updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Cómo pudo Moisés separar las aguas del Mar Rojo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

separacion-aguas-mar-rojo-moises

Las mareas habrían encajado muy bien en un plan pensado por Moisés

"Exodus: Gods and Kings (Éxodo: Dioses y Reyes) de Ridley Scott, que se estrenó en este pasado viernes 5 de diciembre incluye, por supuesto, el más famoso de todos los milagros bíblicos: la separación de las aguas del Mar Rojo. Pero su escena se ve muy diferente del clásico de Cecil B. DeMille de 1956 "Los Diez Mandamientos".

En la película anterior, Charlton Heston como Moisés separó las aguas del mar en dos enormes muros de agua, entre los cuales los hijos de Israel cruzaron a la orilla opuesta por un fondo marino temporalmente seco. Los carros del ejército del Faraón que los perseguían se hundieron cuando Moisés dio luz verde para que las aguas retornasen.

Exodus: Gods and KingsEl Sr. Scott ha dicho que su nueva versión de la historia tiene una explicación más realista y natural de lo que pasó y no dependerá de que Moisés pida la milagrosa intervención de Dios. Él ha decidido "abrir" las aguas como resultado de un tsunami causado por un terremoto. Antes de que ocurra un tsunami, las aguas costeras a menudo se retiran, dejando el fondo del mar seco antes de que llegue la ola gigante.

Pero también hay problemas con esta versión de la historia. El período durante el cual las aguas costeras retroceden ante un tsunami por lo general dura sólo 10 o 20 minutos, demasiado poco tiempo para que todos los hijos de Israel atravesaran el lecho marino temporalmente seco. Además, no habría habido manera de que Moisés supiese que iban a suceder el terremoto y el tsunami, a menos que Dios se lo dijera. Eso está bien, pero entonces la historia hubiera conservado algún elemento del milagro.

Hay una mejor explicación natural de cómo podría haber sido abierto un camino temporal a través del Mar Rojo. Se trata de la marea, un fenómeno natural que habría encajado muy bien en un plan perfectamente pensado por Moisés, porque Moisés habría sido capaz de predecir cuándo sucedería.

En algunos lugares del mundo la marea puede dejar el fondo del mar seco durante horas para luego volver a inundarlo. De hecho, en 1798, Napoleón Bonaparte y un pequeño grupo de soldados a caballo estaban cruzando el Golfo de Suez, en el extremo norte del Mar Rojo, aproximadamente donde Moisés y los israelitas se dice que lo atravesaron. En una extensión de kilómetro y medio del fondo del mar seco la marea entró corriendo de repente, casi ahogándolos.

En el relato bíblico, los hijos de Israel estaban acampados en la orilla occidental del Golfo de Suez cuando observaron en la distancia las nubes de polvo levantadas por los carros del Faraón. Los israelitas estaban ahora atrapados entre el ejército del faraón y el Mar Rojo. Las nubes de polvo, sin embargo, eran probablemente un signo importante para Moisés; tendrían que haberle permitido calcular qué tan pronto llegaría a la costa el ejército del Faraón.

En sus primeros años Moisés había vivido cerca del desierto y sabía donde cruzaban el Mar Rojo las caravanas durante la marea baja. Él sabía por el cielo de la noche y los antiguos métodos de predicción de mareas, basándose en dónde estaba la luna en lo alto y lo llena que era. El Faraón y sus consejeros, por el contrario, vivían a lo largo del río Nilo, que está conectado a un mar Mediterráneo casi sin mareas. Probablemente tenían poco conocimiento de las mareas del Mar Rojo y lo peligrosas que podían ser.

Sabiendo cuándo se produciría la marea baja, el tiempo que el fondo del mar se mantendrá seco, y cuando se elevarían las aguas de nuevo, Moisés pudo planear el escape de los israelitas. La elección de una luna llena para cruzar les habría dado un mayor rango de marea, es decir, la marea baja habría sido mucho menor y el fondo del mar se habría quedado seco por más tiempo, dando a los israelitas más tiempo para cruzar. La marea alta también habría sido mayor y por lo tanto mejor para sumergir al ejército del Faraón que les perseguía.

El tiempo hubiera sido crucial. El último de los israelitas tuvo que cruzar el fondo del mar seco justo antes de que volviese la marea, tentando a los carros del ejército del Faraón a exponerse al fondo del mar, donde se ahogarían cuando volviesen las aguas de la marea. Si pensaba que los carros llegaran antes de que la marea volviese a subir, Moisés pudo haber previsto algún tipo de retraso en la táctica. Por el contrario, si esperaba que los carros llegasen después de que la marea volviese a subir, él podría haber conseguido que cruzaran los israelitas y luego, en la próxima marea baja, posteriormente enviar a algunos de sus mejores subditos al fondo del mar temporalmente seco para atraer a los carros del Faraón que los perseguían.viento en el Mar Rojo ayuda a las mareas

La Biblia menciona un fuerte viento del este que sopló toda la noche y apartó las aguas. La física del océano nos dice que el viento que sopla sobre un canal poco profundo empuja hacia atrás más agua que un viento que sopla sobre un canal de agua profunda. Si el viento sopló por una fortuita casualidad antes de que los israelitas cruzaran el Mar Rojo, habría tenido más efecto en la marea baja que en cualquier otro momento, descubriendo aún más el fondo del mar.

Viendo tales cosas, seguramente durante siglos se habrían achacado a la intervención divina y, como se volvió a contar en la historia del Éxodo, ese aspecto habría eclipsado una planificación cuidadosa de Moisés para aprovechar la marea baja. Pero Moisés no pudo haber predicho el viento repentinamente beneficioso, por lo que no podría haber basado su plan sobre el mismo. Su tiempo tenía que estar basado en una predicción de mareas.

Cuando Napoleón y sus fuerzas casi se ahogaron en 1798 en el extremo norte del Golfo de Suez, el agua normalmente se eleva de 5 a 6 pies en marea alta (y hasta 9 o 10 pies con el viento soplando en la dirección correcta). Pero no hay evidencia de que el nivel del mar fuese más alto en tiempos de Moisés. Como resultado, el Golfo de Suez se habría extendido más al norte y tenía una amplitud de marea más grande. Si ese era el caso, la verdadera historia de la travesía de los israelitas no habría necesitado mucha exageración para incluir muros de agua estrellándose en los perseguidores egipcios.

Una prueba más que vale la pena citar. Pues resulta que, mi sugerencia, de que Moisés pudo haber planeado cruzar el Mar Rojo durante la marea baja no es del todo nueva. El antiguo escritor Eusebius de Caesarea (263-339 dC) cita dos versiones de la historia de la travesía del Mar Rojo como relatadas por el historiador helenístico Artapanus (80-40 aC). Una versión, contada por la gente de Heliópolis, es similar a la que se cuenta en la Biblia. Pero en la segunda versión, contada por la gente de Memphis, "Moisés está familiarizado con el país, esperó a la marea y llevó al pueblo a través del mar seco".

Si Moisés estaba de hecho involucrado en la bajada de la marea del Mar Rojo, tenemos que calificarla como la predicción de mareas más dramática y trascendental de la historia.