Escucha el inquietante sonido de una caracola tocada por primera vez en 17.000 años

sonido de un caracola prehistórica

Es el instrumento de viento más antiguo de su tipo encontrado hasta ahora

Después de más de 17.000 años de silencio y décadas olvidada en un museo francés, una concha moldeada en forma de cuerno por nuestros antepasados prehistóricos se ha vuelto a tocar como resultado de una nueva investigación publicada el miércoles.

Los científicos creen que la antigua concha, de una especie de gran caracol marino todavía presente en el Atlántico y el Mar del Norte (Charonia lampas), es el instrumento de viento más antiguo de su tipo encontrado hasta ahora.

La concha fue desenterrada en 1931 en una excavación arqueológica en los Pirineos cerca de la boca de la Cueva de Marsoulas, cuyas paredes están pintadas con las obras de arte de los magdalenienses que vivieron allí al final de la última edad de hielo.

Los científicos pensaron inicialmente que no tenía rastros de modificación humana, asumiendo que era un tipo de copa ceremonial. Fue llevada al Museo de Historia Natural de Toulouse y olvidada.

Pero un nuevo examen que utilizó moderna tecnología encontró no solo que había sido alterada, sino que aún podía contener una nota. O tres, como resultó.

Tocada por un músico, tenía tonos cercanos a C, C agudo y D. Y retumbó a 100 decibelios por metro de la caracola.

"Este sonido es un vínculo, un vínculo directo con el pueblo magdaleniense", dijo Carole Fritz, autora principal del estudio y científica principal del Centro Nacional de Investigación Científica Francés.

Ella dijo que era "muy importante porque tienes el mar en la cueva", y agregó que la caracola era del Atlántico, a unos 200 kilómetros de la cueva.

caracola prehistórica encontrada en Francia

Se han encontrado instrumentos más antiguos que la concha, flautas talladas con huesos de grandes aves como cisnes y águilas, pero los investigadores dijeron que este era el cuerno de concha más antiguo, que simboliza la importancia del océano para los magdalenienses.

El estudio, publicado en Science Advances, dijo que la datación por radiocarbono de los elementos de la cueva sugiere que fue ocupada hace unos 18.000 años.

"Hasta donde sabemos, el caparazón de Marsoulas es único en el contexto prehistórico, no solo en Francia, sino también a la escala de la Europa Paleolítica y quizás del mundo", dijo el estudio.

Una pista de la importancia del caparazón fueron sus marcas. Los puntos rojos pintados del tamaño y la forma de las huellas dactilares son similares a los que se utilizan para representar bisontes en la pared de la cueva.

caracola prehistórica, detalle

Imagen: Concha marina de Charonia lampas de la cueva Marsoulas (Francia).

Cuando se descubrió la concha en la década de 1930, los científicos probablemente asumieron que su punta rota, dejando una abertura de 3,5 cm de diámetro, se debía a un daño accidental, dijo el coautor Gilles Tosello, investigador del centro de arte prehistórico de la Universidad de Toulouse.

Pero esta es la parte más fuerte del caparazón y es "casi imposible" romperla naturalmente, dijo.

En una inspección más cercana, los investigadores encontraron que el caparazón había sido cuidadosamente modificado con una "elaborada técnica", con una tomografía computarizada que revela dos orificios que creen que fueron perforados para instalar una boquilla.

caracola prehistórica

Imagen: La concha de Charonia tiene las huellas de importantes modificaciones de origen humano.

'Sonido de la prehistoria'

Los magdalenienses eran cazadores prehistóricos, esparcidos por Europa, desde el norte de España hasta Alemania, en una época en que animales como el bisonte deambulaban en grandes manadas.

Su cultura desapareció hace unos 12.000 años cuando se calentó el frío y casi glacial clima.

Dejaron abundancia de herramientas y armas de pedernal, así como cuevas decoradas con pinturas, como Marsoulas y Altamira en España.

Los investigadores creen que la caracola pudo haber jugado un papel en rituales o ceremonias, como todavía lo hace hoy en las sociedades modernas desde la Polinesia hasta América del Sur.

Con su fuerte sonido, aproximadamente equivalente en decibelios a un tren subterráneo que se acerca, los magdalenienses pueden haber usado el caparazón como dispositivo de llamada.

"La intensidad producida es asombrosa. Puedes imaginar lo que puede pasar a la entrada de la cueva, o dentro de una cueva, con este sonido tan fuerte", dijo el coautor Philippe Walter, director del laboratorio de arqueología molecular y estructural de la Universidad de la Sorbona.

Los intentos futuros de hacer música desde la caracola utilizarán una versión impresa en 3D del frágil artefacto.

Walter dijo que los investigadores, que analizan el uso moderno en ceremonias tradicionales e incluso para tocar jazz, están convencidos de que hay muchas otras notas en su repertorio. Pero dijo que nunca sabremos qué música escucharon los magdalenienses.

"No podemos reconstituir el sonido de la prehistoria", dijo.

Artículo científico en Science Advances: First record of the sound produced by the oldest Upper Paleolithic seashell horn

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.