La caza de ballenas dio forma a la cultura estadounidense

caricatura de ballenas
En una caricatura de Vanity Fair de 1861, las ballenas celebran el advenimiento de la extracción de petróleo, que reemplazó a la caza de ballenas como fuente de combustible. Esa transición marcó la invención del concepto de "energía" como una industria unificada de trabajo, producción y circulación basada en el mercado para su consumo. Crédito: Vanity Fair/Jamie L. Jones

Nuevo libro describe el más allá de la caza de ballenas estadounidense en la era del petróleo

La industria ballenera ayudó a impulsar la industrialización en el siglo XIX, y el aceite de ballena se usó para encender lámparas y lubricar maquinaria. Incluso después de que en los EE. UU. el petróleo reemplazó al aceite de ballena como fuente de energía, la caza de ballenascaza de ballenas siguió siendo parte de su imaginación cultural y ayudó a desarrollar la idea de una industria energética, dijo Jamie L. Jones, profesora de inglés de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign.

Su nuevo libro, "Rendered Obsolete: The Afterlife of U.S. Whaling in the Petroleum Age", examina la influencia de una industria moribunda durante la transición energética masiva de las fuentes de combustible orgánico del siglo XIX, incluido el aceite de ballena y la madera, a la extracción de combustibles fósiles. El tema es relevante para el momento actual, ya que consideramos cómo pasar de los combustibles fósiles a las fuentes de energía renovable, dijo Jones.

"A medida que la gente intenta decidir cómo desconectarse de una vida intensiva en combustibles fósiles, observar ese momento histórico puede enseñarnos cómo podríamos adaptarnos", dijo. "No podemos mirar alrededor y decir que así es como se ve el mundo después de los combustibles fósiles. Pero si podemos decir cómo es el mundo sin aceite de ballena. Hubo una vez generaciones de personas que no pensaron que podrían vivir sin él. Ofrece la oportunidad de ver cómo se ven las cosas después de que algo ha terminado".

Diferentes tipos de sistemas de energía dan forma a la cultura y nuestra forma de vida, incluidas las estructuras laborales, de infraestructura y políticas. La transición a una nueva fuente de energía ofrece una forma de pensar sobre cómo está cambiando el mundo y cómo moldea nuestras vidas la energía que usamos, dijo Jones.

Jamie L. Jones

Imagen: Jamie L. Jones

"La industria estadounidense del aceite de ballena del siglo XIX operaba en una escala diferente a la que eventualmente lo haría el petróleo; era más pequeña, menos poderosa políticamente que el petróleo, sus aplicaciones menos extensas y variadas, su producto, el aceite de ballena, menos ubicuo en la vida cotidiana del siglo XIX de lo que sería el petróleo en los siglos XX y XXI”, escribe Jones.

Aunque las industrias de la caza de ballenascaza de ballenas y del petróleo eran muy diferentes, la industria de los primeros combustibles fósiles fue moldeada por la caza de ballenas. Los balleneros se mudaron a trabajos en los campos petroleros, y el lenguaje y las imágenes de la caza de ballenas se utilizaron para describir la extracción de petróleo. Ambas industrias abastecían la demanda de combustible para iluminación y, durante la transición de una a la otra, la energía se convirtió en un sistema y un segmento de la economía, dijo Jones. Pensar en los peligros de la caza de ballenas puede ayudarnos a centrarnos en los peligros de la producción de combustibles fósiles, dijo.

barco ballenero Progress

Imagen: El barco ballenero Progress se exhibió en la Exposición Mundial Colombina de 1893 en Chicago. El barco zarpó de New Bedford, Massachusetts, a los Grandes Lagos y, finalmente, a Chicago para contar la historia de la caza de ballenas y, en particular, el contacto de los balleneros con los pueblos indígenas del Ártico. La exhibición del barco ballenero fue un fracaso en muchos sentidos: en una exposición dedicada a las nuevas tecnologías como las máquinas de vapor, el viejo barco ballenero tuvo poco interés, dijo Jones. Crédito: Jamie L. Jones

"La violencia de la caza de ballenas es muy clara. La violencia de la extracción de petróleo y la violencia del cambio climático no es tan inmediata y espectacular. El cambio climático es violencia lenta. Creo que es realmente importante prestar atención a la forma en que dañan a la gente la extracción de combustibles fósiles y el cambio climático", dijo.

Jones se inspiró para investigar la industria ballenera en su amor por "Moby-Dick". Ella ve la novela como un trabajo de teoría energética: una crítica del capitalismo extractivo, un relato de cómo el trabajo y la vida en los EE. UU. están profundamente moldeados por él y una meditación sobre la amenaza inminente del agotamiento de los recursos.

"En 1851, cuando se publicó la novela por primera vez, 'Moby-Dick' incorporó una aguda crítica a la extracción de recursos naturales dentro de una visión apocalíptica del futuro: de cómo podría verse el mundo después de la extinción final de las ballenas e incluso de los humanos, y en una escala más local, cómo serán los prósperos puertos balleneros industriales de los Estados Unidos cuando hayan desaparecido esos recursos y la riqueza que generaron", escribe.

En "Rendered Obsolete", Jones describe cómo la cultura ballenera se convirtió en una forma de entretenimiento. A medida que la industria ballenera decaía en las ciudades portuarias de la costa este, lugares como Nantucket recurrieron al turismo y comercializaron su singularidad, incluida su historia ballenera, a los visitantes.

cartel de exhibición de cadáver de ballenaImagen derecha: Un anuncio para una exhibición de un cadáver de ballena en Chicago. Crédito: Jamie L. Jones

El entretenimiento ballenero se extendió al Medio Oeste y más allá en dos exhibiciones itinerantes que llegaron a Chicago. Un promotor organizó un recorrido en tren con el cadáver de una ballena, presentado como el "Príncipe de las ballenas", que estaba "en varios estados de descomposición y recuperación".

Jones escribe que la gira de ballenas muertas fue "perfectamente continua con la lógica de la extracción de animales" que llevó tierra adentro aceite de ballena, barbas, ámbar gris y scrimshaws de huesos y dientes. Una década después, un barco ballenero de New Bedford, Massachusetts, navegó a Chicago como exhibición en la Exposición Mundial Colombina de 1893, destacando el progreso tecnológico del país al ofrecer un contraste entre la brutalidad de la caza de ballenas y los recursos fósiles aparentemente más claros que impulsan el futuro, escribe Jones.

La "nostalgia ballenera" tomó la forma de conmemoraciones, museos, escritos históricos y una película en New Bedford, que había sido el centro de la industria ballenera estadounidense. Jones se centró en la política racial de las conmemoraciones, que retrataban a los balleneros como hombres blancos que representaban los valores yanquis, de manera similar a la nostalgia con la que se retrata la industria del carbón en la actualidad.

Las conmemoraciones de principios del siglo XX se cruzaron con la supremacía blanca y el sentimiento antiinmigrante e ignoraron el hecho de que las tripulaciones balleneras eran multirraciales e incluían inmigrantes no blancos y estadounidenses negros que habían escapado de la esclavitud, escribe.

Al final del libro, Jones vuelve a "Moby-Dick" y se centra en las ilustraciones incluidas en la edición de 1930 del libro, producidas durante la reevaluación crítica de la novela de "Melville Revival". El artista Rockwell Kent produjo imágenes que se asemejaban a grabados en madera del siglo XIX, pero que en realidad eran dibujos en tinta que "crearon un lenguaje visual de nostalgia por las obsoletas infraestructuras de madera de la caza de ballenas en una forma que se asemeja a la madera pero que, de hecho, es todo estilo", escribe.

Jones navegó en el Charles M. Morgan, un antiguo barco ballenero en funcionamiento que ahora forma parte del Museo Mystic Seaport, durante un viaje de exhibición de 2014 a lo largo de la costa este que fue la culminación de la restauración del barco. Su transformación de un barco ballenero en funcionamiento a una atracción turística resume la historia económica de la región, escribe, además de representar la infraestructura dejada atrás por los viejos sistemas de energía.

Etiquetas: CazaBallenaCulturaEstados Unidos

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo