Loading...
updated 6:59 PM CET, Dec 16, 2017

Los barcos ataúd durante la gran hambruna irlandesa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

barco ataúd de emigrantes irlandeses

Uno de cada cinco emigrantes murió a causa de enfermedades y desnutrición

Durante la gran hambruna de Irlanda a mediados del siglo XIX, decenas de miles de hambrientas familias irlandesas huyeron del país y emigraron a Canadá y Estados Unidos. La mayoría de los barcos que navegaron durante los años de hambruna estaban sobrepoblados y mal construidos y tenían una horrible reputación de innavegabilidad.

"Con una duración de hasta seis semanas, el cruce del Atlántico fue una terrible prueba para aquellos valientes, o desesperados, para intentarlo", dice el sitio web del museo Dunbrody Famine Ship en New Ross, Irlanda. "Embalados mejilla contra mejilla debajo de las cubiertas, los pasajeros de la tripulación apenas vieron la luz del día. Permitiéndoles subir a cubierta por no más de una hora al día, en pequeños grupos, se reunían para cocinar alrededor de estufas abiertas. Cuando se les acababa el tiempo, volvían a caer en la oscura y húmeda bodega. Durante las habituales tormentas, las compuertas estaban cerradas y los pasajeros subsistían con duras galletas".

vida a bordo de un barco ataúd de emigrantes irlandeses

"La higiene era notoriamente escasa a bordo de la mayoría de los barcos. Con nada más que cubos para inodoros, y solo agua de mar para lavarse, la enfermedad era endémica. El cólera y el tifus representaron muchas muertes".

Según History Places, "muchos de los pasajeros ya estaban enfermos de tifus al abordar los barcos. Antes de embarcar, los médicos de la costa les habían examinado, por lo general no rechazaban a nadie para el viaje, incluso a aquellos que aparentemente estaban al borde de la muerte. Los barcos británicos no estaban obligados a llevar médicos. Cualquiera que muriera durante el viaje por mar era simplemente arrojado por la borda, sin ningún rito religioso".

literas en un barco ataúd de emigrantes irlandeses

"Debajo de la cubierta sin ventilación, cientos de hombres, mujeres y niños se acurrucaban juntos en la oscuridad en suelos de madera, respirando un hedor de vómito y los efectos de la diarrea en ausencia de instalaciones sanitarias. En los barcos que en realidad tenían literas para dormir, no había colchones y las literas nunca se limpiaron. Muchas personas enfermas permanecieron en literas de madera desnuda en su propia porquería durante todo el viaje, demasiado enfermas para levantarse".

A pesar de las horribles condiciones, los emigrantes irlandeses todavía abordaron estos barcos para escapar del hambre en casa. Un periodista del Irish Times observó que los pasajeros "solo cabiaban una forma de muerte".

cocina en un barco ataúd de emigrantes irlandeses

Muchos perecieron durante el viaje debido a enfermedades y desnutrición. Los que murieron fueron enterrados en el mar. Tantos cuerpos fueron arrojados por la borda que a menudo se veían tiburones siguiendo a los barcos. Con el tiempo, estos barcos se conocieron como 'barcos ataúd'.

Los barcos que sobrevivían al cruce del Atlántico llegaban a la estación de cuarentena en Grosse Isle, una pequeña isla a treinta millas aguas abajo de la ciudad de Quebec, Canadá. El primer buque llegó el 17 de mayo de 1847 con 430 casos de fiebre, seguido por otros ocho barcos unos días más tarde. Una semana más tarde aparecieron diecisiete barcos más en Grosse Isle, y solo dos días después el número de embarcaciones llegó a treinta, con 10.000 inmigrantes esperando a ser procesados. A fines de mayo, cuarenta barcos que contenían 14.000 inmigrantes formaban una línea de dos millas de largo por el río San Lorenzo.

monumento a la hambruna irlandesa

monumento a la hambruna irlandesa, detalle

[imágenes] El Monumento a la Hambruna Nacional en la base de Croagh Patrick en Murrisk, Condado de Mayo, Irlanda, representa un ataúd con esqueletos y huesos como jarcias.

Pasaron hasta dos semanas antes de que alguien pudiera ver a un médico. Muchos irlandeses sanos que esperaban entrar en la isla se contagiaron con el tifus y sucumbieron a la enfermedad que los obligó a permanecer en las bodegas infestadas de piojos. Un barco llegó a Grosse Isle con 427 pasajeros, pero solo 150 sobrevivieron al período de espera.

De los 100.000 irlandeses que navegaron a la Norteamérica británica en 1847, se estima que uno de cada cinco murió a causa de enfermedades y desnutrición, incluidos más de cinco mil en Grosse Isle.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar