updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Primeros datos del "guardian del hielo marino"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cryosat-2 ESA

La nave espacial Cryosat-2 ha producido sus primeros resultados científicos importantes del ártico

La región ha sido testigo de un retroceso dramático del hielo ártico en verano

Los datos de radar del satélite europeo se ha utilizado para hacer un mapa de la circulación oceánica en la cuenca del ártico.

hielo marino del ártico, noaa-esa Cerca de 18 000 científicos, investigadores, profesores, estudiantes y consultores que revisan la evolución de la Tierra y la ciencia espacial, se dan cita en la  Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana (AGU), una oportunidad sin igual de que los participantes de todo el mundo compartan y discutan sus hallazgos.

La Agencia Europea del espacio, que ha presentado varias de sus investigaciones en esta reunión, como el proyecto Swarm que medirá el movimiento de los océanos sólo mediante el trazado de su magnetismo que vimos aquí el sabado, mostró a los asistentes los primeros resultados científicos de la nave espacial Criosat-2.

La principal misión del Cryosat es medir el espesor del hielo marino, que ha tenido un fuerte declive en las últimas décadas.

Pero también su capacidad para trazar la forma de la superficie del mar, les dirá a los científicos si las corrientes del ártico están cambiando como consecuencia de que a los vientos se les permita soplar con más facilidad en las aguas libres de hielo.

"Nadie sabe realmente cómo se va a comportar el ártico con la desaparción del hielo, pero sí prevén que se produzcan cambios significativos", dijo el doctor Seymour Laxon, un miembro del equipo científico del Cryosat del University College de Londres, Reino Unido.

"Esto son sólo los primeros datos, y se nota que ahora tenemos la herramienta para monitorear lo que está sucediendo", dijo a la BBC.

El satélite Cryosat-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA) fue lanzado en abril.

Lleva uno de los radares de apertura sintética con la más alta resolución jamás puesto en órbita.

El instrumento envía pulsos de energía de microondas que rebotan tanto en la parte superior del hielo ártico como en el agua entre las grietas o clientes potenciales, que separan los témpanos.

radar satélite Cryosat-2

Al medir la diferencia de altura entre estas dos superficies, los científicos podrán, mediante un cálculo relativamente simple, calcular el volumen total de la cubierta de hielo marino en el extremo norte.

Pero en la detección de la superficie del agua, el Cryosat se convierte en una herramienta de gran alcance también para estudiar el comportamiento del océano.

Y los primeros meses de observaciones han permitido que el equipo de Cryosat construya un mapa único con sólo los ecos de radar que rebotan.

Este mapa, que aparece abajo, describe lo que los investigadores llaman la topografía dinámica oceánica.

corrientes árticas, mapa Cryosat-2

Es la altura en metros de la superficie del agua por encima del nivel de gravedad en el ártico.

En pocas palabras, muestra el agua que se acumula, y como el impulso del agua siempre es "correr cuesta abajo" es una de las principales características que sustentan la dirección y velocidad de las corrientes.

"Lo que hemos revelado es la primera imagen completa de la topografía dinámica oceánica en el Océano ártico. Todas las misiones anteriormente han tenido grandes agujeros en sus datos del centro ártico debido a sus órbitas, incluso los de América por satélite ICESat que hizo un buen trabajo de obtener la topografía dinámica )sólo subió a 86 grados Norte, el Cryosat sube a 88 grados Norte)".

En el hemisferio norte, las corrientes oceánicas se mueven como las agujas del reloj en los máximos históricos en la topografía y al contrario, dirección al revés que las manecillas del reloj, en los mínimos.


Es evidente, por tanto, en este mapa (mancha rojo fuerte) el Giro de Beaufort, con gran rotación de agua por las agujas del reloj de los cambios del hielo marino en todo el ártico.

También son visibles los rasgos topográficos relacionados con la deriva transpolar, en la que habitualmente se mueve el hielo marino en el ártico de la parte rusa de la cuenca, y el este de Groenlandia actual que lleva la mayor parte del hielo que se exporta hacia el Atlántico.

El equipo de Cryosat hace hincapié en que el mapa se construye a partir de datos tempranos y es sólo una primera instantánea, estática.

En el transcurso de la misión, sin embargo, este conjunto de datos se puede mejorar y aportar pruebas reveladoras de los cambios en la circulación del océano ártico.

La región ha sido testigo de un retroceso dramático del hielo ártico en verano, muy por delante de lo que la mayoría de los modelos informáticos del clima habían pronosticado.

Una de las consecuencias de la retirada es el potencial de que las aguas abiertas "giren": el agua comienza a moverse más rápido o en direcciones diferentes porque los vientos pueden actuar sobre ella con mayor facilidad en la ausencia de un hielo que la cubre.


CryoSat es la primera misión de la ESA dedicada a la vigilancia en la Tierra de los campos de hielo. Los efectos del cambio climático rápido cada vez son más evidentes, especialmente en las regiones polares, es importante entender exactamente cómo el hielo de la Tierra está respondiendo. CryoSat lleva un instrumento sofisticado llamado Synthetic Aperture Interferometric Radar Altimeter (SIRAL). Los altímetros de radar anteriores se han optimizado para las operaciones sobre el océano y la tierra, pero SIRAL es el primer sensor de su clase, concebido para el hielo. Sin embargo, el éxito de la misión, en parte, se basa en mediciones que se efectuaron en tierra.

Créditos: ESA TV, 2010 - Imágenes y animaciones: ESA y NASA, Cryo Vex Campaign, EADS Astrium

Esto podría tener implicaciones para los patrones de circulación más allá de la cuenca del ártico, podría afectar a las aguas sub-árticas, el Mar de Noruega y Groenlandia, y en última instancia el Atlántico Norte.

En otras palabras, los impactos del cambio climático que se producen en el ártico podrían comenzar a desplazarse de nuevo hacia el sur.

Los científicos saben también que ahora hay un montón de agua caliente en profundidad en el ártico.

En la actualidad, a la energía presente en aguas profundas no se le permite influir debido al hielo marino, debido a un búfer de agua más fría, menos densa, que se extiende entre ella y por encima de los témpanos.

Pero si esta agua caliente se hiciera presente a causa de los cambios impulsados por el viento en la superficie, podría tener un impacto catastrófico sobre la formación y retención de la cubierta de hielo.

El Cryosat tiene como objetivo proporcionar la información para poner a prueba todas estas ideas, y para ayudar a mejorar el rendimiento de los modelos informáticos que se utilizan para tratar de pronosticar el comportamiento futuro del clima.

"La razón por la que creer que todo esto es importante es porque creemos, a partir de modelos, que la retirada del hielo va a afectar significativamente la circulación en el ártico, y Cryosat es la única herramienta que tenemos para medir los cambios", dijo el Dr. Laxon.

Enlaces recomendados: Centre for Polar Observation and Modelling at UCL | Cryosat-2