El ave que se extinguió por una guerra

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El ave que se extinguió por una guerra - 5.0 out of 5 based on 1 vote

isla Wake

El rascón de la isla Wake desapareció para siempre entre 1942 y 1945

El día en que Japón bombardeó Pearl Harbor también sufrieron ataques aéreos muchos puestos de avanzada estadounidenses en el Pacífico, como Filipinas, Guam, Midway, Wake Island, Malaya, Tailandia y Shanghai. Estas oleadas se llevaron a cabo pocas horas después del inicio del bombardeo de la base naval de Pearl Harbor.

Uno de los objetivos, Wake Island, era un pequeño atolón ubicado estratégicamente entre otras dos posesiones estadounidenses, Guam y Midway. El mensaje del ataque a Pearl Harbor fue recibido por la guarnición en Wake Island a las 6:50 AM hora local; pero la fecha era el 8 de diciembre de 1941, 22 horas por delante de Pearl Harbor porque Wake Island estaba situada al otro lado de la línea de fecha internacional.

Sin perder mucho tiempo, el comandante de Wake Island, el capitán de Infantería de Marina James Devereux, ordenó a sus hombres que se prepararan para el ataque, y cuatro de los doce aviones de combate Wildcat en la base aérea de la isla fueron enviados a vigilar.

Al mediodía, treinta y seis bombarderos medianos Mitsubishi G3M volaron desde las Islas Marshall, 700 millas al sur, y sorprendieron a los defensores. La lluvia ocultó su aproximación e. incluso mientras los cuatro Wildcat patrullaban los cielos, los bombarderos entraron furtivamente y dejaron caer su carga por toda la pequeña isla.

Los bombarderos causaron grandes daños, destruyendo a los ocho cazas Wildcat estacionados en el campo de aviación, al tiempo que incendiaban depósitos de combustible, arrasaban almacenes y derribaban antenas. Durante las dos semanas siguientes, los japoneses cayeron en picado en la isla de Wake con bombas, superando a los estadounidenses y estableciendo una guarnición japonesa en la isla.

rascón de la isla Wake

Los japoneses mantuvieron un bastión en la isla hasta el final de la guerra, pero a medida que esta avanzaba y la dominación de los aliados sobre Japón aumentaba en otros lugares, los estadounidenses arrinconaron al contingente japonés en una esquina de la Isla Wake.

En lugar de intentar una invasión, los estadounidenses simplemente cortaron las rutas a través de las cuales los japoneses recibían apoyo y suministros. Frente a la inanición, las tropas japonesas comenzaron a comer todo lo que pudieron cazar. Afortunadamente para ellos, Wake Island tenía una gran población de aves marinas.

Siendo la única isla en cientos de millas de aguas abiertas (la isla más cercana es el atolón Utirik en las Islas Marshall, a casi 600 millas de distancia), Wake Island era el punto de parada perfecto para decenas de especies de aves marinas.

foto antigua del rascón de la isla Wake

De hecho, aves eran lo único que tenía la isla. Cuando el explorador español Álvaro de Mendaña de Neyra desembarcó en la isla en 1568 en busca de agua dulce, descubrió que la Isla Wake carecía de agua y ni siquiera tenía un árbol de coco. Señaló con disgusto que "no había nada más que aves marinas y lugares de arena cubiertos de arbustos".

Antes de la guerra la abundante población de aves de Wake Island a menudo atraía a cazadores furtivos japoneses que solían acampar allí y atrapar aves para recolectar sus plumas. Aunque desde 1898 es un territorio de los EE. UU., los barcos estadounidenses rara vez visitaban la isla Wake, lo que permitía la operación de estos cazadores ilegales. Las plumas y el plumón tenían una gran demanda entre las casas de moda europeas y también para la fabricación de almohadas y colchas en todo el mundo.

rascón de la isla Wake, dibujoLa mayoría de las aves tras las que iban los cazadores furtivos eran migratorias, como el albatros, la fragata y los charranes. Pero una especie vivía allí durante todo el año. El rascón de la isla Wake (Gallirallus wakensis) era un ave diminuta, que no volaba, de unos 22 centímetros de longitud. Tenía un plumaje marrón grisáceo oscuro con estrechas y llamativas franjas en el vientre, el pecho y los flancos. Sin agua dulce, el rascón de la isla Wake podía obtener un sorprendente sustento solo de moluscos, insectos, gusanos y semillas.

Era esta ave la que los japoneses cazaban para alimentarse porque eran fácil de atrapar. Para 1945, cada rascón viviente había sido destruido y devorado de la existencia.

Seis años más tarde, cuando el Dr. Alfred M. Bailey visitó la isla Wake para un estudio científico, descubrió que la isla estaba "casi desprovista de aves, aparte de algunas especies marinas y migratorias". El Dr. Bailey notó que no se habían visto desde que la isla fue ocupada nuevamente por los estadounidenses".

Irónicamente, las tropas japonesas recibieron instrucciones específicas de sus comandantes de no cazar al albatros por temor a que el ave llegara a la extinción. En sus notas sobre las aves de Midway y Wake Islands, el Dr. Bailey cita el diario de un oficial japonés sobre el bombardeo de aviones estadounidenses.

"Acaba de llegar una orden", dice el diario, "prohibiéndonos atrapar a las aves (albatros), para que no sean erradicadas".

El Dr. Bailey continúa: “El esfuerzo de este oficial por proteger a las aves debió de haber sido en gran medida en vano. La mayoría de las aves fueron muertas por los hambrientos soldados, aunque estaba protegida una gran colonia de charranes de hollín (Sterna fuscata) para que pudieran recolectarse los huevos con regularidad".

Casi todas las especies de aves de la isla Wake sufrieron la ocupación japonesa. El Dr. Bailey notó que no vio piqueros, ni aves del trópico de cola roja (Phaethon rubricauda), o tampoco albatros.

El rascón de la isla Wake sigue siendo una de las aves menos estudiadas. Sólo mencionan la especie un puñado de artículos científicos. El número de especímenes sobrevivientes en los museos también es bajo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar