El peor embotellamiento marítimo del mundo duró ocho años

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El peor embotellamiento marítimo del mundo duró ocho años - 5.0 out of 5 based on 2 votes

barcos hundidos en el canal de Suez

La increíble historia de la Flota Amarilla atrapada en el Canal de Suez

El nombre deriva de su apariencia amarilla, ya que cada vez estaban más cubiertos de arena del desierto barrida a bordo

Los árabes y los judíos nunca se han llevado bien. Desde el surgimiento del sionismo y el nacionalismo árabe hacia fines del siglo XIX, los dos grupos han estado involucrados en pequeños conflictos que a menudo han tenido graves consecuencias. Pero de todas las cosas horribles que conlleva la guerra, una de las mejores cosas que salieron del conflicto en el Medio Oriente es la historia de la "Flota Amarilla (Yellow Fleet en inglés)".

En 1967, la relación de Israel con Egipto se volvió agria por el cierre del estrecho de Tiran, alrededor de la península del Sinaí, a los buques israelíes. Israel reaccionó capturando la península del Sinaí y las fuerzas egipcias se retiraron hacia el oeste. Pero mientras lo hacían, Egipto bloqueó el Canal de Suez detrás de ellos para evitar que el enemigo lo usara.

Ese verano, un convoy de quince barcos, cuatro británicos, dos estadounidenses, dos suecos, dos polacos, dos alemanes occidentales, uno francés, uno búlgaro y uno checoslovaco, se dirigían hacia el sur a través del Canal de Suez de 160 kilómetros cuando estallaron los combates. El convoy había alcanzado casi la mitad del canal cuando el presidente de Egipto, Gamal Abdul Nasser, ordenó el bloqueo del Canal de Suez. A las pocas horas de la orden del presidente, las fuerzas egipcias arrastraron viejos barcos, dragas y otras embarcaciones a ambos extremos del canal y las hundieron para hacer imposible la entrada o salida del canal.

mapa del canal de SuezEl barco SS Observer de los Estados Unidos se apartó del convoy y se detuvo en el lago Timsah, mientras que los otros se trasladaron a la parte más ancha del Canal de Suez, llamada Gran Lago Amargo, y dejaron caer sus anclas.

Si bien la guerra fue de corta duración, duró solo seis días, el canal permaneció cerrado durante los siguientes ocho años encarcelando a los quince barcos y sus reacias tripulaciones en el interior.

"Estábamos en una prisión muy cómoda", dijo el capitán Miroslaw Proskurnicki del barco polaco Yakarta. “El primer mes fue como un feriado. El segundo mes fue muy duro. A finales del tercer mes, fue terrible ".

En el quinto mes, los oficiales y las tripulaciones de los catorce barcos se reunieron y fundaron la "Asociación del Gran Lago Amargo". Para pasar el tiempo, organizaron eventos y actividades sociales, como juegos de cartas, fiestas de barbacoa en la terraza, noches de cine, torneos de fútbol y esquí acuático.

juegos en la Flota Amarilla

Los botes salvavidas fueron pertrechados con equipo de navegación y se fundó un club náutico. Los juegos de fútbol se disputaron en el barco más grande, el MS Port Invercargill, mientras que los servicios de la iglesia se llevaron a cabo en el Nordwind. Se mostraron películas en el carguero búlgaro Vasil Levsky, y el sueco Killara tenía una piscina.

Más de un año después de su cautiverio, la flota organizó los "Juegos Olímpicos de Bitter Lake", coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en la Ciudad de México. Tripulaciones de ocho naciones compitieron en 14 disciplinas, incluyendo navegación, buceo, carreras de velocidad, salto de altura, tiro con arco, tiro y waterpolo. Los polacos ganaron los Juegos Olímpicos en general, los alemanes quedaron segundos y los británicos terceros.

juegos en la Flota Amarillajuegos en la Flota Amarilla

Incluso idearon un sistema de correos con sellos postales hechos a mano y sellos de goma de cancelación que decían "enviado a bordo". Por supuesto, los sellos no eran reales y no tenían validez postal. Para asegurarse de que las cartas realmente llegaron a su destino, se colocaron sellos egipcios reales junto con los sellos decorativos de los barcos. Sin embargo, se sabe que algunas misivas llegaron a sus destinatarios solo con los sellos de Great Bitter Lake.

sellos de la Flota Amarillacarta de la Flota Amarilla

Afortunadamente, las tripulaciones no estuvieron atrapados dentro del canal durante los ocho años completos. Se les permitió ir a casa y se trajeron equipos de reemplazo. Esto era necesario para mantener los barcos en orden. Había mucho trabajo de mantenimiento por hacer en los buques: limpieza y reparación, transferencia de combustible, simulacros de seguridad contra incendios. Debido al cálido clima tropical, las horas de trabajo se redujeron de ocho horas a seis horas de lunes a viernes y a cuatro horas los sábados. Los domingos eran libres. Esto dejó suficiente tiempo para leer libros, jugar al bridge y al ping-pong, y beber cerveza.

tripulación de la Flota Amarillatripulación de la Flota Amarillatripulación de la Flota Amarilla

Las tripulaciones fueron rotadas cada tres o cuatro meses. Durante este período de ocho años, unos 3.000 hombres trabajaron en los barcos varados de Suez. Para algunos, la experiencia en el canal fue una de las más memorables.

"Pero lo que fue notable fue la fuerte comunidad que forjaron estas tripulaciones, a pesar de que provenían de países en lados opuestos de la Guerra Fría", dijo a Express el escritor británico Cath Senker.

El canal finalmente se abrió en 1975, pero solo dos barcos, los alemanes Münsterland y Nordwind, pudieron regresar a casa bajo su propia energía, y fueron recibidos por 30.000 espectadores en Hamburgo. Después de años de inactividad y aislamiento, el resto de los barcos cubiertos de arena, por eso se conoció como la Flota Amarilla, estaban en muy mal estado para ser rescatados. Uno de los barcos, el buque estadounidense SS African Glen fue hundido en 1973 por un cohete israelí. Los británicos descartaron sus cuatro barcos como pérdida de seguro, y el barco sueco Nippon fue comprado por Noruega.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar