Un microfósil de 635 millones de años pudo haber ayudado a descongelar la 'Tierra bola de nieve'

microfósiles filamentosos parecidos a hongos

Algunos organismos parecidos a hongos abandonaron los océanos para vivir en la tierra

Un equipo internacional de científicos descubrió accidentalmente en el sur de China el fósil terrestre más antiguo jamás encontrado, aproximadamente tres veces más antiguo que el dinosaurio más antiguo conocido.

Las investigaciones aún están en curso y las observaciones deberán ser verificadas de forma independiente, pero el equipo internacional argumenta que los largos dedos con forma de hilo de este ancestral organismo se parecen mucho a los hongos.

Sea lo que sea, el eucariota parece haberse fosilizado en tierra hace aproximadamente 635 millones de años, justo cuando la Tierra se estaba recuperando de una era de hielo global.

Durante este evento de glaciación masiva, nuestro planeta se parecía a una gran bola de nieve, sus océanos sellados al Sol por más de un kilómetro (0,6 millas) de hielo sólido. Y luego, en un "destello" geológico, nuestro mundo comenzó a descongelarse inexplicablemente, permitiendo por primera vez que la vida prosperase en la tierra.

Los hongos podrían haber estado entre las primeras formas de vida en colonizar ese nuevo espacio. La fecha de este nuevo microfósil ciertamente apoya la idea emergente de que algunos organismos parecidos a hongos abandonaron los océanos para vivir en la tierra incluso antes que las plantas.

De hecho, esta transición podría haber sido lo que ayudó a nuestro planeta a recuperarse de una edad de hielo tan catastrófica.

"Si nuestra interpretación es correcta, será útil para comprender el cambio del paleoclima y la evolución temprana de la vida", dice el geobiólogo Tian Gan, del Virginia Tech College of Science.

Hoy en día, sigue siendo un gran misterio la evolución temprana de los hongos, en gran parte porque sin huesos ni caparazones, estos organismos no se fosilizan fácilmente. No hace mucho tiempo, muchos científicos ni siquiera pensaban que fuera posible que los hongos duraran tanto tiempo.

El genoma de los hongos de hoy en día sugiere que su ancestro común vivió hace más de mil millones de años, ramificándose de los animales en ese momento pero, desafortunadamente, podría haber una ruptura de 600 millones de años antes de que el primer fósil de hongos obvio aparezca en nuestros registros.

En los últimos años, una serie de intrigantes y polémicos descubrimientos han ayudado a cerrar esa laguna.

En 2019 los científicos informaron del descubrimiento en Canadá de un fósil parecido a un hongo, que se había fosilizado en un estuario hace mil millones de años. Las implicaciones fueron enormes, es decir, que el ancestro común de los hongos pudo haber existido mucho antes que el ancestro común de las plantas.

En 2020 se encontró un fósil similar con un parecido a hongos en la República Democrática del Congo, y se fosilizó en una laguna o lago hace entre 810 y 715 millones de años.

Animación de microfósiles filamentosos parecidos a hongos. Crédito: Tian Gan de Virginia Tech y Academia de Ciencias de China.

Todavía existe controversia sobre si estos antiguos organismos eran realmente hongos, y el nuevo microfósil encontrado en China sin duda provocará un debate similar. Después de comparar cuidadosamente las características del organismo con otros fósiles y formas de vida vivientes, los autores identifican que es un eucariota y un "probable hongo".

"Nos gustaría dejar las cosas abiertas para otras posibilidades, como parte de nuestra investigación científica. La mejor forma de decirlo es que quizás no hayamos desaprobado que sean hongos, pero son la mejor interpretación que tenemos en este momento, dice el geocientífico Shuhai Xiao de Virginia Tech.

Dicho esto, el nuevo descubrimiento proporciona más evidencia de que organismos similares a los hongos pueden haber sido anteriores a las plantas terrestres.

"La pregunta solía ser: '¿Había hongos en el reino terrestre antes del surgimiento de las plantas terrestres?'", explica Xiao. "Y creo que nuestro estudio sugiere que sí".

La siguiente pregunta es: ¿Cómo sobrevivieron esos hongos?

Hoy en día, muchas especies de hongos terrestres son incapaces de realizar la fotosíntesis. Como tales, se basan en una relación mutualista con las raíces de las plantas, intercambiando agua y nutrientes de las rocas y otra materia orgánica dura por carbohidratos.

Debido a esta relación, se pensó que las plantas y los hongos surgieron juntos para ayudar a poblar la tierra. Pero el fósil de plantas terrestres más antiguo solo data de hace 470 millones de años.

El microfósil parecido a un hongo recientemente desenterrado es mucho más antiguo que eso y se encontró escondido dentro de las pequeñas cavidades de rocas de piedra caliza de dolomías, ubicadas en la Formación Doushantuo en el sur de China.

diámetros de los filamentos

Imagen: Reconstrucción morfológica y distribución de frecuencias del diámetro del filamento.

La roca en la que se encontró el fósil parece haber sido depositada hace aproximadamente 635 millones de años, después que se derritiera nuestra Tierra bola de nieve. Una vez abiertos a los elementos, los autores sospechan que el cemento carbonatado comenzó a llenar las cavidades entre las láminas de piedra caliza, posiblemente sepultando los microorganismos que viven dentro de estas burbujas.

Estas formas de vida parecidas a hongos podrían incluso haberse alojado con otros microorganismos terrestres, que también estaban muy extendidos en ese momento, como las cianobacterias o las algas verdes.

Si los animales parecidos a los hongos fueran igualmente omnipresentes, entonces es posible que estas formas de vida hayan ayudado a acelerar la meteorización química, entregando fósforo a los mares y provocando una ola de bioproductividad en el medio marino.

En tierra, incluso podrían haber ayudado a desenterrar minerales arcillosos para el secuestro de carbono en el suelo de la Tierra, creando un ambiente fértil para plantas y animales y posiblemente cambiando la atmósfera misma de nuestro planeta.

"Por lo tanto", concluyen los autores, "los microorganismos parecidos al hongo Doushantuo, por crípticos que fueran, pueden haber desempeñado un papel en la catalización de la oxigenación atmosférica y la evolución biosférica después de la glaciación global Criogeniana terminal".

El estudio fue publicado en Nature Communications: Cryptic terrestrial fungus-like fossils of the early Ediacaran Period

Imagen de cabecera: Imagen microscópica de los microfósiles filamentosos parecidos a hongos. Crédito: Andrew Czaja de la Universidad de Cincinnati.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar