La tribu filipina que cuelga sus muertos de los acantilados

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ataúdes en un acantilado de Filipinas

Antes de colocar un cadáver en el ataúd, se coloca en una "silla de la muerte" de madera

En Filipinas, los Igorot practican un antiguo ritual de entierro en el que los ancianos tallan sus propios ataúdes y los muertos son colgados de un acantilado.

La remota aldea de Sagada está enclavada en las montañas de la Cordillera Central del norte de Luzón, la isla más grande y poblada de Filipinas.  Desde Manila es un viaje de 8,5 horas con baches y sinuosas curvas, pero aquellos dispuestos a hacer el viaje encontrarán una antigua costumbre que es tan inquietante como notable.

En un ritual que se cree que data de hace 2.000 años, los Igorot entierran a sus muertos en ataúdes tallados a mano que están atados o clavados al borde de un acantilado y suspendidos por encima del suelo. Se cree que este cementerio que desafía la gravedad acerca más a los difuntos a sus espíritus ancestrales.

Tradicionalmente, los ancianos han hecho sus propios ataúdes de la madera local y pintado sus nombres en un costado. Antes de colocar un cadáver en el ataúd, se coloca en una "silla de la muerte" de madera, se ata con hojas y lianas y se cubre con una manta. A continuación, se ahuma el cuerpo para retrasar su putrefacción a medida que los parientes presentan sus respetos durante varios días.

Según la guía de Igorot, Siegrid Bangyay, en el pasado, los miembros de la familia que trasladaban el cadáver de la silla de la muerte al ataúd tenían que romper los huesos de la persona muerta para meterla en los ataúdes de 1 m de largo en posición fetal. Hoy en día, los ataúdes colgantes tienden a ser más grandes y tienen aproximadamente 2 m de longitud.

"Es como volver al lugar de donde viniste, en la posición fetal en el útero", dijo Bangyay.

ataúdes en un acantilado de Filipinas

Como el cadáver está envuelto en hojas de ratán antes de ser colocado en el ataúd, los hombres clavan clavijas de metal en la cara del acantilado para suspender el ataúd en su lugar de descanso final. Antes de que el ataúd sea arrastrado por el acantilado, los dolientes dejan que los fluidos del cadáver en descomposición goteen sobre sus cuerpos, creyendo que les traerá suerte.

Si bien el antiguo rito funerario de los Igórot es único en Filipinas, colgar ataúdes de riscos ha sido históricamente practicado en China e Indonesia. En otros lugares, esta costumbre de los ataudes en el acantilado cesó hace mucho tiempo, pero en Sagada la tradición sigue viva. Según Bangyay, el último entierro en el acantilado tuvo lugar en 2010.

En los últimos años, ha comenzado a peregrinar a Sagada un chorro de viajeros interesados para visitar los ataúdes colgantes. Irónicamente, este cementerio vertical se ha convertido en una especie de lucrativo medio de vida para la gente Igorot, proporcionando un impulso económico muy necesario para todo el pueblo.

Según Bangyay, hay muchos menos entierros de ataúdes colgantes en Sagada que en generaciones anteriores. Sin embargo, ella cree firmemente que la tradición continuará. De hecho, ella misma espera algún día ingresar al más allá de esta manera, transformándose, como dice ella, de 'una guía turística en una atracción turística'.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar