updated 11:33 PM CEST, Oct 20, 2017

Hace 60 años, el primer aterrizaje en el Polo Sur abrió el camino para la ciencia antártica actual

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Hace 60 años, el primer aterrizaje en el Polo Sur abrió el camino para la ciencia antártica actual - 5.0 out of 5 based on 2 votes

El avión Que será será en el Polo Sur

Un avión de la Armada de Estados Unidos llegó en 1956 al Polo por primera vez en más de 40 años

El 31 de octubre de 1956 siete pilotos de la Armada de los Estados Unidos hicieron lo que muchos pensaban que era imposible... aterrizaron un avión por primera vez en la parte inferior del mundo.

El piloto, el capitán de corbeta Conrad C. "Gus" Shinn aterrizó el bimotor R4D-5 Skytrain apodado Que Será Será (si, en español), a las 8:34 pm hora local, patinando hasta detenerse a los 90 grados de latitud Sur. Las personas a bordo fueron los primeros en poner un pie en el Polo Sur desde la nefasta expedición de Robert Falcon Scott 44 años antes.

Con los motores en marcha para evitar el congelamiento, el Contralmirante de la marina de guerra, George J. Dufek, comandante de la Operación Deep Freeze, entró rápidamente en el terreno congelado y plantó las barras y estrellas en el Polo Sur.

Después de 49 minutos sobre el hielo, la tripulación abandonó el Polo Sur y regresó a lo que hoy es la estación McMurdo de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) estadounidense. El vuelo no sólo demostró que podría ser abastecida por aire una estación remota, sino que abrió el continente para el descubrimiento científico.

Shinn fue acompañado por seis hombres de la Marina, incluyendo al copiloto capitán William "Trigger" Hawkes, al capitán Douglas Cordiner y el Contralmirante George Dufek. El navegante John Swadener los dirigió al sur, J.P. Strider desempeñó como jefe de equipo, mientras que William Cumbie atendía la radio.

tripulación del avión Que será será en el Polo Sur"Estaba manteniendo mi mente en donde estábamos y la operación del avión porque había un montón de incógnitas desconocidas", dijo Shinn en una entrevista reciente con el Antarctic Sun.

Como uno de los pilotos más experimentados de la Marina que habían servido en la Operación Deep Freeze, Shinn había volado muchas misiones en todo el mundo y en la Antártida.

"He tenido mucha experiencia con muchos vuelos complicados, por lo que fue uno de ellos", dijo Shinn. "El tiempo era bueno, la aeronave estaba operando bien y era sólo otro de esos vuelos. Por supuesto que allí no hay nadie en la superficie para echarte una mano si se presentan problemas".

avión Que Será Será en el Polo SurTras el deslizamiento y la parada, Strider salió por las escaleras del avión, convirtiéndose en la 11ª persona y el primer estadounidense en poner un pie en el Polo Sur. Luego salieron al aire el almirante y dos capitanes, con menos de 60 grados (Fahrenheit) de temperatura, mientras que Shinn y la tripulación permanecieron en el avión y mantienían los motores en marcha. Ellos plantaron la bandera de los EEUU en el polo y establecieron un reflector de radar para guiar futuros vuelos. Después de unos 50 minutos, volvieron a subir a bordo del avión para regresar a la estación McMurdo, a más de 800 millas aéreas de distancia, estaba cumplida su misión para demostrar que eran posibles los vuelos hacia el Polo Sur.

Pero cuando Shinn aceleró los motores para el despegue, se sorprendió al descubrir que el avión no se movía. En la hora más o menos que habían estado en el polo, los esquís del avión se habían congelado por el hielo.

"Nos quedamos atascados como si se pusiera la mano en el congelador y se pegase", dijo Shinn. "No pensamos en eso".

Pensando rápido, Shinn comenzó a disparar los chorros de pequeños motores asistidos de cohete en el lado del avión para un empuje extra y desalojar los esquís. Después de encender los quince cohetes de los motores, el avión finalmente se liberó y el equipo fue capaz de volar a casa.

Seguirían muchos más vuelos, con los materiales de construcción y de carga necesarios para construir la primera de las tres estaciones de investigación que Estados Unidos construiría en el continente en los últimos años. Los vuelos también transportaron a científicos deseosos de hacer frente a este gran desconocido.

un vuelo actual al Polo Sur

Avance rápido de 60 años... Hoy la Estación del Polo Sur de la Fundación Nacional de Ciencias es sede ciencia de vanguardia a nivel mundial. Aviones vuelan rutinariamente hacia y desde la parte inferior del mundo llevando investigadores, instrumentos y otras cargas. Aquí, los científicos estudian la atmósfera de la tierra, los orígenes del universo e incluso las partículas subatómicas llamadas neutrinos esquivos - ninguno de los cuales habría sido posible si no hubiera sido por Gus Shinn y su equipo con su histórico primer aterrizaje en el Polo Sur.

estación Amundsen-Scott de la NSF

Créditos multimedia: National Science Foundation

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar