updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Jeanne Villepreux-Power, la madre de los acuarios modernos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Argonauta argo

Fue una de las principales investigadoras de cefalópodos de su tiempo

Hay unos 3 millones de naufragios esparcidos por el fondo del océano, ha estimado la UNESCO, y la mayoría de ellos todavía están esperando a ser encontrados. Uno de esos barcos, que se hundió frente a las costas francesas en 1843, fue un tesoro perdido para la ciencia ya que transportaba la mayoría de las ponencias y el equipo de investigación de Jeanne Villepreux-Power, que fue una de las principales investigadoras de cefalópodos de su tiempo.

Jeanne Villepreux nació en 1794 en Juillac, un pueblo rural en el suroeste de Francia. Cuando tenía 17 o 18 (dependiendo de la historia que se lea), se fue a París, donde trabajó como costurera. Ella debió haber sido muy buena porque bordó el vestido de la princesa italiana Marie-Caroline, la duquesa de Berry, para su boda con el sobrino del rey francés.

En la boda, Villepreux conoció a James Power, un rico comerciante de la isla caribeña de Dominica, que entonces vivía en Sicilia. Dos años más tarde, Villepreux se trasladó a Sicilia y se casó con Power, y la pareja se instaló en Messina.

Jeanne Villepreux-PowerAllí, "Jeanne se convirtió en una dama ociosa", escribe Helen Scales en su último libro Spirals in Time (Espirales del Tiempo). "Ya no cosía o bordaba vestidos para ganarse la vida, y no continuó con tales actividades gentiles para mantenerse ocupada... En cambio, se arremangó y se convirtió en una científica".

Durante las siguientes dos décadas, Villepreux-Power estudió la fauna de la isla, mantuvo correspondencia con los mejores naturalistas de la época y, finalmente, escribió dos guías de Sicilia. "Muy por delante de su tiempo", escribe Scales, "se le ocurrió la idea de repoblar los ríos sobreexplotados con peces y cangrejos de río". También documentó el uso de herramientas por el Octopus vulgaris, describiendo cómo el animal podía utilizar piedras para abrir conchas de Pinna nobilis.

Su trabajo más significativo de cefalópodos fue con el Argonauta argo, el nautilus de papel. Algunos científicos pensaban que esta especie robaba sus conchas de otros animales, pero Villepreux-Power mostró a través de una serie de experimentos que el nautilus de papel en realidad segrega su propio material para construir la concha. Eso permite a la criatura agrandar su caparazón a medida que crece y reparar la cubierta si se rompe (o viene un científico y rompe una pieza). Y para hacer estos estudios Villepreux-Power tuvo primero que inventar el acuario moderno.

"A pesar de la veracidad de sus hallazgos fueron negados por algunos, pero defendidos por Sir Richard Owen, fundador del Museo Británico de Historia Natural, que presentó sus resultados a la Sociedad Zoológica de Londres", señalan el 11 de mayo Louise Allcock de la Universidad de Irlanda Galway y colegas en la revista Journal of Natural History (The role of female cephalopod researchers: past and present).

En 1843, Villepreux-Power y su esposo decidieron mudarse a Londres y luego a París. Viajaron por tierra y enviaron la mayor parte de sus pertenencias en barco. Pero el barco encontró una tormenta y se hundió, llevándose con él la mayor parte de los artículos científicos y equipos de investigación de Villepreux-Power. Este es "el tipo de desastre romántico que rara vez afecta a los científicos hoy en día, pero tal vez es un recordatorio para hacer frecuentes copias de seguridad de los datos", escribe Scales.

manuscrito de Jeanne Villepreux-Power

Debido a que Villepreux-Power se escribía regularmente con otros renombrados naturalistas de su tiempo, toda su investigación no estaba perdida. Pero el naufragio puede explicar por qué hay tan pocos trabajos científicos publicados bajo su nombre, escribió el equipo de Allcock. Sin embargo, Villepreux-Power tuvo un impacto significativo en su campo, incluyendo ser nombrada como la madre de los acuarios por Sir Richard Owen.