El inesperado final de la única batalla submarina de la historia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El inesperado final de la única batalla submarina de la historia - 5.0 out of 5 based on 2 votes

pecio del U-864

El submarino británico Venturer cazó al U-864 alemán en la costa de Noruega

Estados Unidos tiene en servicio activo 50 submarinos de ataque diseñados para seguir y destruir submarinos y barcos de superficie enemigos. China y Rusia tienen docenas más.

Por extraño que parezca, en más de 100 años de guerra submarina moderna solo se ha librado bajo el agua una batalla entre submarinos: fue una acción de la Segunda Guerra Mundial que involucró a un submarino británico con limitada potencia de fuego atacando a un adversario alemán mucho más grande.

La lucha tuvo lugar en 1945, cerca del final de la guerra. La inteligencia británica interceptó las comunicaciones sobre la Operación César, un intento de Alemania de enviar tecnología avanzada a Japón, ayudándola a permanecer en la guerra y, con suerte, proporcionar el Eje unos meses más para cambiarlo todo.

Los alemanes habían cargado en el U-864 avanzados prototipos y diseños de armas, así como científicos alemanes y japoneses, además de enormes cantidades de mercurio líquido para el transporte a Japón. Algunas de las piezas de tecnología más emocionantes a bordo eran motores a reacción de fabricantes alemanes.

La Operación César se inició el 5 de diciembre de 1944, bajo el mando del capitán de corbeta Ralf-Reimar Wolfram. Su rango es el equivalente a un teniente comandante o mayor de los Estados Unidos, bastante joven para una misión tan importante.

U-864, mapa de la batallaSu plan inicial era sólido. Los Aliados controlaban gran parte del agua que tendría que transitar, y el comienzo era lo más peligroso. Gran Bretaña tenía un férreo control sobre el Mar del Norte, por lo que Wolfram decidió quedarse en la costa y permitir que lo protegieran las instalaciones de la costa alemana.

Desafortunadamente para él, mientras atravesaba el Canal de Kiel rozó el fondo con su submarino y tuvo que dirigirse a dique seco para reparaciones. Mientras se reparaba el barco en Bergen, Noruega, un ataque de aviones británicos que lanzaron "bombas terremoto" dañó el dique y el submarino, lo que retrasó aún más la misión.

Este retraso resultaría fatal. Gran Bretaña había interceptado comunicaciones tempranas sobre la misión, y el retraso les dio la oportunidad de enviar un submarino británico para interceptar al alemán. El HMS Venturer fue enviado a Fedje, Noruega.

El Venturer era un veloz submarino de ataque rápido, pero con una tripulación y un armamento más pequeños que su enemigo. Podía disparar cuatro torpedos a la vez y tenía un inventario total de ocho torpedos en contra de 22 del U-864.

HMS Venturer

El submarino británico, al mando del teniente James S. Launders, se colocó en posición el 6 de febrero de 1945. Launders fue un distinguido subcomandante con 13 hundimientos a su nombre, incluida la destrucción de un submarino alemán emergido. Sin embargo, los desafíos tecnológicos a los que se enfrentaba serían desalentadores.

El Venturer tenía solo dos métodos para encontrar un submarino enemigo, hidrófonos o sonar activo. El sonar activo descubriría su posición, y los hidrófonos tenían un rango limitado. Además, los torpedos del submarino fueron diseñados para atacar barcos en la superficie.

James S. Launders

Aún peor para Launders y su tripulación: cuando llegó, Wolfram y el U-864 ya habían sobrepasado su posición. El submarino alemán estaba más allá de la posición británica.

Pero entonces los motores diésel del submarino alemán comenzaron a fallar. Wolfram tuvo que tomar una decisión: continuar con su misión y arriesgarse a un problema o avería en el motor mientras navega hacia el norte, pasando por los países bálticos y Rusia y atravesar el Círculo Ártico, o retroceder para reparaciones adicionales.

Debido a cumplir con la máxima precaución, Wolfram regresó a Bergen llevándolo justo a través de la trampa de Launders.

Rolf Reimar Wolfram

El 9 de febrero, la tripulación británica estaba monitoreando con sus hidrófonos cuando la avería del motor diesel en el submarino alemán delató su posición. Launders se movió sigilosamente hacia la fuente del ruido donde por primera vez vio un océano abierto, una señal de que el ruido del motor venía de debajo del agua.

Luego, vio lo que sospechaba que era un periscopio enemigo, probablemente el mástil del esnórquel del submarino alemán que le permitía hacer funcionar sus motores diésel mientras estaba sumergido. Launders sabía que tenía su objetivo delante de él.

Durante las siguientes horas, el Venturer siguió el U-864. Este comenzó a tomar medidas evasivas, una señal de que probablemente había detectado la presencia británica.

Los británicos, con poca batería, decidieron poner todos sus huevos en una canasta, atacando con dos salvas de cuatro torpedos. Fue "disparada" la primera descarga, y cada lanzamiento de torpedo se produjo unos 18 segundos después del anterior.

El submarino británico se sumergió y comenzó a recargar sus cuatro tubos. Una vez más, los británicos dispararon los cuatro. De los ocho torpedos, siete fueron fallos completos. Uno fue un golpe directo.

submarino U-864

Los operadores británicos de hidrófonos escucharon el impacto del torpedo, la explosión, el retorcimiento del hierro cuando la presión lo arrugó como un papel y el ruido sordo cuando los restos se estrellaron contra el fondo del mar. Todos los 73 de su tripulación perecieron.

Posiblemente ha sido el único caso que un submarino hundió a otro estando ambos sumergidos.

La Operación César fue un completo fracaso para los alemanes. Si no hubiera sido por el daño que sufrió el submarino, el U-864 habría tenido una ventaja de un mes sobre el Venturer para cuando se descifró y fue enviado el código Enigma, lo que habría sido una importante diferencia en el resultado.

El sitio del hundimiento estuvo intacto durante casi 60 años hasta que la Armada noruega lo descubrió en 2003. El mercurio se estaba escapando de los viales dañados, y las autoridades noruegas decidieron enterrar el naufragio bajo toneladas de arena y rocas para evitar mayores daños al ecosistema.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar