La increíble historia de Ludger Sylbaris, el preso que sobrevivió a una mortífera erupción volcánica

erupción del Monte Pelée
La erupción del Monte Pelée el 8 de mayo de 1902 fue la tercera erupción más catastrófica de la historia, por número de muertos.

La erupción del Monte Pelée en 1902 mató a 30.000 personas

En el extremo norte de Martinica, una isla francesa de ultramar en el mar Caribe oriental, se encuentra el Monte Pelée, un volcán que entró en erupción el 8 de mayo de 1902 y destruyó totalmente la ciudad de Saint-Pierre, que alguna vez fue conocida como el "París de la Indias Occidentales”.

Sólo dos de las aproximadamente 30.000 personas que se encontraban en el camino directo del flujo piroclástico de la erupción sobrevivieron ese día. Uno de ellos era un zapatero que vivía en las afueras de la ciudad y que escapó con graves quemaduras. El otro fue Ludger Sylbaris, un delincuente convicto que sobrevivió porque fue encerrado en un calabozo mal ventilado.

La historia de Ludger Sylbaris fue tan increíble que el circo de Barnum & Bailey lo acogió y juntos recorrieron Estados Unidos contando los horrores de la erupción, presentándolo como "el hombre que vivió el día del juicio final". Como resultado, se convirtió en una pequeña celebridad.

Ludger Sylbaris, nacido como Louis-Auguste Cyparis, no siempre tuvo tanta suerte ni fue tan limpio. Solía meterse en peleas con frecuencia y era un conocido alborotador. A principios de abril, Sylbaris, o "Sanson" como solían llamarlo sus amigos, fue arrestado por involucrarse en una pelea de borrachos y herir a uno de sus amigos con un machete. Hacia el final de su condena, se escapó de un trabajo laboral en la ciudad, bailó toda la noche y, a la mañana siguiente, cuando estuvo sobrio, se entregó a las autoridades. Sylbaris fue sentenciada a una semana de aislamiento en el calabozo de la prisión.

Su celda fue construida de piedra y parcialmente enterrada bajo tierra. No tenía ventanas y solo se ventilaba a través de una estrecha reja en la puerta que daba al volcán, a través de la cual los prisioneros recibían su comida. Era el edificio más protegido de toda la ciudad.

celda de Ludger Sylbaris

Imagen: La celda que salvó la vida de Ludger Sylbaris. Crédito de la foto: Gaël Chardon/Flickr.

Mientras tanto, el monte Pelée retumbaba. De hecho, la montaña mostraba signos de actividad desde principios de abril con vapores sulfurosos y ligeras lluvias de pavesas y cenizas, acompañadas de terremotos. Estas actividades se volvieron progresivamente más frecuentes y violentas a medida que pasaban las semanas. Hubo fuertes explosiones, terremotos y enormes cantidades de denso humo negro que arrojaron desde el cielo cenizas y piedra pómez de grano fino, contaminando los alimentos y las fuentes de agua. Los animales empezaron a morir de hambre y sed.

Incluso el mar empezó a comportarse de forma extraña. El 5 de mayo, por la tarde, el mar retrocedió repentinamente unos 100 metros y luego avanzó inundando partes de la ciudad. La pared del cráter del volcán se había derrumbado, lanzando una masa de barro y agua hirviendo al río Blanche, que inundó un ingenio azucarero y enterró a más de ciento cincuenta víctimas bajo el barro. Esa noche, la red eléctrica se cortó hundiendo a toda la ciudad en la oscuridad.

Saint-Pierre, Martinica, antes de la erupción

Imagen: Saint-Pierre, Martinica, antes de la erupción. Crédito de la foto: Biblioteca de la Royal Commonwealth Society.

En medio de toda esta confusión, la ciudad se estaba preparando para las importantes elecciones generales, con los socialistas preparados para arrebatar el control a los políticos de derechas. St Pierre era el principal centro de votos conservadores, por lo que el gobernador, ansioso por mantener a sus colegas de derechas en el poder, pospuso la evacuación hasta que los votantes pudieran emitir su voto el día de las elecciones, el 11 de mayo.

El gobernador Louis Mouttet convenció al director conservador del diario Les Colonies para que restara importancia al peligro del volcán y animara a la gente a quedarse. Incluso envió tropas a patrullar la carretera a Fort-de-France, con órdenes de hacer retroceder a los refugiados que intentaban marcharse. A los que ya se habían marchado, el editor de Les Colonies les sermoneó que Fort-de-France no era más seguro que St. Pierre porque era propenso a sufrir terremotos. "¿Dónde podría estar mejor que en St. Pierre?", preguntó.

Otro redactor del periódico describió caminar a través de las profundas capas de ceniza que cubrían el asolado campo como "caminar deliciosamente sobre fina harina".

Aparte de los tranquilizadores artículos que aparecieron en los periódicos, el fenómeno del flujo piroclástico no se comprendió completamente. La gente creía que el peligro provendría de los flujos de lava, que creían que serían detenidos por los dos valles entre el volcán y la ciudad.

