Comer demasiado arroz casi condenó a la Marina Imperial de Japón (parte 1 de 3)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Comer demasiado arroz casi condenó a la Marina Imperial de Japón (parte 1 de 3) - 5.0 out of 5 based on 1 vote

buque de la Marina Imperial de Japón

El beriberi, kakke en japonés, afectó a todos los niveles de la sociedad japonesa

Después de la guerra, el Comité de Investigación de Emergencia del Beriberi investigó la devastación de la enfermedad en las filas japonesas. Preocupado por la composición del comité y consciente del éxito de Takaki (*), el emperador intervino. "El problema del beriberi en el ejército puede prevenirse efectivamente si el ejército proporciona un alimento básico de cebada y arroz", declaró el emperador.

En agosto de 1882, en la bahía de Incheon, cerca de Seúl, cuatro buques de guerra japoneses fueron cercados en un tenso enfrentamiento con dos buques de guerra chinos que habían llevado a las tropas a sofocar una revuelta en la península de Corea.

Sobre el papel, la flotilla japonesa superaba en número a los chinos, pero los cascos de los barcos japoneses escondían un mortal secreto. Menos de la mitad de sus tripulaciones podrían ocupar sus puestos.

La península coreana entró en conflicto el 23 de julio. Una protesta de los soldados contra los malos tratos, el impago de salarios y las malas provisiones se convirtió en un motín generalizado. Expulsado del poder, el antiguo regente del rey puso a los amotinados en el gobierno, y en contra de los asesores japoneses que trabajaban para modernizar el ejército coreano.

Los soldados coreanos acorralaron en sus aposentos al principal asesor militar y lo apuñalaron hasta la muerte. Otros 3.000 amotinados atacaron la legación japonesa. El embajador ordenó a sus hombres quemar el complejo y luego llevó a su personal a un puerto cercano donde tomaron un ferry a Incheon.

Bajo la lluvia, los rebeldes persiguieron a los japoneses hasta el puerto, matando a seis e hiriendo a cinco. Las aproximadamente dos docenas de sobrevivientes abordaron un pequeño bote y huyeron. A la mañana siguiente, el balandro británico HMS Flying Fish vio el bote de remos y llevó a los refugiados a Nagasaki.

Fue un golpe humillante, pero los japoneses no se fueron por mucho tiempo. El embajador pronto regresó a Seúl. Esta vez tenía respaldo.

Cuatro buques de guerra navegaron a su lado para garantizar la llegada segura de la goleta del gobierno del embajador. Cuando las fuerzas terrestres llevaron al embajador a Seúl, Kongo, Nisshin, Hiei y Seiki anclaron en la Bahía de Incheon. Dos barcos chinos también navegaron a Incheon a pedido del rey coreano.

Las tensiones entre Japón, China y Corea estaban en su punto más alto. Japón era la primera nación imperialista moderna del este de Asia y sus vecinos se sintieron amenazados por sus nuevas formas.

Desconocidos para los chinos y los coreanos, los barcos japoneses estaban muy por debajo de la fuerza de combate. La enfermedad dio de baja a 195 de los 330 marineros del Kongo. De manera similar, Hiei se había reducido a un tercio de su fuerza regular, y a los Nisshin y Kiyoteru no les iba mucho mejor. Los marineros estaban letárgicos, lentos y, en el peor de los casos, paralizados.

beriberi en la marina de Japón

No había nadie para relevarlos. El buque de guerra Fusou, designado para reforzar la misión, estaba en terrible forma en Tokio. La misma enfermedad había debilitado a 180 de sus 309 tripulantes.

El dieciséis por ciento de todas las enfermedades y lesiones en la Armada Imperial Japonesa en 1882 provinieron de esta enfermedad: El beriberi. Fue una gran vergüenza para la nación que un joven médico tuviera que curarla.

Un gran problema con el beriberi

El beriberi, kakke en japonés, afectó a todos los niveles de la sociedad japonesa, pero se hizo especialmente frecuente entre los residentes urbanos de Edo, el nombre clásico de Tokio. La enfermedad se conoció como la "enfermedad de Edo". El arte de la época muestra a hombres en sillas de ruedas afectados por el beriberi.

La enfermedad inmoviliza por completo a su víctima, como lo analiza la exploradora inglesa Isabella Bird en su libro de 1880, Unbeaten Tracks in Japan. "Sus primeros síntomas son una pérdida de fuerza en las piernas, 'flojedad en las rodillas', calambres en las pantorrillas, hinchazón y entumecimiento".

"La [forma] crónica es una enfermedad lenta, adormecedora y desperdiciadora", continuó Bird, "que, si no se controla, provoca la muerte por parálisis y agotamiento en un período de seis meses a tres años".

En ese momento, eran desconocidas las causas de la enfermedad. Se convirtió en el tema de gran debate entre el personal médico occidental en Japón. Basil Hall Chamberlain, un experto en japonismo, demostró en 1890 la falta de comprensión de las causas de la enfermedad en "Things Japanese: Being Notes on Various Subjects Connected with Japan".

"La enfermedad surge, en opinión de algunas autoridades médicas, no de la malaria real, como se imaginaba anteriormente, sino de una influencia climática similar a la malaria", escribió Chamberlain. "Otros han buscado su origen en la dieta nacional, algunos en el arroz, otros en el pescado".

síntomas del beriberi

"A favor de este último punto de vista, debe establecerse la consideración de que el campesinado, que a menudo no puede permitirse el lujo de comprar arroz o pescado y, en cambio, tiene que comer cebada o mijo, sufre mucho menos que los habitantes de la ciudad", continuó Chamberlain.

Pero la enfermedad no era contagiosa. Ahora sabemos que el beriberi se debe a la falta de vitamina B1, que el cuerpo necesita para metabolizar los carbohidratos y mantener las funciones neurológicas. Sin ella, una persona sucumbe al daño nervioso y finalmente a la muerte.

La fuente de la deficiencia fue la dieta urbana. Gran parte del campo pobre comía una combinación de mijo y arroz integral, que conservaba sus cáscaras ricas en proteínas. Sin embargo, en las ciudades, el arroz blanco descascarillado y pulido se había hecho popular. Más fácil de almacenar, cocinar y comer, el arroz blanco era un signo de riqueza.

La medicina tradicional ya tenía remedios para la enfermedad: el trigo sarraceno, el arroz de cebada o los frijoles azuki proporcionaban aumentos involuntarios de vitamina B1. Pero el Japón "moderno" veía cada vez más la medicina tradicional como arcaica.

Los supuestos modernos sugieren una causa bacteriana o viral. Un hombre se encontró desafiando estas suposiciones en una batalla cuesta arriba.

El beriberi era endémico en la Armada Imperial japonesa. Entre 1878 y 1883, la enfermedad incapacitó, en promedio, a un tercio de los marineros [PDF]. Los casos de Beriberi representaron casi la mitad de todas las lesiones y enfermedades registradas en la flota. Sin embargo, para 1886, el beriberi había desaparecido de la marina.

Todo gracias a Kanehiro Takaki (*)

Hijo de una familia pobre de samurai Satsuma, Takaki se inspiró para estudiar medicina en su pueblo, practicando la medicina china. Takaki estudió medicina a partir de 1866 y, en 1868, respondió al llamado de los oficiales médicos para apoyar la guerra de Boshin.

Kanehiro TakakiFue un período revolucionario en la historia japonesa. La apertura de los puertos japoneses por parte de Occidente en 1853 impulsó a Tokio a modernizarse. Insatisfechos con el manejo de influencias extranjeras por parte del gobierno de Shogunate, los dominios Satsuma y Choshu se esforzaron por restaurar al joven Emperador Meiji. Esto llevó a una guerra civil entre los aliados de la corte imperial y los del Shogunate.

Gran Bretaña tenía estrechos vínculos con el dominio pro-Emperador Satsuma. Las fuerzas imperiales necesitaban la pericia médica occidental en el campo de batalla [PDF]. William Willis, uno de los dos médicos de la Legación, se encontró dirigiendo un hospital de campaña en el Templo Yogenin en Kyoto.

La eficacia de los médicos occidentales, como William Willis, impresionó al joven Takaki. Willis trató a cientos de pacientes mientras la lucha se extendía hacia el norte, todo mientras revolucionaba la medicina de tiempos de guerra. Introdujo las enfermeras y enfatizó la necesidad de tratar a las víctimas de la oposición.

Las habilidades, el conocimiento y la humanidad de Willis le aseguraron la presidencia de posguerra de la principal institución médica de Japón, la Escuela de Medicina de Tokio. Pero su mandato fue breve. Las elites japonesas decidieron seguir las prácticas médicas alemanas, un enfoque autoritario y empírico en el que el paciente era más un sujeto de prueba que un ser humano.

Willis perdió su trabajo y se mudó al territorio de Satsuma en la actual Kagoshima.

Sus estrechos vínculos con los británicos y su experiencia de primera mano de los métodos de Willis llevaron a los Satsuma a crear su propia escuela al mando de Willis. Takaki fue el primer estudiante de la escuela. Aprendió inglés y actuó como asistente de enseñanza y traductor durante sus estudios.

Willis empujó a Takaki a estudiar en el extranjero. No había suficiente dinero en Satsuma para financiar el pasaje y la estancia del joven médico. Solo había una forma en que Takaki podía permitirse viajar.

En abril de 1872 se unió a una marina plagada de beriberi.

Takaki tomó inmediatamente nota de los efectos debilitantes del beriberi en la flota. Cada pocos meses, alrededor de una cuarta parte de sus marineros contrajeron la enfermedad. Pero, ¿por qué los británicos, franceses y estadounidenses no sufrieron beriberi?

Artículos de la serie:

El beriberi, kakke en japonés, afectó a todos los niveles de la sociedad japonesa (este artículo)
Nutrición naval japonesa a finales del siglo XVIII
Soluciones desagradables: La cebada

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar