updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

"Tres americanos muertos", Buna Beach, 1943

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Tres americanos muertos, Buna Beach, 1943

LIFE recuerda la icónica foto de George Strock, la primera publicada de muertos americanos en la II Guerra Mundial

Guadalcanal. Iwo Jima. Saipan. Estos nombres, y otros del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, sirven como una especie de brutal abreviatura de escenas de indescriptible carnicería y, a veces, de inconmensurable valor.

Pero por razones perdidas por las décadas, se han olvidado en gran parte un sinnúmero de otras batallas cruciales en el Pacífico por la mayor parte del mundo - incluso a medida que se recuerdan y se conmemoran por el número cada vez menor de los que siguen vivos que lucharon en ellas, y por aquellos que perdieron en la guerra esposos, hermanos, padres y amigos. La larga, larga, campaña de tres años y medio de Nueva Guinea, por ejemplo, presenció decenas de combates sangrientos y estratégicamente vitales como cualesquiera otros que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial, pero los nombres y lugares de muchas de esas batallas no son recordados por el público en general.

LIFE.com, en un magnífico reportaje fotográfico, recuerda una de esas batallas cruciales, la Batalla de Buna-Gona, a través de fotografías realizadas por el maestro fotoperiodista George Strock - entre ellas una de las más famosas e influyentes fotografías jamás tomadas en cualquier guerra, en cualquier lugar: la inquietante imagen de tres estadounidenses muertos medio enterrados en la arena en un lugar llamado Buna Beach.

¿Cuál es, en última instancia, lo notable acerca de la imagen de Strock? Más allá de su excelente técnica y su gran tranquilidad, es que cuando se publicó en la revista LIFE en septiembre de 1943, fue la primera vez que había aparecido una fotografía que representaba a los soldados estadounidenses muertos en cualquier publicación estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. La historia detrás de cómo llegó a publicarse la fotografía, por su parte, dice mucho de la talla nacional de la revista LIFE durante la guerra, y la tensa relación que siempre existe (y, de una manera elemental, siempre debe existir) entre periodistas y funcionarios del gobierno.

Tres americanos muertos, reportaje de George Strock

La versión corta de la historia es la siguiente:

Meses después de Strock hiciese su icónica foto, los editores de LIFE interpelaron a los censores militares del gobierno estadounidense para que la revista pudiese publicar esa fotografía. La preocupación, entre algunos en LIFE y ciertamente muchos en el gobierno, era que los estadounidenses estaban complacientes con una guerra que estaba lejos de terminar y en la que una victoria aliada estaba lejos de ser segura. Con 25 años de edad, un corresponsal de LIFE en Washington llamado Cal Whipple se negó a aceptar un no por respuesta por parte de los censores y - según sus propias palabras en un libro de memorias escrito por su familia años más tarde - que "pasó del capitán del Ejército, al comandante, al coronel, al general, hasta que terminó viendo al cargo de Secretario Adjunto del Cuerpo Aéreo, quien decidió, "esto tiene que ir a la Casa Blanca".

El 20 de septiembre 1943 la revista LIFE publicó por primera vez la foto de Strock (y a la que se dio una página completa), los editores de la revista hicieron caso a los lectores de LIFE para la publicación de la imagen - incluso si se pasó la mayor parte de un año para llevar a los censores y al mismo presidente Franklin Roosevelt en su forma de pensar:

Aquí se encuentran tres estadounidenses [comenzaba el editorial].

¿Qué diremos de ellos? ¿Diremos que esta es una visión noble? ¿Diremos que esta es una buena cosa, que deben dar su vida por su país?

¿O debemos decir que esto es demasiado horrible para mirar?

¿Por qué imprimir esta imagen, de todos modos, de tres muchachos estadounidenses muertos en una playa del extranjero? ¿Es para lastimar a la gente? ¿Para ser morbosos?

Esas no son las razones.

La razón es que las palabras nunca son suficientes. El ojo ve. La mente sabe. El corazón siente. Pero las palabras no existen para hacernos ver, o no saben o sienten lo que es, lo que realmente sucede. Las palabras no son las adecuadas...

La razón es la impresión de que ahora, la semana pasada, el presidente Roosevelt y el [Director de la Oficina de Información de Guerra] Elmer Davis y el Departamento de Guerra decidieron que el pueblo estadounidense debería ser capaz de ver a sus propios hijos, los que quedan en la batalla; venir directamente y sin palabras ante la presencia de sus propios muertos.

Y así que aquí está. Esta es la realidad que se esconde detrás de los nombres que vienen a descansar por fin en los monumentos en las frondosas plazas de las ciudades americanas ocupadas.

Hay mucho, mucho más en el editorial, que incluye una gran cantidad de retórica patriótica acerca de Estados Unidos como símbolo de la libertad, un himno a un arquetipo de "valiente mujer de pelo gris", pastel de manzana horneado y, siempre, la imagen de "nuestros muchachos, nacidos de nuestras mujeres, criados en nuestras escuelas, criados para nuestros horizontes..."

Gran parte del lenguaje se siente extrañamente pomposo hoy. Pero dada la seriedad del editorial y la convicción - evidente en cada línea - se debió haber hecho lo correcto con la publicación de la foto de Strock y nos recuerda que, hace 70 años, los hombres y las mujeres todavía creían que una sola fotografía puede marcar la diferencia. Y ¿quién puede decir que, al final, esa fotografía de Strock, y la insistencia de LIFE en publicarla, no hicieron exactamente eso?

Puedes ver las 35 fotos del reportaje en: Behind the Picture: ‘Three Dead Americans,’ Buna Beach, 1943