updated 10:27 PM CEST, Sep 30, 2016

Famoso "Agujero azul" de Belice revela las claves de la desaparición de los mayas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

agujero azul de Belice

La antigua civilización maya colapsó debido a una sequía de un siglo de duración

Los minerales extraídos de la famosa cueva submarina de Belice, conocida como el Agujero azul, así como de lagunas cercanas, muestran que entre el 800 dC y el 900 dC se produjo una sequía extrema, justo cuando se desintegró la civilización maya. Después que las lluvias volvieron los mayas se trasladaron al norte, pero desaparecieron de nuevo unos siglos más tarde y la desaparición se produjo al mismo tiempo que otro período de sequía, revelan los sedimentos.

Aunque los resultados no son los primeros en vincular una sequía a la desaparición de la cultura maya, los nuevos resultados refuerzan el argumento de que los períodos secos fueron realmente los culpables. Eso es debido a que los datos proceden de varios lugares en una región central hasta el corazón maya, dijo el coautor del estudio André Droxler, un científico de la Tierra en la Universidad Rice.

Auge y declive

templo maya de TikalDel aC 700 al aC 300, la civilización maya floreció en la península del Yucatán. Estos antiguos mesoamericanos construyeron impresionantes pirámides, dominaron la astronomía y desarrollaron tanto un sistema de escritura jeroglífica como un calendario del sistema, que es famoso por supuestamente predecir que el mundo terminaría en 2012.

Pero en los siglos después de 700 dC se desaceleraron las actividades de construcción de la civilización y la cultura disminuyó por la guerra y la anarquía. Los historiadores han relacionado especulativamente esa disminución con todo, desde el miedo de la antigua sociedad a espíritus malévolos a la deforestación completa para dar paso a las tierras de cultivo hasta la pérdida de alimentos favoritos, como el ciervo Tikal.

La evidencia de una sequía ha ido creciendo en los últimos años: Desde al menos 1995 los científicos han estado buscando más de cerca los efectos de la sequía. Un estudio de 2012 en la revista Science analizó una estalagmita de 2.000 años de edad de una cueva en el sur de Belice y encontró que fuertes disminuciones en las precipitaciones coincidieron con períodos de disminución de la cultura. Pero como los datos provenían de una sola cueva, era difícil saber lo que significaba y hacer predicciones para el área en su conjunto, dijo Droxler.

El principal impulsor de esta sequía se cree que fue un cambio en la zona de convergencia intertropical (ZCIT), un sistema meteorológico que generalmente vierte agua en las regiones tropicales del mundo, mientras que se secan los subtrópicos. Durante los veranos, la ZCIT regó la península del Yucatán con la lluvia, pero el sistema se desplaza más al sur en el invierno. Muchos científicos han sugerido que durante la decadencia maya este sistema monzónico pudo haberse perdido en la península de Yucatán en conjunto.

Historia profunda

agujero azul de BelicePara buscar signos de la sequía el equipo perforó núcleos de sedimentos en laguna del Faro el Agujero azul, así como en lagunas de arrecife. Las lagunas están rodeadas por todos lados por gruesos muros de arrecifes de coral. Durante las tormentas o períodos más húmedos, el exceso de agua se escurre de los ríos y arroyos, desbordando los muros de contención, y se deposita en una delgada capa en la parte superior de la laguna. A partir de ahí, todos los sedimentos de estas corrientes se depositan en el fondo de la laguna, acumulándose en la parte superior de otra y dejando un registro cronológico del clima histórico.

"Es como un gran cubo. Es una trampa de sedimentos", dijo Droxler Live Science.

Droxler y sus colegas analizaron la composición química de los núcleos, en particular la relación de titanio y aluminio. Cuando caen las lluvias carcomen las rocas volcánicas de la región, que contienen titanio. Entonces el titanio libre es llevado por la corriente de los arroyos que llegan hasta el mar. Así, relativamente bajas proporciones de titanio al aluminio corresponden a períodos con menos lluvias, dijo Droxler.

El equipo encontró que durante el período entre los años 800 dC y 1000 dC, cuando se derrumbó la civilización maya, había sólo uno o dos ciclones tropicales cada dos décadas, en contraposición a lo habitual de cinco o seis. Después de eso, los mayas se trasladaron al norte, construyendo en sitios como Chichén Itzá, en lo que hoy es México.

Pero los nuevos resultados también encontraron que entre el año 1000 y el año 1100, durante el apogeo de la Pequeña Edad de Hielo, golpeó otra gran sequía. Este período coincide con la caída de Chichén Itzá.

Los hallazgos refuerzan el argumento de que la sequía ayudó a marcar el comienzo de la larga decadencia de la cultura maya.

"Cuando tienes grandes sequías, comenzarán a producirse hambrunas y disturbios", dijo Droxler.