Científicos ponen mordida a los trilobites

trilobites Redlichia rex

Destaca el poder triturador de conchas de un gran trilobite

Hace cientos de millones de años, los trilobites llenaban los antiguos mares. Ahora, sus icónicos fósiles se extraen de los lechos de esquisto para llenar los estantes de los museos y las tiendas de eBay, símbolos por excelencia del bullicioso período Cámbrico. Incluso hay al menos una sección de un periódico que lleva su nombre.

Pero a pesar de la popularidad de los trilobites después de la extinción, todavía hay mucho que no sabemos sobre sus vidas. Ni siquiera estamos muy seguros de sus dietas: si bien sus resistentes exoesqueletos se fosilizaron fácilmente, las entrañas de las criaturas, que podrían revelar una última comida, son mucho más difíciles de encontrar.

Afortunadamente, se han descubierto apéndices bien conservados de algunas especies, lo que brinda a los científicos la oportunidad de investigar. En un nuevo artículo los investigadores compararon algunos de estos apéndices con los de una criatura contemporánea, el cangrejo de herradura, para descubrir cómo podrían haber cazado y alimentado estos antiguos animales.

Los cangrejos de herradura tienen un desordenado pero impresionante estilo de alimentación: Antes de comer almejas y otros moluscos, usan sus apéndices alrededor de la boca para pulverizar sus conchas. (Imagínate recoger una ostra sin pelar, aplastarla entre tus manos y metértela en la boca).

modelos biomecánicos de apéndices de artrópodos

Imagen: Modelos biomecánicos de apéndices de artrópodos examinadas. A la izquierda está el cangrejo de herradura moderno y a la derecha Sidneyia inexpectans (arriba), Redlichia rex (medio) y Olenoides serratus (abajo). Los colores más cálidos representan áreas de mayor tensión. Russell Bicknell.

Los trilobites "parecen un cangrejo de herradura, y probablemente caminaron como un cangrejo herradura", dijo Russell Bicknell, investigador postdoctoral en la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia y autor principal del artículo. Comenzó a preguntarse: "¿También comieron como un cangrejo de herradura?".

El Dr. Bicknell y sus coautores estudiaron dos especies de trilobites muy diferentes con distintos tipos de apéndices. La primera, Redlichia rex, fue uno de los trilobites más grandes conocidos del Período Cámbrico: del tamaño de un disco volador en un mundo de platillos de té. Era "un tanque ambulante", dijo. "Una bestia grande y mala". Sus apéndices eran romos, con protuberancias en cuña, como los brazos de un cascanueces de metal.

trilobites Olenoides serratusEl segundo, Olenoides serratus, era más pequeño, con espinas a lo largo de su lomo y costados, dijo el Dr. Bicknell. Sus pequeños apéndices redondeados estaban alineados con largas púas, como agujas en un alfiletero.

Imagen derecha: Un fósil de Olenoides serratus, uno de los dos tipos de trilobites cuyos apéndices se estudiaron. Crédito Dave Rudkin

Para averiguar cómo estos trilobites pueden haber usado sus juegos de herramientas para comer, el Dr. Bicknell y sus colegas recurrieron al análisis de elementos finitos, un método que modela sistemas físicos virtualmente. Originalmente destinado a ingenieros, es cada vez más popular en las ciencias de la vida, ya que los investigadores lo utilizan para comprender mejor las anatomías del pasado y el presente.

Los investigadores realizaron el análisis de reconstrucciones digitales de los apéndices para determinar cuánto estrés podían manejar. En comparación, hicieron lo mismo con un antiguo artrópodo diferente, Sidneyia inexpectans, un conocido triturador de conchas, así como con el cangrejo de herradura. Luego compararon los resultados.

O. serratus, descubrieron, probablemente no tenía la capacidad de romper criaturas con caparazón; sus largas espinas se habrían roto, dijo el Dr. Bicknell. En cambio, probablemente usó esas espinas para triturar detritos y presas blandas como gusanos, de la misma manera que podríamos desmenuzar el pescado al vapor con un tenedor.

anatomías de modernos y antiguos artrópodosImagen derecha: Modelos teóricos de las anatomías, desde arriba, del cangrejo de herradura moderno (patas para caminar, a, y patas para empujar, b); Sidneyia, un artrópodo extinto; Redlichia rex; y Olenoides serratus.Crédito Russell Bicknell

R. rex, sin embargo, aparentemente fue construido para aplastar. Según el análisis, sus apéndices podrían soportar más fuerza que los del cangrejo de herradura. Es posible que se haya especializado en consumir presas con caparazón, incluidos otros trilobites e incluso otros Redlichia, dijo el Dr. Bicknell.

Este tipo de experimentación virtual permite profundizar en "la función de partes anatómicas que no se pueden testar de otra manera", dijo Karen Moreno, paleontóloga de la Universidad Austral de Chile, que no participó en el estudio.

Pero debido a que cierta información, como la posición de los músculos de un trilobite o las propiedades materiales de su exoesqueleto, se desconoce y debe aproximarse, dijo, son imposibles las medidas exactas y las conclusiones firmes. En cambio, hacer comparaciones con criaturas que entendemos mejor, como el cangrejo de herradura, permite a los expertos "buscar patrones, aproximaciones que impulsarán futuras investigaciones".

Cuando se le preguntó si le gustaría finalmente responder algunas de estas preguntas de una vez por todas, a través de un viaje de buceo en el tiempo, por ejemplo, el Dr. Bicknell dijo que sí.

"El Cámbrico fue efectivo cuando los artrópodos dominaban el mundo", dijo. "Sería tan hermoso de ver, hermoso puede que no sea la palabra correcta. Pero interesante".

La investigación se publica en Proceedings of the Royal Society B: Biomechanical analyses of Cambrian euarthropod limbs reveal their effectiveness in mastication and durophagy

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: