Carne agusanada provocó un histórico motín

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

acorazado Potemkin y sello

Los hechos en el acorazado Potemkin inspiraron a muchos revolucionarios soviéticos

La vida a bordo de la Flota del Mar Negro de la Armada Imperial rusa durante la guerra ruso-japonesa fue dura. Pero no fue la estrechez o la disciplina brutal lo que provocaron que la tripulación a bordo del acorazado Potemkin iniciase una revuelta contra los oficiales al mando el 27 de junio 1905 - fue carne en mal estado.

A pesar de que la Flota del Mar Negro no participó en la guerra, las noticias de pérdidas rusas en el Lejano Oriente alimentó el descontento que ya se estaba gestando entre los marineros. Influenciados por el creciente malestar social entre la clase obrera y el campesinado de Rusia, muchos barcos hervían de sentimiento revolucionario. Líderes radicales habían estado planeando un motín coordinado en toda la flota, por lo que cuando observaron gusanos que se arrastraban en la carne destinada al rancho de la tripulación del Potemkin, Afanasi Matiushenko y su grupo de alrededor de 100 revolucionarios lo vieron como una llamada a la acción.

motín del acorazado Potemkin

Estimulado por los marineros, uno de los cocineros informó de la carne en mal estado. El comandante de la nave, Evgenii Golikov, desestimó todas las preocupaciones y ordenó que la carne fuese cocinada. La tripulación se negó a comer. El conflicto se intensificó cuando Golikov les ordenó comer o ser castigados, pero 25 marineros mantuvieron su postura negativa. Golikov pidió luego que fuese llevada a cubierta una lona impermeable y llamó a la guardia marina de la nave - una señal podía hacer un llamamiento a un pelotón de ejecución. Matiushenko no esperó a ver qué pasaba. "Coged fusiles y cartuchos, disparar a esos cerdos", gritó a sus seguidores, según algunas historias. El motín, más tarde aclamado por Vladimir Lenin como un "intento de formar el núcleo de un ejército revolucionario" y el "ensayo general" para la victoria de la Revolución Rusa de 1917, estaba en marcha.

Después de menos de una hora de lucha, murieron cinco oficiales, incluyendo Golikov. Un líder radical compañero de Matiushenko, Grigory Vakulenchuk, había recibido un disparo en la parte posterior de la cabeza y lo mató. Ahora con el control de la nave, los rebeldes navegaban a Odessa, un puerto del Mar Negro que había estado viendo su propia parte de las protestas contra el zar Nicolás II. Temprano al día siguiente, los amotinados llevaron a tierra el cuerpo de Vakulenchuk para obtener apoyo para su causa. Durante todo el día, la gente se acercó al pie de la escalera Richelieu, la gran escalera que actúa como la entrada formal a la ciudad desde el mar, a presentar sus respetos. Entonces la multitud empezó a inquietarse y siguió un violento enfrentamiento con las tropas zaristas.

escaleras en el puerto de Odessa

En los próximos días los radicales del Potemkin trataron de extender la revuelta a través de la Flota del Mar Negro y provocar motines en otros buques. Aunque tuvieron éxito en un caso - los marineros del Georgii Pobedonosets también derrocaron a sus oficiales, aunque de manera temporal - el éxito fue de corta duración. Después de unos días de vagar por el Mar Negro para recabar suministros y apoyo, y no encontrar ninguno, el Potemkin navegó hasta el puerto rumano de Constanta y se rindió el 25 de julio.

El motín del Potemkin llegó a ser recordado como "el prototipo de la explotación de clase y la rebelión de la clase baja", dice Donald J. Raleigh, director del Center for Slavic, Eurasian, and East European Studies de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

sello sobre el acorazado PotemkinCon los años, deseosos de explotar esa memoria, el estado soviético conmemoró la rebelión con seis ediciones de sellos. Mientras que cuatro de ellos - incluyendo el sello 1972 ofrecido aquí - representaban al barco, los otros dos imágenes fueron reproducidas en base a la película muda de 1925 de Sergei Eisenstein El acorazado Potemkin. Por encargo de la máquina de propaganda soviética para hacer el motín una leyenda revolucionaria, la película inspiró más de una generación de comunistas leales y fue nombrada la película más grande de todos los tiempos en la Exposición Universal de Bruselas de 1958.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar