Curiosas historias acaecidas en la isla Floreana de Galápagos

isla Floreana, Galápagos

Un barril como oficina de correos, misteriosas desapariciones y Moby Dick

Las islas Galápagos en el Océano Pacífico alguna vez fueron escalas naturales para los balleneros del siglo XVIII, quienes eran atraídos a las remotas islas por el agua dulce y una variedad de fuentes de alimentos.

Estos balleneros pasaban meses y a veces años en el trabajo, cazando ballenas y procesándolas para obtener aceite y regresaban sólo cuando la bodega del barco estaba llena de barriles de aceite de ballena, que en ese momento era un valioso bien ampliamente utilizado en lámparas de aceite y para hacer jabones.

Islas como las Galápagos brindaron a los marineros un escape de la monotonía de la vida marina y de la incesante agitación del mar embravecido, y también una oportunidad de llevar a sus platos una variedad de carnes exóticas, como la de las tortugas gigantes de Galápagos.

La isla Floreana, entonces conocida como Isla Charles, fue una de esas paradas. En aquel entonces, los marineros nostálgicos idearon un inteligente método para entregar cartas a sus familias. Levantaron un barril de madera y dejaron allí su correo con la esperanza de que los próximos marineros que llegaran y pudieran dirigirse hacia el destino de sus cartas, recogerlas y entregarlas en su camino. Con más de un siglo de antigüedad, este inusual servicio postal basado en el honor sigue en funcionamiento.

oficina de correos en un barril en Floreana

Imagen: El buzón de correo en un barril en la Isla Floreana. Crédito de la foto: Mark Anthony Ray/Shutterstock.com

Todos los días, barcos llenos de turistas desembarcan en la Bahía de Correos de la isla Floreana y, después de caminar unas pocas docenas de metros por la playa de arena, llegan al barril de madera repleto de postales y cartas dejadas por visitantes anteriores. Examinan las cartas en busca de direcciones que se encuentren a una distancia de entrega cercana a sus hogares y las recogen. Las cartas no tienen sellos, por lo que deben entregarse personalmente, aunque ocasionalmente quienes recogen las cartas ponen un sello y las envían por correo. Estos carteros ambulantes también dejan sus propios mensajes para que otros los recojan.

oficina de correos en un barril en Floreana

Imagen: El barril en Post Office Bay, Isla Floreana. Las postales se dejan aquí y las recogen otras personas que las acercan a su destino, ¡a veces!

Pero la Isla Floreana es mucho más que solo el buzón de correos.

El hundimiento del Essex

En 1820 un barco ballenero estadounidense llamado Essex tocó tierra en la isla Floreana para realizar reparaciones y reabastecer sus suministros de alimentos. Capturaron unas 60 tortugas gigantes para complementar las 300 que ya tenían en bodega, que habían capturado en otra isla de Galápagos.

Un día, mientras otros iban a buscar tortugas para atrapar, uno de los marineros prendió fuego a un matorral a modo de broma. Era el apogeo de la estación seca y el fuego pronto se escapó de control, rodeando a los cazadores de tortugas y obligándolos a correr entre las llamas. Cuando los hombres regresaron al Essex, casi toda la isla estaba en llamas.

Muchos años después, cuando uno de los marineros, un joven grumete en ese momento, llamado Thomas Nickerson, quien más tarde publicó un relato del hundimiento del Essex, regresó a la isla Floreana, encontró un ennegrecido terreno baldío donde "desde entonces no han aparecido árboles, arbustos ni hierba".

"No se puede hacer una estimación de la destrucción causada a la creación animal por este incendio", escribió. "Debieron haber sido destruidos miles y miles de tortugas acuáticas, pájaros, lagartos y serpientes y probablemente se quemaron hasta que volvió a llegar la temporada de lluvias".

Cuando Charles Darwin visitó la isla quince años después, la vida había vuelto a surgir en la isla, pero no había señales de la tortuga gigante nativa porque los balleneros y piratas la habían cazado hasta su extinción. Para entonces, Ecuador se había anexado la isla y la había convertido en una colonia penal, lo que devastó aún más la vida en la isla.

ilustración de Moby-DickImagen derecha: Una ilustración de Rockwell Kent que apareció en una edición especial de "Moby-Dick" publicada en 1930.

Mientras tanto, el Essex, después de abandonar la humeante isla Floreana, fue en busca de nuevos cotos de caza en el Pacífico Sur, donde un enorme cachalote hizo justicia poética: embistió el barco repetidamente hasta que se rompió en pedazos y se hundió. La tripulación superviviente flotó en mar abierto durante un mes y llegó a una isla deshabitada, donde se atiborraron de todas las aves, cangrejos, huevos y hierba pimienta disponibles. Cuando se agotaron los recursos de la isla, los náufragos zarparon nuevamente. Sólo tres decidieron quedarse atrás.

Durante meses, diecisiete marineros vagaron impotentes en botes salvavidas. La comida que habían almacenado antes de partir se había agotado hacía mucho, y uno a uno los hombres comenzaron a morir. Finalmente, comenzaron a consumir los cuerpos de sus compañeros muertos para mantenerse con vida. Cuando eso también desapareció, los hombres recurrieron a echar pajitas para determinar quién se convertía en alimento para el resto. Luego volvieron a echar suertes para decidir quién mataría a esa persona.

De los veinte hombres originales, sólo ocho sobrevivieron a la terrible experiencia, incluidos los tres que optaron por quedarse en la isla. Cuando fueron rescatados tres meses después, siete marineros habían sido consumidos. La legendaria novela de Herman Melville, Moby-Dick, está parcialmente inspirada en la historia del encuentro del Essex con el cachalote.

El lio amoroso de Galápagos

Más de un siglo después, en 1929, un médico alemán llamado Frederick Ritter y su amante Dore Strauch llegaron a la isla Floreana para establecerse tal como lo hicieron los primeros pioneros europeos en América del Norte y otros lugares. Su historia fue ampliamente cubierta en la prensa, animando a muchos otros a seguirles.

Friedrich Ritter y Dore Strauch

Imagen: Friedrich Ritter y Dore Strauch en su casa de la isla Floreana.

En 1932 llegaron Heinz y Margret Wittmer con su hijo Harry, y poco después nació allí su hijo Rolf, convirtiéndose en el primer ciudadano de Galápagos. Más tarde, ese mismo año, llegó la autodenominada "baronesa" Eloise von Wagner Bosquet. Trajo consigo a sus dos amantes, Robert Philippson y Rudolf Lorenz, y a un sirviente ecuatoriano. Anunció su plan de construir un hotel de lujo, lo que horrorizó al médico y a los Wittmer, quienes disfrutaban del solitario estilo de vida.

baronesa Eloise von Wagner Bosquet

Imagen: La baronesa Eloise von Wagner Bosquet.

La baronesa buscaba atención, trotaba por la isla vestida con un diminuto vestido y saludaba a cada barco que pasaba con elaboradas historias fantásticas. Llevaba un látigo y una pistola con la que le gustaba apuntar a cualquiera que le desagradara. Hablaba mal de los otros colonos y, a veces, incluso les robaba sus cosas. Pero a los visitantes parecía gustarles (después de todo, era una mujer atractiva) y los yates hacían todo lo posible para recibirla.

la baronesa y sus dos amantes

Imagen: La baronesa y sus dos amantes.

Entonces, un día de 1934, la baronesa y Philippson desaparecieron. Los Wittmer y Lorenz afirmaron que la baronesa y Philippson se fueron a Tahití con sus amigos. Pero la historia no se sostenía ya que la baronesa había dejado atrás la mayoría de sus posesiones, y ni Frederick Ritter ni Dore Strauch informaron haber visto ningún yate visitante que pudiera habérselos llevado.

Rudolph Lorenz cerca del buzón de correos

Imagen: Rudolph Lorenz cerca del buzón de correos en Post Office Bay, antes de la desaparición de la baronesa. Crédito de la foto: Archivos de la Institución Smithsonian

Poco después, Lorenz, que durante algún tiempo había perdido el favor de la baronesa y había discutido frecuentemente con Philippson, se mostró sospechosamente ansioso de regresar a Alemania. Partió apresuradamente hacia la isla de San Cristóbal, pero su embarcación desapareció. Sus restos momificados fueron descubiertos meses después en la isla Marchena arrastrados a la costa junto con su barco.

Los extraños acontecimientos no terminaron ahí. En noviembre del mismo año, el Dr. Ritter murió, aparentemente por intoxicación alimentaria debido a que comió un pollo en mal estado de conservación. Esto es extraño porque Ritter era vegetariano. Según Margret Wittmer, antes de morir, Ritter contó que Strauch lo había envenenado, aunque Strauch negó la acusación. Regresó a Alemania dejando a los Wittmer como únicos residentes de la isla Floreana.

Dore Strauch y Friedrich Ritter

Imagen: Dore Strauch y Friedrich Ritter.

Los Wittmer vivieron en la isla durante muchos años y se hicieron ricos años más tarde cuando floreció el turismo en Galápagos, llegando incluso a abrir un hotel. Sus descendientes todavía poseen allí valiosas tierras y negocios.

familia Wittmer

Imagen: Heinz Wittmer, el bebé Rolf, su hijo Harry y su esposa Margaret Wittmer.

Tanto Dore Strauch como Margret Wittmer escribieron libros que describen sus experiencias y las dificultades como primeros colonos, así como su propia interpretación de las misteriosas muertes y desapariciones en esta remota isla tropical. Las sórdidas historias del "affair Galápagos" también han sido contadas y recontadas innumerables veces por historiadores y hay al menos un documental sobre el tema.

Hoy en día, la Isla Floreana tiene una población permanente de aproximadamente cien personas que viven en el único pueblo de la isla, Puerto Velasco Ibarra, en el lado noroeste de la isla. Aquí se encuentra el hotel de la familia Wittmer.

Etiquetas: Isla FloreanaGalápagos

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo