Los depósitos de provisiones de Nueva Zelanda para los náufragos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

choza de náufragos en las islas Antípodas

Brindaron a los antiguos navegantes una mejor oportunidad de supervivencia

Antes de que se abrieran los canales de Suez y Panamá, los barcos que navegaban desde Australia y Nueva Zelanda a Inglaterra y de regreso tuvieron que hacer un traicionero viaje a través de las frías aguas del Océano Antártico, luchando contra feroces vientos, enormes olas y bordeando peligrosos icebergs. Esta ruta se conocía como la ruta del clipper, llamada así porque generalmente eran realizada por clippers, un velero muy rápido del siglo XIX.

Las naves clipper con destino a Australia y Nueva Zelanda desde Inglaterra derrotaban hacia el sur, por debajo del ecuador, hasta los Roaring Forties (Rugientes Cuarenta), ubicados entre las latitudes de 40 y 50 grados, donde soplan fuertes vientos del oeste. Estos vientos transportaron los barcos a través del Océano Antártico hacia su destino del oeste en el tiempo más rápido posible.

El pasaje de regreso de Australia continuaba hacia el este a través de los mismos Roaring Forties aprovechando los mismos feroces vientos, y cuando los barcos se acercaban al Cabo de Hornos, se desviaban hacia el sur para hacer un peligroso cruce a través del Pasaje Drake alrededor del Cabo. Si todo iba bien, los barcos aparecían ilesos y hacían un exitoso viaje de regreso por el Atlántico hacia Inglaterra.

ruta de los clippers

Sin embargo, las cosas no salieron siempre bien. Muchos temerarios capitanes siguieron derivando hacia el sur para acceder a vientos más fuertes y rutas más cortas y terminaron chocando contra una de las muchas islas subantárticas ubicadas al sur de Nueva Zelanda.

Cartas inexactas también fueron responsables de muchos de estos naufragios. Por ejemplo, el capitán del Amherst notó que los mapas de 1851 que usaban los barcos colocaban las islas deshabitadas de Auckland, que se encontraban directamente dentro de la ruta estándar, a unas 35 millas al sur de su ubicación real.

En 1864, una goleta australiana llamada Grafton encalló en Carnley Harbor durante una tormenta de verano. Los cinco sobrevivientes vivieron en la isla durante 19 meses antes de que tres de ellos lograron viajar a la isla Stewart en un bote reparado y organizaran el rescate del resto. El mismo año, un clipper llamado Invercauld en ruta a Chile naufragó en el extremo noroeste de la isla. De los 19 náufragos, solo tres sobrevivieron al invierno. Ni la tripulación del Grafton ni la tripulación del Invercauld sabían la una de la otra, a pesar de que ambas tripulaciones estaban abandonadas en la misma isla.

Dos años más tarde, en 1866, el buque estadounidense General Grant naufragó en la costa occidental de las islas Auckland. Sólo sobrevivieron al accidente 15 de los 83 a bordo. Cuando fueron rescatados 18 meses después, solo había diez sobrevivientes.

provisiones para náufragos de Nueva ZelandaCuando llegaron a tierra las historias de estos náufragos, el gobierno de Nueva Zelanda inició un programa para establecer depósitos de provisión en varias islas subantárticas para brindar a los náufragos una mejor oportunidad de supervivencia. Fueron construidos pequeños refugios y abastecidos con provisiones que incluían comida enlatada, galletas, ropa, mantas, equipo de pesca, medicinas, herramientas, armas y municiones. Se establecieron puestos de señalización en las islas para dirigir a los náufragos a las chozas de depósitos. A algunas islas se les proporcionaron botes para permitir a los sobrevivientes llegar a otras tierras o encontrar depósitos de náufragos.El gobierno también liberó en las islas animales terrestres como cabras, cerdos y conejos para criar y proporcionar alimentos a los náufragos.

choza para náufragos en la Isla Auckland

Cuando en 1887 naufragó en la isla de Enderby el Derry Castle, sus ocho sobrevivientes construyeron un barco con los restos y navegaron a la isla de Auckland, donde obtuvieron suministros de un depósito del gobierno. Cuatro años más tarde, el Compadre encalló en las rocas de la Isla Norte del Cabo de Auckland. La tripulación encontró alivio y sustento en dos depósitos cercanos, así como carne fresca del ganado que se había liberado en la isla. Sobrevivieron con una salud relativamente buena hasta que fueron rescatados 122 días después. Hay muchos más ejemplos de víctimas naufragadas salvadas por los bien planeados depósitos del gobierno.

choza para náufragos en la Isla Curtis

Durante cincuenta años un barco del gobierno revisó todos los depósitos cada seis meses y los reabasteció con provisiones. Pero en 1927, con la disponibilidad de naves modernas y la apertura de nuevas rutas, la ruta de los clippers cayó en desgracia y, posteriormente, el gobierno de Nueva Zelanda terminó el mantenimiento de los depósitos.

choza para náufragos en Nueva Zelanda

Muchos de estos depósitos están hoy en ruinas. Algunos fueron saqueados durante los tiempos en que se mantuvieron abastecidos. Para disuadir el robo, la ropa a menudo estaba hecha de una tela con un distintivo patrón que los funcionarios reconocían al instante.

El depósito en ruinas y el depósito de embarcaciones en Erebus Cove, Port Ross en las islas de Auckland, la choza de 1908 en la isla de Antípodas, la Stella de 1880 en la isla de Enderby y el cobertizo de Enderby son algunos de los depósitos de supervivientes que ahora administra el Departamento de Conservación.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar