Una importante misión oceánica fue eclipsada por el aterrizaje lunar del Apolo 11

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

mesoscafo Ben Franklin

El mesoscafo Ben Franklin recorrió sumergido durante 30 días la Corriente del Golfo

El 15 de julio de 1969, un día antes de que el Apolo 11 se lanzara a la Luna, una tripulación de seis hombres estaba preparada para caer en las desconocidas y misteriosas profundidades del océano.

Su innovadora misión, a bordo de una extraña nave sumergible llamada Ben Franklin, fue tratar de descubrir los secretos de la Corriente del Golfo, una de las corrientes oceánicas más importantes de la Madre Naturaleza.

Fluyendo a través del Océano Atlántico, con miles de kilómetros de longitud, la Corriente del Golfo afecta gran parte del clima y la vida en la Tierra.

La tripulación de seis hombres, liderada por el explorador e inventor suizo Jacques Piccard, cerraría la escotilla en su embarcación, bajaría a peligrosas profundidades de hasta 500 metros y se desplazaría silenciosamente con la gran corriente oceánica durante un período de 30 días.

Su intrépida aventura quedaría siempre eclipsada por las heroicidades lunares de Neil Armstrong, Edwin 'Buzz' Aldrin, Michael Collins y el Apollo 11, pero sigue siendo un viaje increíble.

Llevó dos años construir el mesoscafo Ben Franklin, también conocido como Grumman/Piccard PX-15, que era el sumergible subacuático tripulado donde vivirían los hombres.interior del mesoscafo Ben Franklin

Construido en Suiza por Piccard y Grumman Aircraft Engineering Corporation, la embarcación de 130 toneladas se diseñó para flotar a profundidades de 150 a 550 metros, resistiendo las intensas presiones de los océanos y permitiendo el estudio de las fuerzas impredecibles de la Corriente del Golfo.

planos del mesoscafo Ben Franklin

Naciendo en el Golfo de México, la Corriente del Golfo se extiende hasta la punta de Florida y sigue las costas del este de los Estados Unidos y Terranova antes de cruzar el Océano Atlántico.

Participaron en el proyecto la Armada de los Estados Unidos y la NASA, proporcionando tecnología e instrumentos para medir la gravedad y los campos magnéticos de la Tierra. Todos los elementos a bordo del Ben Franklin debían ser pesados con precisión, de lo contrario, la nave no podría flotar a la profundidad perfecta en la Corriente del Golfo.

Jacques Piccard

Frank Busby, Kenneth Haigh, Don Kazimir y Erwin Aebersold se unieron al patrón, Piccard y ayudaron a monitorear los instrumentos y tecnología de vanguardia del submarino. También estaba a bordo Chester May, un científico de la NASA, observando cómo se comportaban los hombres mientras trabajaban aislados del mundo dentro de un entorno estrechamente limitado y potencialmente peligroso para la vida.

Alrededor de las 10 am del 15 de julio de 1969, el Ben Franklin fue remolcado a unos 30 kilómetros de la costa de Florida. Piccard cerró la escotilla y permanecería cerrada durante 30 días.

Un mes después, el 14 de agosto, la embarcación sumergible emergió a 2.324 km de su punto de partida en Palm Beach, Florida. Estaba en el océano a 480 kilómetros al sur del sur de Halifax, Nueva Escocia, en Canadá.

ruta del mesoscafo Ben Franklin

Durante el viaje, la tripulación fue arrastrada a lo largo de la rápida corriente, midiendo los niveles de luz, rastreando la vida marina, monitoreando el audio en el océano, la velocidad actual y la turbulencia bajo el agua. A veces, la nave fue golpeada por enormes marejadas submarinas.

Sobre el Ben Franklin había varias naves de apoyo, con las que Piccard podía comunicarse.

Más tarde, al documentar su aventura para The New York Times, Piccard describió qué, tan profundo bajo el océano, su tripulación había pedido ansiosamente noticias de la misión Apollo 11.

El mensaje, cuando llegó a las 4:20 pm de un domingo por la tarde, fue breve. Carente de hipérboles, simplemente decía: "Dos estadounidenses han aterrizado en la luna".

La tripulación de Piccard registró millones de mediciones, que luego serían examinadas en detalle por oceanógrafos y científicos.

Descubierta por Benjamin Franklin en el siglo XVIII, la Corriente del Golfo tiene una influencia directa sobre el tiempo y el clima en la costa este de EE. UU., Canadá y Europa occidental.

Corriente del Golfo

Algunos científicos temen que la fusión de los glaciares pueda enviar agua fría a la corriente e interrumpir el flujo de la Corriente del Golfo. Ese escenario podría provocar que Europa occidental sufriera inviernos mucho más extremos y que los niveles del mar subieran rápidamente en la costa este de los EE. UU. Existe la posibilidad de que sin el calor que proporciona la Corriente del Golfo, el norte de Europa pueda entrar en una nueva era glacial.

El Ben Franklin realizó varias inmersiones más después de su misión de 1969, incluida una expedición para Robert Ballard, descubridor del naufragio del Titanic.

Encalló en un arrecife en 1971, y más tarde fue vendido a un empresario de Vancouver.

Después de permanecer inactivo en la costa norte de Hawái, el Ben Franklin fue donado al Museo Marítimo de Vancouver, donde se encuentra ahora en exhibición.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar