Fósiles revelan que los cefalópodos pueden tener 30 millones de años más de lo que pensábamos

pulpo

Los cefalópodos pudieron surgir al comienzo de la evolución de los organismos multicelulares

La clase de animales marinos conocidos como cefalópodos, que hoy incluye calamares, pulpos y sepias, podría haber existido en la Tierra 30 millones de años antes de lo que se pensaba, según una nueva investigación.

Es más, si necesitamos restablecer los tiempos de aparición de los cefalópodos, es posible que sea necesario volver a examinar toda la historia evolutiva de los organismos invertebrados, dada la importancia de estas criaturas en el panorama general de la vida en el planeta.

La clave de la nueva investigación es el descubrimiento de varios fósiles en forma de cono de 522 millones de años de antigüedad en la península de Avalon en Terranova, Canadá, que presentan ciertas características reveladoras que significan que podrían clasificarse como cefalópodos.

"Si realmente fueran cefalópodos, tendríamos que remontar el origen de los cefalópodos al período Cámbrico temprano", dice la geocientífica Anne Hildenbrand de la Universidad de Heidelberg en Alemania.

"Eso significaría que los cefalópodos surgieron al comienzo de la evolución de los organismos multicelulares durante la explosión del Cámbrico".

Hasta ahora, se pensaba que los primeros cefalópodos eran Plectronoceras cambria, pequeños moluscos con conchas en forma de cono que vivieron a finales del período Cámbrico, hace aproximadamente 490 millones de años.

Si bien nuestro conocimiento de la anatomía de P. cambria se basa en fósiles incompletos, estos nuevos hallazgos son lo suficientemente similares como para sugerir una conexión entre las especies. También son lo suficientemente diferentes como para apoyar la hipótesis de que podrían separarlos millones de años de evolución.

fósiles de posible cefalópodo

Imagen: Sección longitudinal y transversal de fósiles que podrían llegar a ser la primera forma conocida de cefalópodo. © Gregor Austermann/Communications Biology

Por ejemplo, una de las características que los científicos han detectado en varias de las conchas calcáreas de la península de Avalon es la evidencia de un sifón: un tubo de tejido que ayuda a vaciar el agua del caparazón, controlar los niveles de nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono y controlar la flotabilidad.

Sin embargo, los signos de un sifúnculo no están presentes en todos los fósiles recién encontrados, y su posición es ligeramente diferente a donde se esperaría que estuviera. Después de un análisis exhaustivo de estas similitudes y diferencias, los investigadores creen que se han encontrado con fósiles que son de hecho una forma más antigua de cefalópodos.

"La presencia de un sifúnculo, cuellos septales y un anillo de conexión se considera comúnmente como características clave para la distinción de cefalópodos fósiles tempranos de otros organismos septados o de cámara", escriben los investigadores en su artículo.

"Sin embargo, algunos autores también han asignado a los cefalópodos material de concha fósil que carece de estas características".

Ajustar la línea de tiempo significaría que los cefalópodos emergieron antes que ciertos euartrópodos (incluidos insectos y crustáceos), que datan de la parte Terreneuviense del registro geológico.

fósiles de Bacon Cove

Imagen: Documentación científica de los hallazgos en el sitio en Bacon Cove. © Anne Hildenbrand

Como los primeros organismos capaces de impulsarse hacia arriba y hacia abajo en el agua, gracias nuevamente a ese sifúnculo, y asentarse en el océano abierto, los cefalópodos desempeñan un importante papel en la historia evolutiva temprana, por lo que los expertos quieren determinar el momento correcto de su aparición.

Clasificar criaturas a menudo puede ser una complicada tarea, incluso cuando no estamos hablando de restos fosilizados de más de 500 millones de años de antigüedad, pero los investigadores esperan que más estudios y descubrimientos ayuden a verificar sus afirmaciones. Ahora, ha comenzado la búsqueda para encontrar ejemplares mejor conservados de la misma zona.

"Este hallazgo es extraordinario", dice el geocientífico Gregor Austermann de la Universidad de Heidelberg. "En los círculos científicos se sospechó durante mucho tiempo que la evolución de estos organismos altamente desarrollados había comenzado mucho antes de lo que se suponía hasta ahora. Pero faltaban pruebas fósiles que respaldaran esta teoría".

La investigación se ha publicado en Communications Biology: A potential cephalopod from the early Cambrian of eastern Newfoundland, Canada

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.