James Bartley: El marinero que supuestamente fue tragado por una ballena y sobrevivió

Jonás tragado por una ballena
Jonás siendo tragado por una ballena. Pintura al óleo de Pieter Lastman (1583-1633)

Es físicamente imposible que el hombre cupiese por el esófago de la ballena

En 1891, apareció una historia sensacional en el St. Louis Globe Democrat de Saint Louis, Missouri. Según el informe del noticiero, un joven marinero llamado James Bartley fue tragado por un cachalote, y cuando mataron a la ballena al día siguiente y le abrieron el vientre, salió Bartley, ciego y herido por el jugo gástrico corrosivo, pero por lo demás vivo. Fue una historia tan fascinante que varios periódicos la repitieron y la historia se hizo bastante popular.

Los hechos supuestamente tuvieron lugar en febrero de 1891, a unas doscientas millas al este de las Islas Malvinas en el Atlántico Sur. Un barco ballenero británico llamado Star of the East estaba al acecho, cuando un enorme cachalote fue avistado a unas tres millas de distancia. El barco bajó dos pequeños botes y comenzó una carrera entre los dos botes balleneros y la ballena.

James BartIey estaba en la primera lancha que llegó al costado de la ballena. El arponero se inclinó y clavó su arma profundamente en los órganos vitales de la ballena. La bestia herida comenzó a retorcerse en agonía en las espumosas aguas. Bartley y los otros marineros remaron frenéticamente para salir del alcance del animal que forcejeaba, pero sus latigazos volcaron el bote y arrojaron a los hombres a las gélidas aguas.

El segundo bote llegó y recogió a los sobrevivientes. Pero se encontraron dos hombres desaparecidos, y uno de ellos era el joven aprendiz, James Bartley.

Esa noche, el barco esperó. Justo antes de la puesta del sol, el cadáver de la ballena salió a la superficie a solo unos cientos de metros del barco. La tripulación ató una línea a la ballena y la izó al costado del barco. Los hombres inmediatamente comenzaron a abrir la ballena y le quitaron la grasa del lomo. Más tarde esa noche, cuando los tripulantes intentaron sacar el estómago, notaron movimiento dentro del gran saco. Creyendo que estaba atrapado dentro un gran animal marino, le abrieron el estómago y en su lugar descubrieron que era el marinero desaparecido Bartley.

Bartley tragado por una ballenaImagen derecha: Esta imagen proviene de la edición del 12 de abril de 1896 del periódico New York World.

Bartley supuestamente estuvo dentro del vientre de la ballena durante 15 horas. Su jugo digestivo había blanqueado permanentemente su piel a un blanco mortal, perdió el cabello y estaba casi ciego. Durante dos semanas estuvo delirando, y pasó un mes antes de que pudiera hablar de su terrible experiencia.

Bartley vivió 18 años más, antes de morir a los 39. En su lápida en el cementerio de Gloucester hay un breve relato de su experiencia en el mar y una nota al pie que dice: James Bartley -1870-1909 - A Modern Jonah (Un Jonás moderno).

¿Verdad o engaño?

¿Podría un hombre sobrevivir realmente durante quince horas dentro del estómago de un cachalote? La respuesta es no. Si bien hubo un puñado de casos en los que los marineros y buzos cayeron en la boca de una ballena (para ser escupidos), nadie pasó por el esófago hasta el estómago. Es físicamente imposible, porque la garganta de una ballena, incluso una ballena azul, es muy estrecha, aproximadamente del tamaño de un puño humano, y solo puede estirarse hasta unas 15 pulgadas de diámetro para acomodar una comida más grande.

Incluso si una persona lograra sobrevivir a la deglución y se deslizara hacia el estómago, se encontraría en un ambiente hostil. Los cachalotes tienen cuatro cámaras estomacales, como una vaca, llenas de enzimas digestivas. Además, no hay aire dentro del estómago, lo que haría imposible la supervivencia.

A pesar de las evidentes fallas en la narración, los medios y el público se tragaron la historia y la historia apareció en muchos periódicos durante los siguientes cien años. Incluso fue mencionado por George Orwell, el ganador del Premio Booker Julian Barnes e incluso Arthur C. Clarke.

Una reciente investigación del historiador Edward B. Davis reveló que no había ningún ballenero llamado Star of the East. Aunque había un barco británico con ese nombre, no estaba cerca de las Malvinas en el momento en que supuestamente ocurrió el incidente, y no había ningún James Bartley en su manifiesto de tripulación. Davis también descubrió transcripciones de una carta escrita por la esposa del capitán del Star of the East, la señora John Killam, en la que negaba rotundamente la historia de la ballena.

Ella dijo: "No hay una sola palabra de verdad en la historia de las ballenas. Estuve con mi esposo todos los años que estuvo en el Star of the East. Nunca hubo un hombre perdido por la borda mientras mi esposo estaba en él. El marinero ha contado un gran cuento de marineros".

caricatura de Pinocho

Ser tragado por una ballena y sobrevivir dentro del vientre de la criatura es una gran historia, y familiar. En Las aventuras de Pinocho (1883), que se hizo famosa por la adaptación cinematográfica de la novela de Walt Disney en 1940, el padre de Pinocho, Geppetto, es tragado por una gran ballena y vive dentro del estómago durante varios años sobreviviendo con las sobras que come la ballena. Más tarde, Pinocho es tragado por la propia ballena y, junto con su padre, escapan con la ayuda de un atún.

Otra hermosa historia es la de Rudyard Kipling, "How the Whale Got it's Throat". Cuenta la historia de un marinero náufrago que fue tragado por una ballena junto con su balsa. Una vez dentro, el marinero dio tantos saltos que a la ballena le dio hipo y accedió a escupirlo. Justo antes de salir, el marinero atascó la balsa en la garganta de la ballena para que no pudiera comer más personas. Desde entonces, la ballena solo podía comer peces pequeños.

Referencias:

Swallowed by a Whale
Did a 19th-century sailor get swallowed by a sperm whale and survive?, Australian Geographic
Could a human survive swallowing by a whale?, The Naked Scientist
A Whale of a Tale: Fundamentalist Fish Stories, Perspectives on Science and Christian Faith
1891, February: James Bartley, the ’Modern Jonah’

Etiquetas: MarineroTragadoBallena

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo