updated 11:50 AM CEST, Oct 19, 2017

Revolviendo el misterio del mortal 'tsunami de melaza'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tsunami de melaza en Boston 1919

En 1919 murieron en el puerto de Boston 21 personas en un extraño accidente

Un tanque que contenía millones de galones de melaza estalló en Boston en enero de 1919, matando a 21 personas y destruyendo edificios en el Extremo Norte de la ciudad.

"Un rugido amortiguado y sordo dio una advertencia instantánea antes de que la parte superior del tanque volara al aire", escribió en 1919 The New York Times (archivo PDF). "Dos millones de galones de melaza se precipitaron por las calles transformándose en una masa pegajosa con los restos de varios pequeños edificios que habían sido destrozados por la fuerza de la explosión".

"Fueron derrumbados vagones, carros y camiones de motor. Murieron varios caballos. La calle estaba cubierta de escombros entremezclados con melaza y se detuvo todo el tráfico".

Era enero. El lugar era Boston. Y cuando 2,3 millones de galones de melaza se escaparon de un gigantesco tanque de contención en el extremo norte de la ciudad, murieron 21 personas y cerca de 150 más resultaron heridas. La ola de jarabe - algunos reportes dijeron que tenía hasta 12 metros de altura - se precipitó a través del muelle, destruyendo edificios, volcando vehículos y empujando una casa de bomberos fuera de sus cimientos.

Durante los últimos 100 años nadie sabía a ciencia cierta por qué el derrame fue tan mortal.

tsunami de melaza en Boston 1919

Pero en una reunión de este mes de la American Physical Society, un equipo de científicos y estudiantes presentó lo que puede ser una pieza clave del centenario rompecabezas. Concluyeron que cuando un cargamento de melaza recién llegado del Caribe se encontró con el frío aire invernal de Massachusetts, las condiciones estaban maduras para que una calamidad cayese sobre la ciudad.

Al estudiar los efectos del frío en la melaza, los investigadores determinaron que el desastre podría ser más fatal en el invierno de lo que hubiera sido durante una estación más cálida. La melaza se movió lo suficientemente rápido como para cubrir varios bloques en cuestión de segundos y se engrosó en un pastel más duro a medida que se enfriaba, ralentizando la ola, pero también dificultando los esfuerzos de rescate.

"Era una cosa ridícula imaginar que se produjese un tsunami de melaza en el extremo norte de Boston, pero luego nos fijamos en las fotografías", dijo Shmuel M. Rubinstein, un profesor de Harvard cuyos alumnos investigaron el desastre.

tsunami de melaza en Boston 1919

Cuando la melaza llegó al puerto de Boston, se calentó sólo unos pocos grados. La temperatura más caliente la hizo menos viscosa y por lo tanto más fácil de transportar a un tanque de almacenamiento cerca del muelle.

Cuando el tanque estalló dos días después, la melaza todavía estaba probablemente a unos cuatro o cinco grados Celsius más caliente que el aire circundante, dijo Nicole Sharp, una ingeniera aeroespacial y experta en comunicaciones científicas que asesoró a los estudiantes de Harvard. (Ella publica la página web FYFD, a través de la cual explica los principios de la dinámica de fluidos a la gente fuera de la academia).

Los estudiantes realizaron experimentos en un refrigerador de pie para modelar cómo se comportaría el jarabe de maíz, base de la melaza, en temperaturas frías. Con esos datos en mano, aplicaron los resultados a una inundación a gran escala, proyectándola sobre un mapa del extremo norte de Boston. Sus resultados, dijo Sharp, generalmente coincidían con las historias de la época.

"El registro histórico dice que la ola inicial de melaza se movió a 35 millas por hora (56 km/h)", dijo Sharp, "lo cual suena exageradamente rápido".

"En ese momento la gente pensaba, inicialmente, que debía haber habido una explosión en el tanque lo que hizo que la melaza se moviese tan rápido", agregó. Pero después de que el equipo realizó los experimentos, dijo, descubrió que la melaza podría, de hecho, moverse a esa velocidad.

tanque de melaza en Boston 1919"Es un resultado interesante", dijo Sharp, "y es algo que no era posible en ese entonces. Nadie había calculado estas ecuaciones hasta décadas después del accidente".

Si el tanque hubiera estallado en un clima más cálido, habría "fluido más lejos, pero también más delgado", dijo Rubinstein.

Sin embargo, en el invierno, después de la explosión inicial - que duró entre 30 segundos y algunos minutos -, la temperatura más fría del aire exterior aumentó la viscosidad de la melaza, atrapando esencialmente a personas que no pudieron escapar de la ola.

Cerca de la mitad de las personas que perecieron "murieron básicamente porque estaban atascadas", dijo Rubinstein.

Un bombero que sobrevivió a la ola inicial logró mantenerse vivo durante casi dos horas mientras esperaba a ser rescatado, dijeron, pero se ahogó.

"Los hombres y las mujeres, con sus pies atrapados por la pegajosa masa, resbalaron y cayeron, y se ahogaron", escribió en 1968 The Boston Globe. "Los más fuertes trataron de salvar a otros, y muchos de ellos murieron por su heroísmo".

tsunami de melaza en Boston 1919

Nunca se ha sabido la causa exacta del fallo del tanque. El año pasado un equipo de ingenieros que utiliza métodos modernos para analizar los desastres centenarios culpó al depósito de acero mal diseñado.

Ronald Mayville, un ingeniero de estructuras que trabajó en ese estudio, dijo a The Boston Globe que las paredes del tanque eran por lo menos un 50 por ciento demasiado finas y estaban hechas de un tipo de acero que era demasiado frágil.

El proyecto de Harvard surgió de la clase del Sr. Rubinstein de Introducción a la dinámica de fluidos, que pide a los estudiantes crear un proyecto final. "Elegir un proyecto interesante y hacer un vídeo atractivo", les dijo.

El Sr. Rubinstein y la Sra. Sharp dijeron que desearían eventualmente diseñar un curso completo alrededor del desastre, donde los estudiantes podrían aplicar lo que aprenden en otras clases para comprender no sólo por qué la melaza se comportó de la manera en que lo hizo, sino los acontecimientos de ese día de 1919.

El desastre de la melaza de Boston, dijo Rubinstein, es "una hermosa historia para enseñar".

También te puede interesar: Enorme derrame de melaza devasta la vida marina en Honolulu

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar