que eran indicativos de animales completamente diferentes. "Utilizamos la mayor cantidad de especímenes hasta la fecha y determinamos que existían tres especies de Deinosuchus en el registro fósil", dice Cossette. Para los pico de pato y otros herbívoros, eso significaba enfrentarse a una gran cantidad de masticadores de los pantanos.

El hallazgo es paralelo a otras investigaciones sobre cocodrilos vivos. "Solíamos pensar que solo había una especie de cocodrilo del Nilo", dice la paleontóloga Stephanie Drumheller-Horton de la Universidad de Tennessee, Knoxville, que no formó parte del nuevo estudio. Pero la secuenciación genómica reveló que en realidad hay dos especies distintas. Aunque Deinosuchus es demasiado viejo para que se haya conservado el ADN, los paleontólogos aún pueden estudiar minuciosamente los detalles anatómicos para distinguir una especie de otra.

La última investigación también confirma que, a diferencia de las reproducciones de Colbert y Bird de la década de 1950, las tres especies de Deinosuchus no se habrían parecido a ningún cocodrilo que se pasea por los pantanos de hoy.

"El hocico del animal era largo y ancho, y tenía un extremo inflado alrededor de la nariz", dice Cossette, haciendo que parezca como si alguien hubiera estirado el hocico de un aligátor americano. Sin mencionar que, además de sus conductos nasales, Deinosuchus tenía un par de agujeros cavernosos en la punta de su hocico. El propósito al que sirvieron es un enigma, pero algunos científicos creen que podrían haber jugado un papel en los senos nasales del reptil o en mantener su cráneo liviano.

fósiles de Deinosuchus

Por qué estos reptiles crecieron de manera tan magnífica (igualando al Tyrannosaurus rex en longitud, pero pesándolo dos veces más) es otro misterio que los científicos esperan responder.

Deinosuchus pasó la mayor parte de su tiempo en el agua, lo que puede haberlo liberado de las restricciones de tamaño impuestas por la gravedad en la tierra, dice Cossette. Drumheller-Horton también sospecha que la gran cantidad de presas como tortugas y hadrosaurios de tres toneladas tuvo algo que ver con su enormidad.

El éxito de los depredadores, dice Drumheller-Horton, puede haber dependido del hecho de que eran tan grandes que había poco que no pudieran aplastar entre sus mandíbulas. Los huesos de dinosaurio marcados por dientes de Deinosuchus son un testimonio de esta destreza.

"Deinosuchus habría sido un depredador oportunista", dice. "En sus tamaños máximos, eso convirtió casi todo lo demás en su ecosistema en una potencial comida".

Artículo científico: A systematic review of the giant alligatoroid Deinosuchus from the Campanian of North America and its implications for the relationships at the root of Crocodylia

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.