En Sudáfrica el colonialismo fue escrito en piedra

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

galeón de Porterville

Una pintura ocre de un barco de principios del siglo XVIII sirve como un recordatorio visual del choque entre los pueblos indígenas y los colonos

En la base de un escarpado afloramiento cerca de la pequeña ciudad sudafricana de Porterville, cerca de Ciudad del Cabo, hay una pintura de un barco de madera. Son claramente visibles sus mástiles y aparejos, trazados sobre una superficie de roca alineada y ranurada.

Tres banderas ondean hacia la izquierda, una cuarta hacia la derecha. Esto sugiere que el artista no entendía completamente la tecnología de la navegación, una incongruencia que se puede explicar fácilmente.

Los arqueólogos creen que el barco representa un registro extremadamente raro de la actividad colonial invasora, pintado por alguien cuya tierra ancestral estaba siendo ocupada. Hoy, la pintura hace referencia a una era de conquista que tuvo consecuencias devastadoras para la población local.

Quienquiera que haya pintado el buque había caminado hacia el interior antes de dejar su huella: las bahías costeras más cercanas se encuentran a 100 kilómetros al oeste.

La pintura, llamada el galeón de Porterville, se encuentra en una de las áreas más ricas del arte en la roca de África meridional.

La accidentada y escarpada cordillera de 200 kilómetros al norte de Ciudad del Cabo, conocida como Cederberg, tiene varios miles de pinturas ocres en cantos rodados y cantos de piedra arenisca. Las imágenes registran las vidas y los rituales de los pueblos indígenas que habitaron el Cabo de Buena Esperanza durante cientos de generaciones antes de que los colonos europeos - primero de los Países Bajos y luego de Gran Bretaña - tomaran el control de la tierra.

pintura de Cederberg

Algunas pinturas encontradas cerca de Cederberg tienen más de 3.500 años, dejadas por antiguas sociedades de cazadores-recolectores. Representan animales, seres humanos y teriántropos - personas con características animales híbridas metamorfoseadas durante estados de trance. Los patrones geométricos, las huellas de manos y las pinturas de ovejas domésticas superponen algunas de estas imágenes, que se cree datan de la aparición de los pastores Khoi hace 2.000 años. La pintura naval marca un contacto histórico más reciente y dramático.

La Agencia de Recursos del Patrimonio de Sudáfrica (SAHRA) incorporó el cuadro en 2003 en un logotipo para su Servicio Nacional de Patrimonio Subacuático. En esa época, el gerente del SAHRA, John Gribble, escribió que la imagen, que fue especulativamente fechada a principios del siglo XVIII, es un "importante recordatorio gráfico de la reunión de los mundos marítimos precolonial y colonial".

colonización de Sudáfrica

John Parkington, profesor emérito de arqueología de la Universidad de Ciudad del Cabo, es más cauteloso sobre la procedencia del arte. "Es una pintura sobre una roca", dice. "Nunca se puede estar completamente seguro de quién la puso allí, y que no fue un bromista en los años sesenta. Pero es probable que la imagen sea auténtica: cerca hay pinturas mucho más antiguas, producidas con lo que parecen ser los mismos pigmentos de óxido de hierro".

Según Parkington, cuando fue pintado el barco las sociedades indígenas habían sido "arruinadas, destituidas de poder y desposeídas". "Las cosas habían cambiado dramáticamente para la gente local. Los colonos se expandían hacia el norte desde Ciudad del Cabo, reclamando un nuevo territorio. Muchos pastores comenzaron a trabajar para los rancheros blancos. Los cazadores-recolectores eran escasos. Si bien las antiguas tradiciones y lenguas probablemente existían aún, es dudoso que se hicieran muchas pinturas nuevas.

batalla de Shangani

Hay en Sudáfrica al menos cinco pinturas rupestres conocidas de barcos. De acuerdo con Parkington, el galeón de Porterville es el "más claro y más interesante". Otras pinturas rupestres de la época colonial muestran vagones, hombres fumando pipas de tabaco, y mujeres vestidas de tobillo. Estas imágenes marcan el final de un archivo visual que se extiende miles de años atrás. Los grupos Khoi y San fueron aniquilados en gran parte por la mitad del siglo XIX, engullidos y astillados por el desarrollo colonial.

Muchas personas murieron de viruela, un destino compartido por millones de pueblos indígenas del otro lado del Atlántico cuando fueron colonizadas las Américas. En Sudáfrica, fueron asesinadas aún más personas en incursiones sistemáticas a caballo por las milicias de colonos, un genocidio, según el historiador de Ciudad del Cabo Mohamed Adhikari y varios otros académicos y activistas.

"Fue un período de inmensa interrupción", dice Parkington. "No sabemos por qué el artista viajó a las montañas desde el mar, pero esta pintura es una prueba de que lo hicieron".

Desvaneciéndose lentamente, la imagen provoca preguntas que no pueden ser resueltas. ¿Quién la pintó? ¿Qué mensaje quería transmitir? Cuando apareció el barco cerca de la orilla con sus banderas ondulando, ¿qué vio el artista?

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar