Hellburner: El arma de destrucción masiva del siglo XVI

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Hellburner: El arma de destrucción masiva del siglo XVI - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Hellburner en el sitio de Amberes

Eran bombas flotantes, también llamadas "Fuego de Amberes", e hicieron un inmenso daño a los españoles

En la era de la vela, cuando los barcos estaban hechos de madera, el fuego era el enemigo número uno de los navegantes, y en tiempos de guerra esta temible herramienta se usaba en formas diabólicas para hundir barcos enemigos.

Un tortuoso método iniciado por los antiguos griegos fue incendiar uno de sus propios barcos, cargado con material combustible como alquitrán y trementina, y empujarlo hacia la flota enemiga. Una nave así podría causar estragos en el enemigo con una aterradora rapidez.
En el siglo séptimo, los griegos descubrieron que la nafta, cuando se mezclaba con cal viva, producía un producto tan violentamente combustible que se incendiaba cuando entraba en contacto con el agua. Esta fue la primera arma incendiaria del mundo, y los griegos hicieron buen uso de ella en las naves

El avance en la construcción naval y la invención de la pólvora aumentaron el potencial destructivo de estas armas. Las naves de combate ya no eran meras herramientas para incendiar la flota o los muelles enemigos, sino bombas flotantes diseñadas para destruir tantos barcos como fuera posible con monstruosas explosiones.

En el invierno de 1585 Amberes fue asediada por el ejército de Alejandro Farnesio, el comandante de las fuerzas de Habsburgo en los Países Bajos españoles, que había construido un puente sobre el río Escalda entre Amberes y el mar, cerrando efectivamente los canales de la ciudad. La idea era matar de hambre a la población.

puente defensivo de Amberes

Para romper el bloqueo, los holandeses emplearon a un ingeniero militar italiano llamado Federigo Giambelli, que había ganado una considerable reputación por su conocimiento en varios departamentos científicos.

Giambelli prometió que destruiría el puente y exigió que se le entregaran tres grandes barcos mercantes que seleccionó de la flota de la ciudad. La solicitud de Giambelli fue denegada y solo se le permitió tomar dos embarcaciones más pequeñas, llamadas Fortuyn y Hoop. Giambelli estaba disgustado por la frugalidad de los holandeses en una ocasión tan importante, pero al mismo tiempo estaba decidido a hacer una demostración de su poder incluso con recursos tan limitados.

Giambelli convirtió los dos barcos en dos de las bombas más grandes que Europa había visto hasta ese momento. Él los llamó "Hellburners" (quemadores del infierno). Dentro de la bodega de los barcos, Giambelli construyó una "cámara de fuego" de cuarenta pies de largo y dieciséis pies de ancho con ladrillos y mortero, y con paredes de cinco pies de espesor. Llenó la cámara con 3 toneladas de pólvora enlatada de alta calidad y luego la selló con un techo hecho con lápidas antiguas selladas con plomo. En la parte superior de las cámaras y en los espacios vacíos a su alrededor, empacó una mezcla de rocas, fragmentos de hierro y otros proyectiles para actuar como metralla. Todo estaba cubierto con una cubierta de madera convencional para dar la apariencia de un barco normal.

destrucción del puente defensivo de AmberesEn el Fortuyn se desplegó un fusible normal retardado, una longitud de cable que se quemó lenta y constantemente para que la bomba explotara después de un período de tiempo predeterminado. El detonador en el Hoop, sin embargo, fue una maravilla tecnológica. Para disparar, Giambelli le pidió a un relojero de Amberes que le hiciera un temporizador mecánico que se combinara con un mecanismo de candado, disparando y encendiendo el polvo de la pólvora en un momento preciso. Fue la primera bomba temporizada de la historia.

El plan de Giambelli era enviar por el río unas treinta naves en sucesivas oleadas para llamar la atención de los españoles, hasta que Fortuyn y Hoop pudieran bajar hasta el puente. Pero en la noche del ataque, el 4 de abril de 1585, el comandante a cargo de la operación se adelantó y envió todas las naves a la vez siguiendo a los dos Hellburners. El Fortuyn encalló en la orilla del río antes de llegar al puente. La bomba también desapareció con solo una explosión parcial que causó poco daño a las fuerzas españolas.

El Hoop fue directo hacia el puente y golpeó fuertemente contra él. Cuando se acabó el tiempo, una terrible explosión arrasó la noche vaporizando el barco y matando instantáneamente a ochocientos soldados españoles. También desapareció una gran parte del puente. Momentos después, llovió desde los cielos un millón de fragmentos de lápidas y metralla de hierro que Giambelli había empacado dentro de la bodega del barco. Las casas se derrumbaron a kilómetros de distancia y el sonido de la explosión despertó a la gente a una distancia de hasta 35 kilómetros. Fue la mayor explosión predeterminada hecha por el hombre hasta ese momento.

destrucción del puente defensivo de Amberes

Una tentativa como esta no se repetiría hasta la Primera Guerra Mundial, cuando los Ingenieros Reales Británicos explotaron las líneas alemanas con 450.000 kg de explosivos. El historiador militar Robert L. O'Connell calificó a los Hellburners como la primera arma de destrucción masiva de la historia.

A pesar del sorprendente éxito del ataque, los holandeses no continuaron atacando, lo que permitió a los españoles recuperarse y reconstruir la barricada de madera. Amberes se vio obligada a rendirse apenas cuatro meses después.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar