Madrigueras fósiles apuntan a una antigua colonización del lecho marino por gusanos marinos gigantes

gusano marino gigante

Es el primer fósil conocido de este tipo producido por un depredador de emboscada subterráneo

Los gusanos gigantes depredadores de emboscada, posibles ancestros del 'gusano Bobbit', pueden haber colonizado el lecho marino del continente euroasiático hace unos 20 millones de años. Los hallazgos están basados en la reconstrucción de grandes madrigueras en forma de L a partir de capas de fondo marino que datan del Mioceno (hace 23 millones a 5,3 millones de años) en el noreste de Taiwán.

Ludvig Löwemark y sus colegas reconstruyeron un nuevo rastro fósil, al que llamaron Pennichnus formosae, utilizando 319 especímenes preservados dentro de capas de fondo marino formadas durante la era del Mioceno en el noreste de Taiwán. Los rastros fósiles son características geológicas como madrigueras, huellas y cavidades de raíces de plantas preservadas en rocas, que permiten sacar conclusiones sobre el comportamiento de organismos antiguos. El rastro fósil consiste en una madriguera en forma de L, de aproximadamente 2 metros de largo y 2-3 centímetros de diámetro.

alimentación del Pennichnus formosae y el gusano bobbit

Imagen: Modelo tridimensional esquemático del comportamiento de alimentación de los gusanos Bobbit y la formación propuesta de Pennichnus formosae.

La morfología del Pennichnus sugiere que las madrigueras probablemente estaban habitadas por gusanos marinos gigantes, como el gusano Bobbit (Eunice aphroditois), que todavía se encuentran en la actualidad. Los gusanos Bobbit se esconden en largas y estrechas madrigueras dentro del lecho marino y se impulsan hacia arriba para agarrar presas.

Los autores sugieren que la retirada de un gusano antiguo y su presa en el sedimento causó distintas estructuras de colapso parecidas a plumas conservadas en Pennichnus formosae, que son indicativas de la alteración del sedimento que rodea la madriguera. Un análisis más detallado reveló una alta concentración de hierro hacia la sección superior de la madriguera. Los autores sugieren que esto puede indicar que el gusano reconstruyó su madriguera secretando moco para fortalecer la pared de la madriguera, ya que se sabe que las bacterias que se alimentan del moco producido por los invertebrados marinos crean ambientes ricos en hierro.

fósil de Pennichnus formosae y madriguera de gusano bobbit

Imagen: Fotos de Pennichnus, Eunice aphroditois y sus madrigueras.

Aunque los gusanos marinos han existido desde principios del Paleozoico, sus cuerpos se componen principalmente de tejido blando y, por lo tanto, rara vez se conservan. Se cree que el rastro fósil presentado en el estudio es el primer fósil conocido de este tipo producido por un depredador de emboscada subterráneo. Proporciona una visión poco común del comportamiento de estas criaturas debajo del lecho marino.

Los hallazgos se informan esta semana en Scientific Reports: The 20-million-year old lair of an ambush-predatory worm preserved in northeast Taiwan

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: