Loading...
updated 5:10 PM CET, Dec 15, 2017

La isla del tesoro de 100 millones de libras

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La isla del tesoro de 100 millones de libras - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Bel Ombre en la Isla de Mahe, Seychelles

Esta es la verdadera historia de la búsqueda de dos hombres durante toda la vida

Según la leyenda, un tesoro de piratas que supuestamente vale 100 millones de libras está enterrado en una isla del Océano Índico

Aunque se cree que la región está llena de tesoros escondidos, se dice que este es el Santo Grial, el mayor botín del mundo. La historia, que se lee como un guión de Hollywood, ha sido transmitida a través de generaciones en las islas de Seychelles y La Reunión.

Aunque muchos han intentado -y fallado- localizar la recompensa, dos hombres han dedicado sus vidas a la búsqueda. Reginald Herbert Cruise-Wilkins, conocido localmente en la isla Mahé de Seychelles como el "hombre del tesoro", buscó la fortuna durante 27 años hasta su muerte en 1977. Su hijo John heredó el apodo y la búsqueda.

Reginald Herbert Cruise-Wilkins

Cuando conocí a John, inmediatamente ladró que llegaba media hora tarde. No esperaba una cálida bienvenida. John es perseguido constantemente por los escritores y los locales que lo detienen dondequiera que va preguntando si está buscando el tesoro enterrado.

Pero cuando me mostró lo que él cree que es el sitio del tesoro, y habló de las pistas y lo que había dejado de hacer, el hombre brusco se transformó en uno que no podía dejar de escuchar. Sus ojos brillaban y su sonrisa era contagiosa. Incluso después de todos estos años de búsqueda, él seguía siendo el héroe del libro de cuentos armado con su mochila y mapa del tesoro, tratando de reconstruir el rompecabezas. La suya es una historia de esperanza y de nunca rendirse, a pesar de las probabilidades.

John explicó que la fascinante historia del tesoro comenzó en 1716 cuando el francés Olivier Levasseur, también conocido como "La Buse" (El cernícalo) debido a la velocidad con que atacaba a sus enemigos, recibió una carta de marca para operar como corsario. Pero al cabo de unos meses, Levasseur se volvió hacia la carrera más lucrativa de la piratería.

En 1721, Levasseur y sus compañeros - entonces 750 piratas sobre tres naves - encontraron un galeón portugués enarbolando colores británicos, Nossa Senhora do Cabo, en el puerto de La Reunión, entonces llamada Isla de Bourbon. Desembarcaron 250 hombres de a bordo y mataron a la tripulación. Levasseur, que no tenía ni idea de lo que había en el barco, se quedó asombrado con el lance. Según John, un historiador lo describió como "una casa del tesoro flotante, y se cree que consistía en barras de oro y de plata, piedras preciosas, diamantes sin cortar, guineas, plata y copas de la iglesia.

Isla de Mahe, Seychelles

Los piratas huyeron rápidamente a su cuartel general en Madagascar con la marina británica en persecución, y el botín fue dividido entre la tripulación. "Hubo un reparto; cada pirata consiguió 42 diamantes y 5.000 guineas de oro por cabeza. Hubo recompensas adicionales para los oficiales", dijo John.

Levasseur se quedó con el resto.

El pirata luego desapareció y se cree que escondió su tesoro en la isla de Mahé de Seychelles.

"Dividó su tripulación en grupos de 20 hombres", pensó mi padre. La tripulación no sabía dónde estaría la cámara del tesoro. [El tesoro] fue colocado en una cueva, mantenido por un período temporal, y luego cuando llegó el momento para el entierro adecuado, fue sólo el equipo de entierro quien cerró la caverna y luego fueron ejecutados", dijo John. Nadie más que Levasseur conocía su ubicación.

criptograma de Olivier LevasseurCuando Levasseur finalmente fue capturado y ejecutado el 7 de julio de 1730 en La Reunión, al parecer sabía que había miembros de su hermandad pirata entre la multitud. Lanzó un pedazo de pergamino en el aire, gritando "Mi tesoro para quien puede entenderlo".

Ese pedazo de pergamino era un mapa del tesoro en forma de un criptograma de 17 líneas.

"Puedo visualizar las manos subiendo, la pelea, para apoderarse del papel en el aire", dijo John con nostalgia.

Pero el criptograma, que ha sido probado por el Museo Británico como un auténtico pergamino del siglo XVIII, parece al ojo inexperto 17 líneas de símbolos desordenados.

Levasseur era un erudito intelectual, griego y latino, versado en simbología masónica. Cruise-Wilkins pasó años tratando de descifrar el criptograma, usando todo lo que provenía del griego, el hebreo, la astrología, la astronomía, la mitología y el ocultismo para romper el elaborado sistema de pistas.

Basándose en lo que descubrió, creyó que la recompensa fue enterrada de acuerdo con un complejo enigma inspirado en las 12 Labores de Hércules, y después de muchos años identificó que el tesoro podría estar en la impresionante y hermosa zona de Bel Ombre en la costa norte de Mahé, rodeada de un mar turquesa, exuberante vegetación y enormes rocas de granito liso esculpidas por las olas.

Mahé es una pequeña isla donde todos se conocen. Todos ellos tienen una opinión sobre la historia, desde el taxista que me llevó a Bel Ombre, a la señora que dirige la casa de huéspedes donde me alojaba. Tan pronto como les dije lo que estaba haciendo, se rieron y recordaron la leyenda que habían conocido desde su niñez.

"No me importa lo que piensen, pero muchos piensan que estoy loco. Pensaban que mi padre estaba loco. Y la pregunta siempre con la gente es "¿Por qué la caza del tesoro? Quiero decir, la gente ya no hace esto", dijo John.

Pero para John, como para su padre, la búsqueda se ha convertido en su vida, en una empresa intelectual y física en la que ha invertido toda su energía y sus ahorros. Cuando Cruise-Wilkins murió en 1977, John sólo tenía 18 años. Creció con la búsqueda del tesoro y es todo lo que ha conocido. Quiere demostrarle a su padre y, como su padre, quiere entender el estigma del pirata.

"He encontrado el tesoro mental, es sólo el físico el que ahora permanece", dijo.

John Cruise-Wilkins

John ha buscado en más de 40 acres alrededor del área de Bel Ombre, explorando grietas y cavernas, y descubriendo lo que piensa que son marcas de piratas en las rocas. También encontró huesos, pistolas, balas de mosquete y estatuillas.

"He utilizado todo tipo de equipos: bombas de agua, perforadoras de roca, martillos neumáticos, herramientas manuales, incluso excavadoras y voladuras en ciertos momentos, [así como] el último equipo de detección de tesoros de Alemania", dijo.

Aunque John es comprensiblemente vago en los detalles, no queriendo ser descubierto en su búsqueda, cree que ha encontrado el sitio del tesoro real, una caverna justo al lado de la playa - y a pocos pasos de su casa - que está bloqueada por cantos rodados y sólo se puede acceder por un túnel submarino. John también advierte que, según su investigación, habrá una trampa final sobre el tesoro.

Pero es ilegal desenterrar tierras del gobierno sin permiso y, a pesar de buscar continuamente desde 1988, en 2009 John fue bloqueado por el gobierno hasta que pueda pagar 250.000 rupias para obtener una licencia. Él cree que esto se hizo con el fin de asegurar la participación del gobierno en el botín.

"El gobierno es dueño de la tierra, por lo que tienen derecho al 50%, que es la ley", dijo.

Pero todavía, el 50% de £ 100 millones es mucho dinero, y John es enfático que no dejará de buscar. Desde 2009, ha estado haciendo trabajos preparatorios en el sitio, reparando paredes de armadura de roca, construyendo senderos para obtener equipo y 'trabajando en mediciones, pistas y otros datos para conseguir esto'.

"Después de que habían sido superados tantos obstáculos colocados en nuestro camino, el vínculo era la gota final. Casi me rendí. Pero no podía darles esa satisfacción", dijo John. "Mis planes son recuperar el tesoro. Para obtener una licencia. Para eliminar ese vínculo, o bien obtener el financiamiento adecuado para terminar el trabajo".

Hasta que eso suceda, la historia de John y los piratas nunca tendrá un final feliz...

Historia original de Helen Soteriou: The island with £100 million hidden (BBC Travel)

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar