El viaje del Capitán Cook en 1768 al Pacífico Sur incluyó una misión secreta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Endeavour de James Cook

El explorador viajó a Tahití hace 250 años bajo los auspicios de la ciencia...

... pero sus órdenes secretas eran continuar el proyecto colonial de Gran Bretaña

Era 1768, y estaba en marcha la batalla europea por el dominio de los océanos. Gran Bretaña, Francia, España, Portugal y los Países Bajos ya habían pasado varios siglos atravesando el mundo en busca de nuevas tierras para conquistar y recursos para explotar, pero el Pacífico, y específicamente los mares del sur, permanecieron en gran parte desconocidos.

En su carrera por ser los primeros en reclamar un nuevo territorio, el gobierno británico y la Royal Navy idearon un plan secreto: Envíar a un oficial naval en un viaje supuestamente científico, y luego dirigirlo a emprender un viaje de conquista por el legendario Continente Sur. El hombre elegido para el trabajo fue James Cook, un capitán de la Marina que también se había capacitado en cartografía y otras ciencias.

Los europeos ya sabían que el Pacífico tenía un pastel de islas, y algunas de ellas tenían el potencial de una enorme riqueza. Después de todo, Fernado de Magallanes se convirtió en 1519 en el primer europeo en cruzar el Océano Pacífico, y para entonces ya se sabía que las "Islas de las Especias" (en la actual Indonesia) estaban ubicadas en el Pacífico.

Durante los siguientes dos siglos, Magallanes fue seguido por una docena de europeos, especialmente capitanes holandeses y españoles, algunos de ellos observando las costas occidentales de Australia, otros identificando a Nueva Zelanda. Pero la inmensidad del Océano Pacífico, combinada con la falta de fiabilidad de los mapas, significaba que nadie estaba seguro de si el Continente Sur existía o había sido descubierto.

James Cook

Incluso entre los británicos Cook no fue el primero en poner su mirada en el Pacífico Sur. Sólo un año antes, el capitán Samuel Wallis pilotó el barco Dolphin para hacer el primer desembarco en Tahití, que bautizó como la Isla George III. En cuanto al gobierno británico, habían publicitado su interés en la región desde 1745, cuando el Parlamento aprobó una ley que ofrecía a cualquier súbdito británico una recompensa de £ 20.000 si encontraban el legendario pasaje del noroeste de la Bahía de Hudson en América del Norte hasta el Pacífico.

El gobierno británico no estaba solo en sus intereses imperialistas; el explorador holandés Abel Tasman ya había avistado una isla frente a la costa sur de Australia que más tarde llevaría el nombre de Tasmania, y los españoles habían construido fortificaciones en las islas de Juan Fernández, en la costa oeste de Chile.

"Para los españoles fortificar la guarnición de Juan Fernández significaba que tenían la intención de tratar de mantener el Pacífico cerrado", escribe el historiador J. Holland Rose. "El Almirantazgo británico estaba decidido a romper el reclamo español".

Pero para hacerlo sin llamar la atención indebida a sus objetivos, el Almirantazgo necesitaba otra razón para enviar barcos al Pacífico. La Royal Society presentó la oportunidad perfecta para tal estratagema. Fundado en 1660, el grupo científico fue al principio poco más que una colección de caballeros con la inclinación y los recursos para emprender proyectos científicos.

Como escribe el historiador Andrew S. Cook (sin aparente relación): "La Sociedad era, en esencia, un vehículo útil para que el gobierno utilizara los intereses científicos de individuos particulares y para que sus colegas convirtieran sus intereses científicos en solicitudes formales de asistencia del gobierno". Cuando la Royal Society se acercó a la Marina, solicitando que enviaran un barco a Tahití para observar el tránsito de Venus que ocurriría en 1769, probablemente parecía la tapadera perfecta, dice Cook, el erudito.

El tránsito de Venus de 1769 fue la versión de mediados del siglo XVIII de la expectación que rodeó al eclipse solar del año pasado. Fue una de las iniciativas internacionales más masivas hasta la fecha. La tripulación del Capitán Cook, completada con astrónomos, ilustradores y botánicos, fue una de las 76 expediciones europeas enviadas a diferentes puntos del mundo para observar a Venus cruzar el Sol.

Los científicos esperaban que estas mediciones les ayudaran a cuantificar la distancia de la Tierra hasta el Sol y extrapolar el tamaño del sistema solar. El raro evento fue considerado tan importante que el gobierno francés, recién salido de la Guerra de los Siete Años (Guerra Francesa e India) con Inglaterra, emitió una orden a sus buques de guerra para que no hostigaran a Cook. No fue una precaución baladí; El astrónomo francés Guillaume Le Gentil viajó a la India en 1761 para observar el tránsito de Venus, pero finalmente se perdió el evento porque su nave tuvo que enfrentarse a los buques de guerra ingleses, según el historiador Charles Herdendorf.

Capitaneando el Endeavour, hace 250 años Cook partió de Plymouth el 26 de agosto de 1768, para llegar a Tahití a tiempo para el tránsito de Venus, que ocurriría el 3 de junio de 1769. Su camino lo llevó a cruzar el Atlántico y alrededor del difícil Cabo de Hornos en Sudamérica hacia el Pacífico Sur.

Llevaba consigo instrucciones secretas selladas del Almirantazgo, que le habían ordenado no abrir hasta después de completar el trabajo astronómico.

Desafortunadamente para los científicos, las observaciones reales del tránsito en puntos alrededor del mundo fueron en su mayoría inútiles. Los telescopios de la época causaron que el planeta se difuminara, lo que distorsionó el momento en que Venus cruzó el Sol.

observatorio astronómico de Cook

Pero para Cook, la aventura recién comenzaba. "Cook no dejó constancia de cuándo abrió el paquete sellado de órdenes secretas que le había dado el Almirantazgo", escribe Tony Horwitz en Blue Latitudes: Boldly Going Where Captain Cook Has Gone Before. "Pero el 9 de agosto de 1769, cuando dejó atrás Bora-Bora y las otras Islas de la Sociedad, Cook puso sus instrucciones en acción. "Dirigir las velas hacia el sur", escribió, con la brevedad habitual".

Blue LatitudesLa esencia de esas instrucciones [PDF] era que Cook viajara hacia el sur y el oeste en busca de nuevas tierras, especialmente la legendaria "Terra Australis", un continente desconocido propuesto por primera vez por filósofos griegos como Aristóteles, que creían que era necesario un gran continente del sur para equilibrar el peso de los continentes del norte. En sus instrucciones, la Marina Británica le dijo a Cook no solo que debía mapear la costa de cualquier tierra nueva, sino también "observar el genio, temperamento, disposición y número de nativos, si es que hay alguno, y esforzarse por todos los medios apropiados para cultivar una amistad y alianza con ellos... También obtendrás el consentimiento de los nativos para tomar posesión de situaciones convenientes en el país, en nombre del Rey de Gran Bretaña".

Cook pasó a seguir esas instrucciones durante el año siguiente, gastando en esta misión un total de 1.052 días en el mar. Se convirtió en el primer europeo en circunnavegar y trazar meticulosamente la costa de las dos islas de Nueva Zelanda, y en repetidas ocasiones estableció contacto con los indígenas maoríesíes que viven allí. También viajó a lo largo de la costa este de Australia, convirtiéndose de nuevo en el primer europeo en hacerlo. Para cuando él y su tripulación (aquellos que sobrevivieron, de todos modos) regresaron a Inglaterra en 1771, habían expandido el alcance del Imperio británico a un grado casi incomprensible.

mapa  de la isla de Tahiti de James Cook

Pero no siempre había seguido sus instrucciones secretas exactamente como fueron escritas: tomó posesión de esos nuevos territorios sin el consentimiento de sus habitantes, y continuó haciéndolo en sus próximas dos expediciones.

Incluso cuando tomó el control de su tierra, Cook pareció reconocer a los grupos indígenas como humanos reales. En su primer viaje a Nueva Zelanda, escribió: "Los nativos... son personas fuertes, bien hechas y activas como todas las que hemos visto hasta ahora, y todos ellos pintan sus cuerpos de pies a cabeza con óbolo rojo y aceite, algo que no habíamos visto antes. Sus canoas son grandes, bien construidas y ornamentadas con trabajo tallado".

"Sería tan equivocado considerar a Cook como un agente involuntario del imperialismo británico como [sería] caer en la trampa de 'juzgarlo según cómo juzguemos lo que sucedió después'", escribe Glyndwr Williams. "Su dominio de los viajes sucesivos indica tanto su compromiso profesional como su creencia patriótica de que si una nación europea domina las aguas y las tierras del Pacífico, entonces debe ser Gran Bretaña".

Pero el costo de esa decisión sería duro. Cook estimó en 1774 que la población nativa en Tahití era de 204.000. Cuando en 1865 los franceses tomaron el control del territorio y realizaron un censo, solo encontraron 7.169 personas de ascendencia nativa. Y en cuanto al Imperio Británico, el censo de 1871 descubrió que vivían en él 234 millones de personas, pero solo el 13 por ciento estaba en Gran Bretaña e Irlanda, escribe Jessica Ratcliff en The Transit of Venus Enterprise in Victorian Britain. Desde el Caribe y Sudamérica hasta África y el sur de Asia, gracias a Cook, Australia, sustuvo el aforismo "el sol nunca se pone en el Imperio Británico". La expedición de Cook para conquistar territorio habitado tuvo repercusiones para millones de personas que nunca verían realmente a la nación que había reclamado sus hogares.

Durante siglos persistió el mito del viaje de Cook como una empresa esencialmente científica, aunque muchas personas ya habían conjeturado la mano del gobierno en los viajes de Cook. Aún así, hasta 1928 no se hizo pública una copia completa de las "Instrucciones secretas" del Almirantazgo. Hoy, el legado de Cook se reconoce más por lo que era: un proyecto de construcción del imperio vestido con los símbolos de la ciencia.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar