Después de 100 años, el barco polar de Roald Amundsen regresa a Noruega

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Después de 100 años, el barco polar de Roald Amundsen regresa a Noruega - 5.0 out of 5 based on 1 vote

el Maud de Roald Amundsen

El Maud se hundió en el Ártico canadiense en 1930

Para el año 1917, el explorador noruego Roald Amundsen ya había conquistado el Polo Sur y el Paso del Noroeste, estableciendo su reputación como un gran explorador Polar.

Pero no solo trataba de establecer récords: también estaba interesado en la ciencia y quería recopilar datos sobre el Océano Ártico y el hielo polar.

Con ese fin, construyó un barco de investigación polar, que llamó Maud en honor de la reina de Noruega, construido con la esperanza de acercarse al Polo Norte. Ahora, informa la AFP, ese barco ha regresado finalmente a su puerto de origen en Noruega.

Debido a que la Primera Guerra Mundial hizo que fuera peligroso cruzar el Atlántico, el puñado de viajeros que se embarcaron en el viaje de 1918 decidió intentar llegar al polo a través del Paso del Noreste, una ruta que pasa al norte de Europa y Rusia. Pero el viaje, llamado Maud Expedition, no comenzó bien.

El primer invierno, Amundsen cayó al hielo, se rompió el brazo en dos sitios, fue atacado por un oso polar y casi muere por envenenamiento con monóxido de carbono. Las condiciones del hielo resultaron ser peores de lo que la tripulación había anticipado, y finalmente tardó tres años en llegar a Nome, Alaska.

Desde Alaska, la idea era llevar el barco a la deriva sobre el Polo Norte, pero las pobres condiciones de hielo finalmente obligaron al Maud a ir hacia el sur, a Seattle, a someterse a extensas reparaciones. Una vez que repararon el Maud, en lugar de intentar atravesar el hielo nuevamente, Amundsen se distrajo con la idea de volar un avión sobre el Polo Norte y en su lugar usó al Maud para transportar un avión a Alaska para el intento.

el Maud en Seattle

Nunca funcionó, y hacia 1925 Amundsen se rindió y vendió el barco a Hudson's Bay Company. La firma lo rebautizó como Baymaud y lo utilizó como almacén flotante y más tarde como estación de radio, una de las primeras en el Ártico, antes de que el barco se hundiera en el hielo en 1930 en Cambridge Bay, Nunavut.

el Maud en 1932

En 1990, el condado de Asker en Noruega, donde se construyó el barco, compró los restos a la Hudson's Bay Company por solo $ 1 con planes de levantar el barco y trasladarlo a casa. Pero esos planes y otros muchos esquemas para llevar el barco a Noruega no tuvieron éxito. En 2011, Canadá decidió que quería preservar el barco como un sitio histórico, ya que tenía importancia en la historia de sus regiones árticas. Pero antes de que pudiera devolverse a Canadá, Asker lanzó otro intento más para llevárselo a casa, transfiriendo el proyecto a una compañía privada llamada Tandberg Eiendom, que hizo que las cosas se pusieran en marcha.

Después de varios años de preparación, el barco se levantó del lecho marino en el verano de 2016. En 2017, la tripulación trabajó para preparar y estabilizar el barco para un cruce atlántico, remolcándolo al oeste de Groenlandia. Según la página de Facebook del proyecto Maud Returns Home, el barco comenzó en junio su viaje final a Escandinavia, llegando a las aguas de Noruega el 5 de agosto y finalmente llegando a Vollen en Asker, donde tendrá su propio museo, el 7 de agosto.

el Maud en Asken, Noruega

"Se siente absolutamente fantástico saber que el Maud regresó finalmente a Noruega después de casi 100 años", dice Jan Wangaard, gerente del proyecto, a The Local.no. "Trae alegría a nuestros corazones ver al Maud, aún orgulloso después de todos estos años, al ver su antigua patria una vez más".

Los otros dos barcos de Amundsen, el Gjoa y el Fram, se encuentran actualmente en el Museo Marítimo de Noruega en Oslo. El Maud no cumplió su misión principal, pero siguen siendo importantes la información oceanográfica que recabó la tripulación del barco y su papel en el desarrollo del Ártico canadiense. Y mientras que Amundsen nunca logró la deriva sobre el Polo Norte con el Maud, en 1926 el explorador al menos llegó a volar sobre el polo en un dirigible.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar