El audaz rescate de los sobrevivientes de un naufragio por Grace Darling

Rescate de Grace Darling
Grace Darling en el recate del Forfarshire de Thomas Musgrave Joy.

El Forfarshire se estrelló contra unas rocas en 1838

En 1838, una joven llevó a cabo un heroico rescate y salvó a varios sobrevivientes de un barco mercante naufragado frente a la costa de Northumberland, en el noreste de Inglaterra. Su nombre era Grace Darling y era hija de un farero.

La demostración de coraje y fuerza de Grace conmovió a la sociedad victoriana y la empujó al centro de atención de los medios, donde fue agasajada como una heroína. Incluso hoy, el nombre de Grace Darling suscita admiración entre las personas que conocen su historia.

Grace Darling nació el 24 de noviembre de 1815 en Northumberland. Fue la séptima de los nueve hijos de William y Thomasin Darling, y cuando solo tenía unas pocas semanas de edad, la llevaron a vivir a la isla Brownsman, una de las Islas Farne, en una pequeña cabaña anexa al faro, donde su padre era el guardián. Si bien el alojamiento en Brownsman era cómodo, el faro no estaba ubicado en un buen lugar para guiar el transporte marítimo a un lugar seguro. Entonces, en 1826, la familia se mudó al faro recién construido en Longstone Island.

Longstone Lighthouse tenía un mejor alojamiento, pero la isla en sí era un poco menos hospitalaria. Cada semana, William remaba de regreso a Brownsman para recolectar verduras de su antiguo jardín y alimentar a los animales. La familia pasaba la mayor parte del tiempo en la planta baja del faro, que consistía en una gran sala calentada por una estufa de leña. La habitación era su sala de estar, comedor y cocina en uno, y tenía una escalera de caracol que conducía a tres dormitorios arriba y la luz en la parte superior de la torre.

retrato de Grace DarlingImagen derecha: Grace Darling de Thomas Musgrave Joy.

En las primeras horas del 7 de septiembre de 1838, Grace Darling estaba mirando desde una ventana de arriba cuando vio los restos del Forfarshire que durante una tormenta la noche anterior se había estrellado contra Big Harcar, una isla rocosa baja. El Forfarshire había partido de Hull el 5 de septiembre, navegando hacia el norte en dirección a Dundee, con 61 pasajeros y tripulación y un cargamento de algodón.

El Forfarshire se había sometido recientemente a una serie de reparaciones en su caldera que no se resolvieron por completo. Tan pronto como el Forfarshire comenzó su viaje, la caldera del barco comenzó a causarle problemas una vez más. En lugar de detenerse para realizar reparaciones en el puerto más cercano, el Capitán Humble siguió adelante e incluso presionó a los pasajeros para que bombearan agua que se filtraba incontrolablemente desde la caldera hacia la bodega.

Esa noche, las calderas finalmente cedieron y el motor se detuvo. Con una tormenta acercándose en el horizonte, el capitán desplegó dos velas que estaban reservadas para emergencias. A medida que el clima empeoró y se quedó sin energía, el capitán giró el Forfarshire hacia el sur para tratar de encontrar seguridad detrás de las Islas Farne frente a Northumberland.

Cuando el Forfarshire se acercó a las Islas Farne temprano en la mañana, el Capitán Humble pudo haber confundido los dos faros, uno en Brownsman y el otro en Longstone, atendidos por Grace y William Darling, y pensó que el barco estaba a salvo entre el continente y la isla más interior. En cambio, se acercaban cada vez más al faro de Longstone, que estaba rodeado de peligrosas rocas.

faro de LongStone

Imagen: Faro de LongStone

En las primeras horas de la mañana, el barco se estrelló contra las rocas en Big Harcar, a una milla del faro. Un grupo de ocho marineros y un pasajero lograron bajar y escapar en un bote salvavidas, para ser recogidos a la mañana siguiente por una goleta que pasaba con destino a Hull. Los pasajeros y la tripulación restantes quedaron a merced del mar, que hizo girar el Forfarshire y arrancó el alcázar de popa y los camarotes, dejando solo las secciones de proa y popa del barco ancladas a la roca.

Grace vio el barco en peligro a las cinco de la mañana, pero no había suficiente luz para discernir si había sobrevivientes. No fue hasta dos horas después que Grace, usando su telescopio, contó una docena de personas aferradas a las rocas. Grace le suplicó a su padre que fuera al rescate, pero él inicialmente se negó porque el mar estaba muy agitado y los dos posiblemente no podrían manejar en tales condiciones su único bote, ya que sus hijos estaban fuera.

Sin embargo, después de un breve desayuno, Grace prevaleció y partieron en un bote de remos abierto de 21 pies construido con clinker diseñado para una tripulación mínima de tres hombres fuertes. Remando contra las aterradoras olas, los Darling llegaron a Big Harcar y descubrieron que solo quedaban nueve sobrevivientes. William dejó a Grace para que mantuviera estable el barco mientras ayudaba a trasladar al barco a cuatro miembros de la tripulación del Forfarshire, incluida la única mujer superviviente, Sarah Dawson. William, con la ayuda de dos de los tripulantes rescatados, luego remó el bote de regreso al faro mientras Grace consolaba a la Sra. Dawson, quien en ese momento había perdido los cuerpos de sus dos hijos en el mar.

Grace Darling rescatando supervivientes

Imagen: Pintura de Grace Darling rescatando a sobrevivientes del Forfarshire por Charles Achille d'Hardiviller.

Grace se quedó atrás en el faro para atender a los sobrevivientes mientras su padre y tres de los tripulantes rescatados remaron de regreso y recuperaron a cuatro sobrevivientes más. Los supervivientes confirmaron que 13 habían llegado a la roca durante la noche, pero cuatro habían sido barridos poco antes de la llegada de Grace y William. Murieron cuarenta y tres pasajeros y tripulantes, incluidos el capitán y su esposa.

La noticia del rescate se difundió rápidamente y Grace ganó una gran admiración de todas partes. La propia reina Victoria le escribió a Grace elogiando su conducta y le otorgó 50 libras esterlinas por sus valientes acciones. Más de una docena de retratistas navegaron a su isla natal para tomar su imagen, y le entregaron cientos de regalos, cartas e incluso propuestas de matrimonio. Grace también recibió innumerables cartas solicitando mechones de su cabello y trozos del vestido que usó durante el rescate.

Al cumplir con estas solicitudes, la humilde Grace perdió tanto cabello que sus allegados comenzaron a temer que pronto necesitaría una peluca. Su imagen y nombre incluso se utilizaron para vender chocolates y jabón. Las representaciones de Grace en medio del rescate comenzaron a adornar baratijas, cajas de té, platos, postales y anuarios de niñas. Estos recuerdos producidos en masa permitieron que su historia impregnara los hogares de todo el país.

Grace Darling en una chocolatina

Imagen: Una barra de chocolate con una imagen de Grace Darling.

Además de artículos periodísticos, pinturas y baratijas que representan a Grace Darling, se escribieron varios libros y poemas sobre el rescate y la familia, siendo los más notables Grace Darling, or the Maid of the Isles de Jerrold Vernon (1839), y Grace Darling de William Wordsworth.

Grace Darling murió cuatro años después de tuberculosis. Fue enterrada en el cementerio de la iglesia de St Aidan, Bamburgh. En el borde oeste del cementerio, al norte de su tumba, se erigió un monumento con su efigie dormida sosteniendo un remo.

efigie de Grace Darling

Imagen: Efigie de Grace Darling en la iglesia de St Aidan, Bamburgh.

En el centenario de su heroico rescate, en 1938, se inauguró en su ciudad natal, Bamburgh, un Museo dedicado a Grace y la navegación en la región.

Relacionada: Ida Lewis, la farera heroica

Etiquetas: RescateNaufragioHeroína

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: