Loading...
updated 8:56 AM CEST, Apr 21, 2018

Cabo de Hornos: Pesadilla de los marineros

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cabo de Hornos desde satélite

El área es conocida como un cementerio de barcos

Antes de la apertura del Canal de Panamá en 1914, el Cabo de Hornos era un lugar que causaba pesadillas a los marineros. Las aguas de este punto rocoso, en el extremo sur de la península de Tierra del Fuego en Chile, representan una tormenta perfecta de peligros.

Al suroeste del Cabo de Hornos el fondo del océano se eleva bruscamente en pocos kilómetros desde unos 4.020 metros (13.200 pies) a 100 metros (330 pies). Esta marcada diferencia, combinada con los potentes vientos del oeste que se arremolinan alrededor de los Cincuenta Rugientes (Furious Fifties en inglés), genera normes olas con alarmante regularidad. Agrega temperaturas gélidas del agua, bancos rocosos costeros e icebergs dispersos, que se desplazan hacia el norte desde la Antártida a través del Pasaje Drake, y es fácil ver por qué el área es conocida como un cementerio de barcos.

El 12 de julio de 2014, el Operational Land Imager (OLI) en el satélite Landsat 8 capturó esta imagen del Cabo de Hornos y las Islas Wollaston y Hermite. La posición baja del Sol en el cielo - la imagen fue tomada a mediados de invierno a 56 grados Sur - hace que los picos de las islas arrojaran largas sombras hacia el sudoeste.

Se han hundido cientos de barcos cerca del Cabo de Hornos desde que el holandés Willem Schouten, un navegador de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, trazó por primera vez en 1616 una ruta alrededor del Cabo de Hornos. Un buque que escapó por poco de ese destino fue el HMS Beagle, con el naturalista Charles Darwin a bordo. En "El viaje del Beagle", Darwin describió el angustioso viaje cuando los exploradores trataron de rodear Hornos justo antes de la Navidad de 1832.

el Cabo de Hornos y la Tierra del Fuego

21 de diciembre.- El Beagle se puso en marcha: y al día siguiente, favorecido en un grado poco común por una fina brisa del este, nos acercamos a los Barnevelts, y corriendo más allá de Cabo Deceit con sus picos pedregosos, alrededor de las tres dobló el Cabo de Hornos azotado por la interperie. La noche fue tranquila y luminosa, y disfrutamos de una hermosa vista de las islas circundantes.

El Cabo de Hornos, sin embargo, exigió su tributo, y antes de la noche nos envió un vendaval directamente a nuestros dientes. Nos pusimos de pie al mar, y en el segundo día volvimos a hacer tierra, cuando vimos en nuestro clima inclinar este notorio promontorio en su forma apropiada - velado en una bruma, y su silueta tenue rodeada por una tormenta de viento y agua.

Grandes nubes negras rodaban por los cielos, y ráfagas de lluvia, con granizo, barrieron sobre nosotros con tal violencia extrema, que el Capitán decidió correr hacia Wigwam Cove. Este es un pequeño y acogedor puerto, no muy lejos del Cabo de Hornos; y aquí, en la víspera de Navidad, anclamos en aguas tranquilas. Lo único que nos recordaba al vendaval del exterior, era de vez en cuando un soplo de las montañas, que hacía que el barco se elevara en sus anclas.

Referencias:

Darwin, C. (1845) The Voyage of the Beagle.
The Los Angeles Times (2007, January 5) Cape Horn’s ferocity is terrifying yet alluring.
Outside (2002, August 1) Into the Screaming 50s.
Princeton University Library (2010) Cape Horn.
San Diego Reader (2013, April 11) The World’s Edge: Cape Horn.
Sidetracked (2015, April 23) A Sailor's Nightmare: Cruising Around Cape Horn.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar