¿Nadarías con un robot delfín?

robot delfín
Delle es un prototipo de delfín robótico creado por Edge Innovations, una empresa con raíces en los efectos especiales de Hollywood. Foto de Edge Innovations

No es difícil convencer a la gente de que quiera nadar con un robot delfín en lugar de hacerlo con uno de verdad

En San José, California, los niños de jardín de infantes están sentados en el borde de una piscina al aire libre cuando una elegante masa de dos metros de largo aparece frente a ellos, el agua gotea de su suave piel gris. Se detiene y asiente con entusiasmo, salpicando a los niños mientras sus mandíbulas se abren con asombro. Un delgado y apenas perceptible cable que va desde su ombligo hasta un cercano panel de control es la única señal obvia de que no se trata de un delfín, es un robot.

Delle, un prototipo de delfín animatrónico que actualmente se está probando en San José, se convirtió en una sensación mediática en 2020 debido a sus características hiperrealistas. Creado por Edge Innovations, la compañía de efectos especiales de Hollywood detrás de la orca en Liberen a Willy, la serpiente en Anaconda y el delfín en Flipper, Delle fue diseñado para revolucionar las demostraciones tradicionales de animales en cautiverio.

El proyecto comenzó hace varios años cuando tres acuarios chinos se acercaron a la empresa buscando reducir costos mediante el uso de robots en lugar de animales vivos, pero el esfuerzo resultó atractivo para quienes se preocupan por el bienestar de los cetáceos en cautiverio.

Vídeo: Excepto por su diminuto cable de control, este prototipo de delfín animatrónico llamado Delle es sorprendentemente realista. Vídeo de Edge Innovations

Roger Holzberg, el diseñador de experiencia del usuario detrás de Delle, dice que su equipo espera usar robots para preservar el encanto y la educación de conocer de cerca a un delfín, lo que incluye acariciar y nadar, sin arriesgarse a dañar a un animal. En cautiverio, los cetáceos son propensos a la depresión, problemas de piel y tienen una menor esperanza de vida.

Pero la existencia de Delle plantea una pregunta: si tuvieras la opción, ¿Elegirías ver un delfín falso en lugar de uno real?

Un nuevo estudio realizado por David Fennell, investigador de ecoturismo en la Universidad de Brock en Ontario, muestra que si bien las personas inicialmente pueden encontrar menos atractiva la perspectiva de un robot, pueden cambiar rápidamente su perspectiva.

Para su artículo, que es en parte una exploración filosófica y en parte una encuesta, Fennell preguntó a 15 estudiantes que formaban parte de su clase de turismo y ética animal si preferirían nadar con un delfín animatrónico o con uno vivo. Incluso entre este pequeño grupo de personas bien informadas, 10 de los estudiantes dijeron que preferirían el encuentro con delfines vivos debido al atractivo de conectarse con un animal salvaje. Fennell dice que, al igual que sus alumnos, muchas personas se ven obligadas a interactuar con delfines vivos a pesar de comprender el daño que se les hace a los animales en cautiverio.

Cuando las personas ven a otros disfrutando de encuentros con animales cautivos, dice, esa es una experiencia normativa, los hace más propensos a pensar que la actividad es aceptable a pesar de sus propias reservas.

Pero después de mostrar a sus alumnos tanto el documental Lolita: Slave to Entertainment, que documenta la vida de Lolita, una orca cautiva en el Miami Seaquarium de Florida, como un vídeo promocional de Delle realizado por Edge Innovations, la mayoría de los alumnos cambiaron de opinión.

"Es bastante revelador que nueve de los 10 hayan hecho ese cambio radical para pasar de la experiencia en vivo a la experiencia animatrónica", dice Fennell. "Ese es el poder de la educación otra vez, ¿no es así?"

Curiosamente, en lugar de aceptar al delfín robótico como un sustituto cibernético, muchos de los estudiantes de Fennell decidieron que ver al delfín animatrónico sería una experiencia única por derecho propio.

Carl Cater, un experto en aventura y ecoturismo de la Universidad de Swansea en Gales que no participó en el estudio, dice que reemplazar delfines vivos en cautiverio con robots es un resultado neto positivo. Sin embargo, le preocupa que los visitantes del acuario puedan tener la falsa impresión de que los delfines salvajes son tan accesibles y amigables como las réplicas. Holzberg dice que la programación educativa de los acuarios debe ser clara al explicar que se debe dejar en paz a los delfines salvajes.

Para Fennell, la expansión pendiente de los sustitutos robóticos en los acuarios de todo el mundo es parte de la redefinición de nuestra relación con la vida silvestre. Para ser turistas más éticos, dice, la gente debería adoptar esta forma futurista de encuentro con los animales.

El estudio con los alumnos se publicó en el Journal of Ecotourism: Animatronic dolphins as the new authentic? posthuman reflections of ‘light’ tourism on the move

Etiquetas: DelfínRobot

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: