updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

En 1844 Filipinas se saltó un día

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

amanecer en Filipinas

Tardó décadas que el resto del mundo se diese cuenta del cambio de fecha

Una de las maravillas de la civilización moderna es que, en su mayor parte, los seres humanos en todo el mundo se han puesto de acuerdo en un sistema para contar los días y las horas. Este es un desarrollo reciente. Mientras que las personas se han basado generalmente en los ciclos de la Luna, la Tierra y el Sol para medir el tiempo, se han utilizado al menos 80 calendarios diferentes, algunos más estrechamente alineados que otros.

Y ningún sistema es perfecto. El cronometrador más común, el calendario gregoriano, está lleno de excentricidades. Febrero es muy corto, meses aleatorias tienen 30 días, y la fórmula para los años bisiestos desafía la lógica (es mucho más complicado que "cada cuatro años"). Todo esto tiene que ver con el mantenimiento de Pascua en el lugar correcto; no hay ninguna buena razón, por otro lado, para la semana de siete días. Pero, sin embargo, el desordenado sistema es nuestro sistema, y ​​la mayor parte de la Tierra se ha comprometido a seguir con él.

Teniendo en cuenta todo esto, no nos saltamos un sólo un día.

mapa del sur de Filipinas en 1852

Pero en 1844 eso es exactamente lo que hizo Filipinas. El gobernador general en aquel tiempo, el bien llamado Narciso Clavería, declaró que el 1 de enero de 1845 vendría directamente después del 30 de diciembre de 1844. El 31 de diciembre de 1844 no ocurriría en las Filipinas.

El gobernador general tenía sus razones para esta decisión. Debido a la historia colonial de las islas, las Filipinas utilizaba la fecha hacia el este, la fecha americana. Sin embargo, al oeste de Filipinas, en Asia, la fecha estaba un poco por delante. Esta diferencia era el resultado de un endiablado principio de navegación, en el que los barcos ganan terreno o pierden tiempo, dependiendo en qué dirección van. El resultado práctico de que las Filipinas adoptara la fecha de los buques procedentes del este, como explican Avraham Ariel y Nora Ariel Berger en Trazado del Globo, fue que tenía una fecha diferente a la de sus pares geográficos orientados al oeste. "El domingo en Manila era lunes en Batavia (hoy Yakarta), a 1.700 millas al sur", escriben.

Por 1844 los patrones de comercio coloniales que habían puesto a las Filipinas en la fecha de América habían cambiado su comercio, y ahora se acercaban desde el oeste y tenía sentido cambiar a la fecha asiática. Para ponerse al día, Filipinas tuvo que saltarse un día. Esto fue mucho antes de que se estableciese oficialmente la línea de fecha internacional, y algunos cartógrafos no tenían idea de que las islas habían hecho el cambio. Durante décadas pusieron a las Filipinas en la fecha equivocada.

línea del calendario antes de 1845

Los países han cambiado su fecha internacional sólo unas pocas veces desde que en 1884 fue establecida la línea de fecha. En 1993 un atolón de las Islas Marshall se cambió a la parte asiática de la línea de fecha, saltándose un sábado de agosto. Y, más recientemente en 2011, Samoa y Tokelau hicieron el mismo cambio.

En realidad Samoa había cambiado antes una vez. En 1892, los socios comerciales estadounidenses convencieron al rey para voltear a su lado la línea de la fecha, y el país vivió en dos ocasiones el 4 de julio de 1892. Pero, 119 años después, había cambiado la geografía económica de la isla, y la mayoría de los negocios se estaban haciendo con Australia y Nueva Zelanda. Para dar el salto de nuevo a la fecha asiática Samoa y Tokelau se saltaron el 30 de diciembre de 2011.

Esta vez, a diferencia de las pobres Filipinas, el resto del mundo estuvo de acuerdo con su elección: si estás leyendo esto en España, ya es mañana en Filipinas.