En toda la ciudad, la población esperó a que el furioso volcán se calmara, pero no huyó.

erupción del Monte Pelée

Imagen derecha: Mont Pelee desde Vive, 27 de mayo. La gran nube de vapor y humo se elevó en forma de coliflor desde el cráter de la cima hasta una altura de dos a tres millas.

En las primeras horas de la mañana del 8 de mayo, el volcán comenzó a retumbar nuevamente y comenzó a disparar hacia arriba una oscura columna de ceniza. En las alturas que rodean la ciudad, los residentes quedaron asombrados ante el estupendo espectáculo. Unos minutos antes de las ocho, el volcán finalmente entró en erupción con toda su fuerza.

Una gran nube negra compuesta de gases sobrecalentados y finos escombros, con abrasadoras temperaturas de más de 1.000 grados centígrados, se elevó hacia el cielo, mientras una oleada piroclástica se precipitaba hacia la ciudad a más de 160 kilómetros por hora. La ciudad entera fue arrasada y todos los que se interpusieron en su camino fueron quemados o asfixiados.

Tres días después del desastre, los rescatistas escucharon los gritos de Ludger Sylbaris, que todavía estaba encerrado dentro de su celda subterránea y lo sacaron. Aunque estaba horriblemente quemado, estaba vivo y pudo dar cuenta de su terrible experiencia.

La mañana de la erupción, Sylbaris dijo que estaba esperando que le trajeran el desayuno, cuando de repente su celda se volvió muy oscura, seguida de una ráfaga de aire caliente mezclado con finas cenizas que entró en la pequeña celda a través de la reja de la puerta y lo quemó. Sylbaris gritó pidiendo ayuda, pero, por supuesto, nadie lo escuchó. El calor insoportable duró sólo un momento, pero era lo suficientemente caliente como para quemarle la carne.

Ludger SylbarisImagen derecha: Ludger Sylbaris

Sus heridas eran tan profundas que la sangre empezó a manar de ellas. Increíblemente, su ropa estaba intacta aunque sus manos, brazos, piernas y espalda tenían profundas quemaduras. Sylbaris tuvo la presencia de ánimo de respirar lo menos posible, evitando así quemarse las vías respiratorias y los pulmones. Durante los siguientes tres días esperó dentro de lo que eventualmente se habría convertido en su tumba si no hubiera sido rescatado.

Ludger Sylbaris no fue la única persona que sobrevivió a la erupción del Monte Pelée. Un joven zapatero, Léon Compere-Léandre, también escapó de la muerte a pesar de sufrir graves quemaduras. Recuerda estar sentado en el umbral de su casa cuando el suelo empezó a temblar y el cielo se oscureció. Su relato es escalofriante:

"Me di vuelta para entrar a la casa, subí con gran dificultad los tres o cuatro escalones que me separaban de mi habitación, y sentí que me ardían los brazos y las piernas, también el cuerpo. Me dejé caer sobre una mesa. En ese momento otros cuatro buscaron refugio en mi habitación, llorando y retorciéndose de dolor, aunque sus prendas no mostraban señales de haber sido tocadas por las llamas. Al cabo de diez minutos, una de ellas, la joven Delavaud, de unos diez años, cayó muerta; los demás se fueron. Me levanté y fui a otra habitación, donde encontré al padre Delavaud, todavía vestido y acostado en la cama, muerto. Estaba morado e inflado, pero la ropa estaba intacta. Enloquecido y casi vencido, me tiré en una cama, inerte y esperando la muerte. Mis sentidos volvieron a mí tal vez al cabo de una hora, cuando vi el techo ardiendo. Con fuerzas suficientes, con las piernas sangrando y cubiertas de quemaduras, corrí hacia Fonds-Saint-Denis, a seis kilómetros de St. Pierre.

El volcán destruyó aproximadamente ocho millas cuadradas de área centrada alrededor de St. Pierre. Dentro de esta zona, la destrucción de vidas y propiedades fue total. Las casas fueron pulverizadas y los puntos de referencia quedaron irreconocibles. Y así como los relojes en Hiroshima se congelaron a las 8:15 a.m., la hora exacta en que explotó la bomba atómica, el reloj en la destrozada pared frontal del hospital militar de St. Pierre tenía sus manecillas congeladas a las 7:52 a.m., la hora cuando cayó el lahar del volcán.

Saint-Pierre, Martinica, después de la erupción

Imagen: Escombros se encuentran en la calle principal de Saint-Pierre, Martinica, después de la erupción. Crédito de la foto: Biblioteca de la Royal Commonwealth Society.

Una segunda erupción de igual intensidad el 20 de mayo completó la destrucción de St. Pierre, arrasando todos los edificios que aún quedaban en pie, incluida la pared del hospital militar con el reloj. La ciudad nunca se recuperó después de eso. Fue reconstruida en partes, pero incluso después de cien años después de la devastación, nunca volvió a crecer hasta su totalidad.

La celda que salvó la vida de Ludgers es una de las pocas estructuras que aún se conservan y se puede visitar hasta la fecha.

 

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo