updated 7:03 PM CEST, Sep 26, 2016

España tenía previsto 'invadir' Australia en 1793 con una armada de 100 buques

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

flota española  en 1790

El rey Carlos IV estaba preocupado por la amenaza de la colonia británica en Australia a los intereses del Pacífico de España y planeó un ataque en la década de 1790, de acuerdo con documentos de la Armada Española

España planeó atacar la nueva colonia británica en Australia con una armada de 100 buques como parte de una operación diseñada para "llevar la lucha con los británicos al Pacífico", de acuerdo con documentos de archivo recién descubiertos.

Los documentos, descubiertos en los archivos de la marina española, revelan que el rey Carlos IV aprobó la operación después que una expedición española llegase a Sydney en 1793, apenas cinco años después del establecimiento de la colonia británica.

A medida que las potencias imperiales europeas luchaban por la supremacía del Pacífico, la invasión española tenía por objeto garantizar que la colonia del sur no sería utilizada por los británicos para causar "mucho daño" a los intereses coloniales de España en América central y del sur y las Filipinas.

Inglaterra coloniza AustraliaLos documentos encontrados por Chris Maxworthy, de la Asociación Australiana para la Historia Marítima, mostraron que España pretendía probar un nuevo tipo de cañón "pez gordo" que involucraba disparos "al rojo" que podrían incendiar naves o edificios. "El plan era atacar Sydney desde las colonias españolas en América del Sur, con una flota de 100 barcos de tamaño medio, armados con cañones y 'hot shot' (al rojo)", dijo a The Australian Financial Review.

"El objetivo era la rendición total por los británicos y su expulsión de la masa de tierra de Australia... El efecto de los disparos "al rojo" sería no sólo para impactar objetivos en tierra, sino también crear varios incendios en Sydney en los edificios de madera de la época, sobre todo si se produjera el plan durante los calurosos meses de verano".

Desde hace tiempo se sabe que los holandeses y los franceses habían codiciado el territorio en el Pacífico sur y enviado numerosos viajes a Australia, a pesar de que los planes para asentar una colonia allí aparentemente fueron abandonados debido a la creencia de que la tierra no era adecuada.

expedición Malaspina

El plan español siguió a una expedición dirigida por el comandante naval Alejandro Malaspina, quien informó a su gobierno en la década de 1790 que el transporte de Gran Bretaña de condenados a la colonia de Australia no era más que "un medio y no el objeto de la empresa" y que Gran Bretaña planeaba controlar el territorio y utilizarlo con fines comerciales y el descubrimiento de recursos.

Alejandro MalaspinaMalaspina advirtió al rey que Gran Bretaña podría utilizar la colonia como una base para lanzar un ataque contra los militares españoles que implicaría "dos o tres mil condenados náufragos".

Los documentos de archivo muestran que José de Bustamante y Guerra, el segundo comandante de la expedición española, propuso posteriormente al rey Carlos IV y sus ministros una invasión de la colonia. El gobierno envió a Bustamante a un nuevo puesto militar en Montevideo en Uruguay y comenzó a construir una pequeña flota de naves de ataque.

"A medida que era comandante naval del ejército, Bustamante estaba encargado de defender tanto América del Sur de una invasión británica anticipada como llevar la lucha con los británicos en el Pacífico", dijo el Sr. Maxworthy.

Los historiadores dicen que incluso si España se hubiese apoderado de la colonia, se habría recuperado rápidamente por Gran Bretaña, que tenía un ejército fuerte y habría sido reacia a ceder su interés comercial en el control del sur del continente. En cualquier caso, el plan español fue finalmente aplazado y luego, al parecer, abandonado.

John West-Sooby, un experto en antiguos viajes australianos, dijo que los nuevos hallazgos archivísticos demostraron que España estaba profundamente preocupada por la amenaza estratégica de la colonia británica y "tenía la intención de atacar primero".

"La irritación de Madrid con respecto a las 'incursiones' británicas en el Pacífico durante el siglo XVIII es bien conocida, pero esto confirma la actitud belicosa de los españoles", dijo a The Australian Financial Review.